Diferencia entre revisiones de «Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/88»

Valido página y corrijo errores de transcripción
(Valido página y corrijo errores de transcripción)
Estado de la páginaEstado de la página
-
Corregido
+
Validado
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
 
que hubo cuando se trató de averiguar la verdadera patria del almirante.
 
que hubo cuando se trató de averiguar la verdadera patria del almirante.
   
{{brecha}}Los Colones tenian en su escudo tres palomas blancas en campo azul, con una celada, y encima la justicia,
+
{{brecha}}Los Colones tenian en su escudo tres palomas blancas en campo azul, con una celada, y encima la justicia, y una letra que dice: "Fé, Esperanza y Caridad"<ref>''Memoria dirijida á la reyna'', por don Pedro Colon de Portugal.</ref> Salvo insignificantes alteraciones, estas armas eran comunes á los diferentes brazos del tronco lombardo, y las llevaban los Colones de Plasencia como los del Monferrato y la Liguria.
y una letra que dice: "Fé, Esperanza y Caridad"<ref>''Memoria dirijida á la reyna'', por don Pedro Colon de Portugal.
 
</ref> Salvo insignificantes alteraciones, estas armas eran comunes á los diferentes brazos del tronco lombardo, y las llevaban los Colones de Plasencia como los del Monferrato y la Liguria.
 
   
{{brecha}}Varios autores han dicho que en Jénova el oficio de cardador no rebajaba á la nobleza; pero nosotros no trataremos de profundizar esta cuestión, porque cualquiera que fuese el aprecio en que estuviera el gremio de cardadores en la Liguria, dudamos que ningún hidalgo tuviese el capricho de incorporarse á él.
+
{{brecha}}Varios autores han dicho que en Jénova el oficio de cardador no rebajaba á la nobleza; pero nosotros no trataremos de profundizar esta cuestion, porque cualquiera que fuese el aprecio en que estuviera el gremio de cardadores en la Liguria, dudamos que ningun hidalgo tuviese el capricho de incorporarse á él.
   
{{brecha}}Lo cierto, lo positivo es que bajo el techo de Domingo habitaban la rectitud, la lealtad y el honor, y que conservara ó no los blasones de sus abuelos, parecía tenerlos siempre presentes en su conducta; pues se comportó en su esfera como hombre á quien obliga la nobleza. El respeto, la piedad filial, el amor paternal, la modestia en la elevación, el valor en la adversidad, la magnanimidad, la pureza cristiana, he aquí los ejemplos que dio á su prole este artesano, en la cual plugó al cielo bendecirle; pues si bien por su pobreza dejó casar á su hija con un chacinero, supo antes de morir que su primojénito habia descubierto un nuevo mundo y que era virey, viendo así al fin de su larga peregrinación sobre la tierra, que después de haber contado cual otro Jacob dias buenos y malos, pero estos en mayor número, resucitaba en Cristóbal lleno de gloria y magnificencia.
+
{{brecha}}Lo cierto, lo positivo es que bajo el techo de Domingo habitaban la rectitud, la lealtad y el honor, y que conservara ó los blasones de sus abuelos, parecia tenerlos siempre presentes en su conducta; pues se comportó en su esfera como hombre á quien obliga la nobleza. El respeto, la piedad filial, el amor paternal, la modestia en la elevacion, el valor en la adversidad, la magnanimidad, la pureza cristiana, he aquí los ejemplos que dió á su prole este artesano, en la cual plugó al cielo bendecirle; pues si bien por su pobreza dejó casar á su hija con un chacinero, supo antes de morir que su primojénito habia descubierto un nuevo mundo y que era virey, viendo así al fin de su larga peregrinacion sobre la tierra, que despues de haber contado cual otro Jacob dias buenos y malos, pero estos en mayor número, resucitaba en Cristóbal lleno de gloria y magnificencia.
   
 
{{brecha}}Al comenzar esta historia, saludamos la imájen venerable del cardador de la calle de Mulcento; porque sirvió humildemente á Dios y á su patria; porque fué laborioso; porque dio á sus hijos la mejor enseñanza que
 
{{brecha}}Al comenzar esta historia, saludamos la imájen venerable del cardador de la calle de Mulcento; porque sirvió humildemente á Dios y á su patria; porque fué laborioso; porque dio á sus hijos la mejor enseñanza que
397

ediciones