Diferencia entre revisiones de «Sueños y discursos: 079»

1301 bytes añadidos ,  hace 4 años
sin resumen de edición
(Página creada con «{{Página|Sueños y discursos|Francisco de Quevedo|078|079|080|TextOpcional=|Numeral=none|TextTítulo=Sueño del infierno|Reseña=190|VerÍndice=Sí|Índice={{Sueños y dis...»)
 
{|
{{Pt||
Y diciendo esto salió la voz:
}}
-¿Hay en todo este desesperado palacio quien trueque sus almas y sus verdugos a mis penas? Así, mortal, pagan los que supieron en el mundo, tuvieron letras y discurso y fueron discretos; ellos son infierno y martirio de sí mismos.
Tornó amortecido a su ejercicio con más muestras de dolor. Aparteme de él, medroso, diciendo:
-Ved de lo que sirve caudal de razón y doctrina y buen entendimiento mal aprovechado. ¡Quién se lo vio llorar solo, y tenía dentro de su alma aposentado el infierno!
Llegueme, diciendo esto, a una gran compañía donde penaban en diversos puestos muchos, y vi unos carros en que traían atenaceando muchas almas con pregones delante. Llegueme a oír el pregón, y decía:
-Estos manda Dios castigar por escandalosos y porque dieron mal ejemplo.
Y vi a todos los que penaban, que cada uno los metía en sus penas, y así pasaban las de todos, como causadores de su perdición. Pues estos son los que enseñan en el mundo malas costumbres, de quien Dios dijo que valiera más no haber nacido.
Pero diome risa ver unos taberneros que se andaban sueltos por todo el infierno, penando sobre su palabra, sin prisión ninguna, teniéndola cuantos estaban en él. Y preguntando por qué a ellos solos los dejaban andar sueltos, dijo un diablo:}}
|}
</poem>