Diferencia entre revisiones de «Página:ChFSA FD1197108050(1).djvu/23»

sin resumen de edición
 
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
Es éste el problema del reajuste, pues, Fernando Murillo: que no implica la tarea de un hombre, que implica la tarea de lo conciencia revolucionaria y en la cual tienen que intervenir Uds. los periodistas también; por eso les decía que éste iba a ser un diálogo y sobre todo los periodistas que se dicen de izquierda, o que son de izquierda. No basta venir a hacer una crónica y no basta compañero poner un buen titular ni basta tampoco preguntarle al compañero Presidente algunas cosas; hay que estar ahí en los frentes de batalla, en los frentes de lucha que son las poblaciones obreras, los sindicatos, los Centros de Madres; ¿y caramba que es importante lo que dijo el otro día el Ministro de Economía, cuando dialogó con las madres ahí en el Estadio Chile!. Cómo puede ser un factor de importancia trascendente la organización de las mujeres en el problema del desabastecimiento; cómo tenemos que derrotar esa cosa burocrática. A mi me han dicho por ejemplo que los Supermercados en los sectores altos existen mercaderías que la gente va y compra lo que se lo ocurre y que en otras partes no lo hay. ¿Podríamos nosotros tener una burocracia que nos permitiera reemplazar al comercio minorista?. Sería absurdo. No lo hemos soñado nunca. Sería una estupidez inaudita sumar a todos los problemas que tenemos en la tierra, en el Cobre, sumar todavía ese tipo de problemas, pero necesitamos que se movilice la colectividad y que se movilize ayudando, cooperando, y por eso entonces tenemos que golpear la conciencia de todos; ésta no es la tarea de un hombre, lo de dicho, ni es la tarea de un grupo de partidos; es la tarea de los que se dicen revolucionarios o son revolucionarios y entre ellos los periodistas para informar en la profundidad necesaria, señalar las causas, las raíces, para demostrar cuáles son las dificultades que tiene un país como el nuestro, para señalar la trascendencia de algunos hechos. Por ejemplo, yo he visto con inquietud como alguna prensa ha lanzado críticas frente al entendimiento nuestro en Salto. ¿A quién atacan con eso? ¿al Gobierno de Chile?. Atacan a Chile compañero. Entonces ha llegado el momento de entender: este país marcha hacia una revolución que era ya muy difícil, y ahora es mucho más difícil frente a los problemas que hemos tenido que confrontar.
Es éste el problema del reajuste, pues, Fernando Murillo: que no implica la tarea de un hombre, que implica la tarea de la conciencia revolucionaria y en la cual tienen que intervenir Uds. los periodistas también; por eso les decía que éste iba a ser un diálogo y sobre todo los periodistas que se dicen de izquierda, o que son de izquierda. No basta venir a hacer una crónica y no basta compañero poner un buen titular ni basta tampoco preguntarle al compañero Presidente algunas cosas; hay que estar ahí en los frentes de batalla, en los frentes de lucha que son las poblaciones obreras, los sindicatos, los Centros de Madres; ¿y caramba que es importante lo que dijo el otro día el Ministro de Economía, cuando dialogó con las madres ahí en el Estadio Chile!. Cómo puede ser un factor de importancia trascendente la organización de las mujeres en el problema del desabastecimiento; cómo tenemos que derrotar esa cosa burocrática. A mi me han dicho por ejemplo que los Supermercados en los sectores altos existen mercaderías que la gente va y compra lo que se lo ocurre y que en otras partes no lo hay. ¿Podríamos nosotros tener una burocracia que nos permitiera reemplazar al comercio minorista?. Sería absurdo. No lo hemos soñado nunca. Sería una estupidez inaudita sumar a todos los problemas que tenemos en la tierra, en el Cobre, sumar todavía ese tipo de problemas, pero necesitamos que se movilice la colectividad y que se movilize ayudando, cooperando, y por eso entonces tenemos que golpear la conciencia de todos; ésta no es la tarea de un hombre, lo de dicho, ni es la tarea de un grupo de partidos; es la tarea de los que se dicen revolucionarios o son revolucionarios y entre ellos los periodistas para informar en la profundidad necesaria, señalar las causas, las raíces, para demostrar cuáles son las dificultades que tiene un país como el nuestro, para señalar la trascendencia de algunos hechos. Por ejemplo, yo he visto con inquietud como alguna prensa ha lanzado críticas frente al entendimiento nuestro en Salto. ¿A quién atacan con eso? ¿al Gobierno de Chile?. Atacan a Chile compañero. Entonces ha llegado el momento de entender: este país marcha hacia una revolución que era ya muy difícil, y ahora es mucho más difícil frente a los problemas que hemos tenido que confrontar.
1300

ediciones