Diferencia entre revisiones de «El burlador de Sevilla: 8»

2260 bytes añadidos ,  hace 14 años
sin resumen de edición
{{Página|El burlador de Sevilla|Tirso de Molina|7|8|9|TítuloCentrado=none|Reseña=60|VerÍndice=Sí|Índice={{El burlador de Sevilla}}|
Texto=
<center>
 
 
<poem>
{|
{{Pt|PEDRO:|
Porque aquí el rey me envió.}}
 
{{Pt|OCTAVIO:|
Si el rey mi señor se acuerda
de mí en aquesta ocasión,
será justicia y razón
que por él la vida pierda.
Decidme, señor, ¿qué dicha
o qué estrella me ha guiado,
que de mí el rey se ha acordado?}}
 
{{Pt|PEDRO:|
Fue, duque, vuestra desdicha.
Embajador del rey soy.
De él os traigo una embajada.}}
 
{{Pt|OCTAVIO:|
Marqués, no me inquieta nada.
Decid, que aguardando estoy.}}
 
{{Pt|PEDRO:|
A prenderos me ha enviado
el rey. No os alborotéis.}}
 
{{Pt|OCTAVIO:|
¿Vos por el rey me prendéis?
Pues, ¿en qué he sido culpado?}}
 
{{Pt|PEDRO:|
Mejor lo sabéis que yo,
mas, por si acaso me engaño,
escuchad el desengaño,
y a lo que el rey me envió.
Cuando los negros gigantes,
plegando funestos toldos
ya del crepúsculo huían,
unos tropezando en otros,
estando yo con su alteza,
tratando ciertos negocios,
porque antípodas del sol
son siempre los poderosos,
voces de mujer oímos,
cuyos ecos medio roncos,
por los artesones sacros
nos repitieron "¡Socorro!"
A las voces y al ruido
acudió, duque, el rey propio,
halló a Isabela en los brazos
de algún hombre poderoso;
mas quien al cielo se atreve
sin duda es gigante o monstruo.
Mandó el rey que los prendiera,
quedé con el hombre solo.
Llegué y quise desarmalle,
pero pienso que el demonio
en él formó forma humana,
pues que, vuelto en humo, y polvo,
se arrojó por los balcones,
entre los pies de esos olmos,
que coronan del palacio
los chapiteles hermosos.
Hice prender la duquesa,
y en la presencia de todos
dice que es el duque Octavio
el que con mano de esposo
la gozó.}}
 
|}