Diferencia entre revisiones de «Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/89»

Valido página y corrijo errores de transcripción
(Valido página y corrijo errores de transcripción)
Estado de la páginaEstado de la página
-
Corregido
+
Validado
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
sus haberes le permitían, y porque no los quiso egoista para sí, sino que se supo privar de ellos en su vejez. Nunca ha merecido Domingo una palabra de consideración por parte de los biógrafos del almirante. Se han contentado con decir que los padres de Colon eran pobres; pero honrados,<ref>Washington Irving. ''Historia de la vida y viajes de Cristóbal Colon'', lib. I. cap. I. p. 7.
+
sus haberes le permitian, y porque no los quiso egoista para sí, sino que se supo privar de ellos en su vejez. Nunca ha merecido Domingo una palabra de consideracion por parte de los biógrafos del almirante. Se han contentado con decir que los padres de Colon eran pobres; pero honrados,<ref>Washington Irving. ''Historia de la vida y viajes de Cristóbal Colon'', lib. I. cap. I. p. 7.
</ref> y en verdad, que tal certificado de buenas costumbres, espedido por la escuela protestante, seria ofensivo sino fuera ridículo. ¿Es creíble que la sola honradez pudiera producir un modelo tan perfecto como el de los hijos de Domingo, respetuosos y agradecidos, acariciando sus canas á porfia, unidos entre sí, deferentes por su hermano mayor, y siempre á la altura de las mas difíciles empresas, como de los puestos mas encumbrados, resistiendo á los halagos lo mismo que á los reveses de la fortuna, sin envanecerse, sin abatirse, sin vacilar nunca? ¿No hay en esto algo superior á la moralidad? ¿No se percibe aquí la esencia de la nobleza, la virtud? Si no fuese cosa cierta la buena estirpe de Domingo, bastaría con lo dicho para dar testimonio de su esclarecido linaje, que se perpetuaba en sus descendientes, y ponia de manifiesto la pureza de la sangre, luchando y venciendo de las necesidades de la vida, de la monotonía y del cansancio de los trabajos cuotidianos. De esta suerte sacó de un taller el todopoderoso, el móvil del acontecimiento mas grande que haya sobrevenido á la humanidad.
+
</ref> y en verdad, que tal certificado de buenas costumbres, espedido por la escuela protestante, seria ofensivo sino fuera ridículo. ¿Es creíble que la sola honradez pudiera producir un modelo tan perfecto como el de los hijos de Domingo, respetuosos y agradecidos, acariciando sus canas á porfia, unidos entre sí, deferentes por su hermano mayor, y siempre á la altura de las mas difíciles empresas, como de los puestos mas encumbrados, resistiendo á los halagos lo mismo que á los reveses de la fortuna, sin envanecerse, sin abatirse, sin vacilar nunca? ¿No hay en esto algo superior á la moralidad? ¿No se percibe aquí la esencia de la nobleza, la virtud? Si fuese cosa cierta la buena estirpe de Domingo, bastaria con lo dicho para dar testimonio de su esclarecido linaje, que se perpetuaba en sus descendientes, y ponia de manifiesto la pureza de la sangre, luchando y venciendo de las necesidades de la vida, de la monotonía y del cansancio de los trabajos cuotidianos. De esta suerte sacó de un taller el todopoderoso, el móvil del acontecimiento mas grande que haya sobrevenido á la humanidad.
   
{{brecha}}A pesar de que los viese destinados á ganar su pan con el sudor de su frente, el buen artesano se esforzó en proporcionarles la educación mas esmerada; sobre todo á Cristóbal, cuya intelijencia le admiraba, y lo envió á Pavía donde sin duda estaría protejido por alguno de su familia, que como dijimos antes, era orijinaria de Lombardía. Contaba entonces este mancebo diez años apenas, y era una edad demasiado tierna para estudios
+
{{brecha}}A pesar de que los viese destinados á ganar su pan con el sudor de su frente, el buen artesano se esforzó en proporcionarles la educacion mas esmerada; sobre todo á Cristóbal, cuya intelijencia le admiraba, y lo envió á Pavía donde sin duda estaria protejido por alguno de su familia, que como dijimos antes, era orijinaria de Lombardía. Contaba entónces este mancebo diez años apenas, y era una edad demasiado tierna para estudios
397

ediciones