Diferencia entre revisiones de «Fausto (Estanislao del Campo)»

corrijo ortotipografía
(corrijo ortotipografía)
<pre>
En un overo rosao,
Fleteflete nuevo y parejito,
Caíacaía al bajo, al trotecito,
Yy lindamente sentao,
Unun paisano del Bragao,
Dede apelativo Laguna:
Mozomozo jinetazo, ¡ahijuna!,
Comocomo creo que no hay otro,
Capazcapaz de llevar un potro
Aa sofrenarlo en la lunaLuna.
 
¡Ah, criollo!, si parecía
Pegaopegao en el animal,
Queque aunque era medio bagual,
A la rienda obedecía
De suerte, que se creería
 
Dió güelta y dijo el paisano:
-¡Vaya "Záfiro"! ¿qué es eso?
Y le acarició el pescuezo
Con la palma de la mano.
Y ya pegó el grito: -¡ahijuna!
¿No es el Pollo?
-Pollo―Pollo, no,
Ese tiempo se pasó.
(Contestó el otro paisano),
En la clin del colorao.
 
-Velay―Velay, tienda el cojinillo,
Dondon Laguna, sientesé,
Yy un ratito aguardemé
Mientrasmientras maneo el potrillo:
Vayavaya armando un cigarrillo,
Sisi es que el vicio no ha olvidao,
Ahíahí tiene contra el recao
Cuchillocuchillo, papel y un naco:
Yoyo siempre pico el tabaco
Porpor no pitarlo aventao.
 
-Vaya―Vaya amigo, le haré gasto...
-¿No quiere maniar su overo?
-Dejeló―Dejeló a mi parejero
Queque es como mata de pasto.
Ya una vez, cuando el abasto,
Mimi cuñao se desmayó;
Aa los tres días volvió
Deldel insulto, y crea amigo,
Peligrapeligra lo que le digo:
Elel flete ni se movió.
 
- ¡ Bien haiga gaucho embustero!
¿ Sabe que no me esperaba
Que soltase una guayaba
De ese tamaño, aparcero?
Me lo encuentra allí parao.
 
-Vean―Vean como le buscó
La güelta... ¡bien haiga el Pollo!
Siempre larga todo el rollo
Asina nomás las trago?
¡Hágase cargo!...
-Ya―Ya me hago...
 
-Prieste―Prieste el juego.
―Tómelo;
-Tómelo.
Yy aura le pregunto yo:
¿Quéqué anda haciendo en este pago?
-Hace―Hace como una semana
Queque he bajao a la ciudá,
Puespues tengo necesidá
Dede ver si cobro una lana,
Peropero me andan con mañana
Yy no hay plata, y venga luego.
Hoy no másnomás cuasi le pego
Enen las aspas con la argolla
Aa un gringo, que aunque es de embrolla,
Yaya le he maliciao el juego.
 
-Con―Con el cuento de la guerra
Andanandan matreros los cobres,
Vamosvamos a morir de pobres
Loslos paisanos de esta tierra.-
Yo cuasi he ganao la sierra
Dede puro desesperao...
Yo me encuentro tan cortao
Queque a veces se me hace cierto
Queque hasta ando jediendo a muerto...
 
-Pues―Pues yo me hallo hasta empeñao.
- ¡Vaya un lamentarse! ¡ahijuna!Ahijuna...!
Y eso es de vicio, aparcero:
Aa usté lo ha hecho su ternero
Lala vaca de la fortuna.
Yy no llore, Dondon Laguna,
No me lo castigue Dios:
Si no comparemolós
Mis tientos con su chapiao,
Y así en limpio habrá quedao,
Elel más pobre de los dos.
 
-¡Vean si es escarbador
Esteeste Pollo!, ¡Virgen mía!
Si es pura chafalonía...
-¡Eso sí, siempre pintor!
-Se―Se la gané a un jugador
Queque vino a echarla de güeno.
Primero le gané el freno
Concon riendas y cabezadas,
Yy en otras cuantas jugadas
Perdióperdió el hombre hasta lo ajeno.
 
¿Y sabe lo que decía
Que la otra noche lo he visto
Al demonio?
-¡Jesucristo!
-Hace―Hace bien, santigüesé,
-¡Pues no me he de santiguar!
 
Con esas cosas no juego;
Con el malo. ¡Virgen santa!
Sólo el pensarlo me espanta...
-Güeno―Güeno, le voy a contar
Pero antes voy a buscar
Con qué mojar la garganta.
Y a la tosca consabida
Don Laguna se volvió
Ande a Dondon Pollo lo halló
Con un frasco de bebida.
 
-Larguesé―Larguesé al suelo, cuñao
Y vaya haciéndose cargo,
Que puede ser más que largo
Y en ancas, haga el favor
De acollararlos...
-Al―Al grito:
¿Es manso el coloradito?
-¡Ese es un trebo de olor!
 
-Ya―Ya están acollaraditos...
-Dele―Dele un beso a esa giñebra:
Yo le hice sonar de una hebra
Lo menos diez golgoritos...
-Pero―Pero esos son muy poquitos
Para un criollo como usté,
Capaz de prenderselé
A una pipa de lejía...
-Hubo―Hubo un tiempo en que solía...
-Vaya―Vaya, amigo, larguesé.
</pre>
 
<div class="verse">
<pre>
-Como―Como a eso de la oración
Aura cuatro o cinco noches,
Vide una fila de coches
Allí a juerza de sudar,
Y a punta de hombro y de codo,
Hice, amigasoamigazo, de modo
Que al fin me pude arrimar.
Cuando compré mi dentrada
Era a causa de una vieja
Que le había dao el mal...
-Y―Y si es chico ese corral,
¿ A qué encierran tanta oveja?
-Ahí―Ahí verá: -por fin, cuñao,
A juerza de arrempujón,
Salí como mancarrón
Me lo habían refalao.
 
-Algún―Algún gringo como luz
Para la uña, ha de haber sido.
-¡Y no haberlo yo sentido!
En fin, ya le hice la cruz.
 
Era un tal Fausto mentao.
 
-¿Dotor dice? Coronel
De la otra banda, amigasoamigazo;
Lo conozco a ese criollaso
Porque he servido con él.
 
-Yo―Yo tamién lo conocí
Pero el pobre ya murió.
¡Bastantes veces montó
Dos burros del mesmo pelo.
 
-No―No he visto gaucho más quiebra,
Para retrucar ¡ahijuna!...
Dejemé hacer, Dondon Laguna,
Dos gárgaras de giñebra.
 
Hace bien: persinesé
Que lo mesmito hice yo.
-¿Y cómo no disparó?
-Yo―Yo mesmo no sé porqué.
 
¡Viera al Diablo! Uñas de gato,
El Dotor, medio asustao,
Le contestó que se juese...
-Hizo―Hizo bien: ¿ no le parece?
-Dejuramente―Dejuramente, cuñao.
 
Pero el Diablo comenzó
Hasta que lo engatusó.
 
-¿No era un Dotor muy projundo?
¿Cómo se dejó engañar?
-Mandinga―Mandinga es capaz de dar
Diez güetas a medio mundo.
 
 
No es por la plata que lloro,
Dondon Fausto le contestó:
Otra cosa quiero yo
Mil veces mejor que el oro.
Pues no tiene más que hablar".
 
-No―No quiero plata ni mando,
Dijo Dondon Fausto, yo quiero
El corazón todo entero
De quien me tiene penando.
A su prenda idolatrada.
 
-¡Canejo!... ¿será verdá?
¿Sabe que se me hace cuento?
-No―No crea que yo le miento:
Lo ha visto media ciudá.
 
¡Ah, Dondon Laguna! ¡si viera
Qué rubia!... Creameló:
Creí que estaba viendo yo
Blanca como una cuajada,
Y celeste la pollera,
Dondon Laguna, si aquello era
Mirar a la Inmaculada.
 
Cuanto la gana le dió.
 
-¡Dotor, y hacer ese trato!
-¿Qué quiere hacerle, cuñao
Si se topó ese abogao
Con la horma de su zapato?
Yo no sé qué brujería,
Misto, mágica o polvito
Le echó el Diablo y... ¡ Dios bendito!
¡Quién demonios lo creería!
 
Yo no sé qué brujería,
Misto, mágica o polvito
Le echó el Diablo y... ¡ Dios bendito!
¡Quién demonios lo creería!
 
-¿Qué dice?... ¡barbaridá!...
¡Cristo padre!... ¿Será cierto?
-Mire―Mire: que me caiga muerto
Si no es la pura verdá.
 
Se me ha secao el garguero:
Pase el frasco, compañero.
-¡Pues no se lo he de pasar!
</pre>
 
<div class="verse">
<pre>
-Vea―Vea los pingos...
-¡Ah, hijitos!
Son dos fletes soberanos.
-¡Como si jueran hermanos
Bebiendo la agua juntitos!
 
¿Sabe que es linda la mar?
-¡La viera de mañanita
Cuando a gatas la puntita
Del sol comienza a asomar!
Las escamas relumbrando.
 
-¡Ah, Pollo! Ya comenzó
A meniar taba: ¿y el caso?
-Dice―Dice muy bien amigazo:
Seguiré contandoló.
 
Se llamaba este individuo,
Que me pareció medio ido
O sonsozonzo cuanto lo vi.
 
Don Valentín le pedía
Que a la rubia la sirviera
En su ausencia...
-¡Pues, sonsera!
¡El otro qué más quería!
 
-El―El Capitán con su vaso,
A los presentes brindó,
Y en esto se apareció
De nuevo el Diablo, amigasoamigazo.
 
Dijo que si lo almitían
Y la copa se empinó.
 
-¡Qué buche! ¡Dios soberano!
-Por―Por no parecer morao
El capitán jué, cuñao,
Y le dio al Diablo la mano.
El Diablo el suelo rayó:
¡Viera el juego que salió!
-¡Qué sable para yesquero!
 
-¿Qué dice? ¡Había de oler
El jedor que iba largando
Mientras estaba chispiando
¡Viera al Diablo retorcerse
Como culebra, aparcero!
-¡Oiganlé!...
-Mordió―Mordió el acero
Y comenzó a estremecerse.
 
Cansao ya de redetirse
Le contó al Demonio el caso;
Pero él le dijo: "AmigasoAmigazo,
No tiene porqué afligirse:
 
Armemos un cigarrillo
Si le parece...
-¡Pues no!
-Tome―Tome el naco, piqueló,
Usté tiene mi cuchillo.
</pre>
Ya se me quiere cansar
El flete de mi relato...
-Priendalé―Priendalé guasca otro rato:
Recién comienza a sudar.
 
-No―No se apure: aguardesé:
¿Cómo anda el frasco?...
―Tuavía
-Tuavía
Hay con que hacer medio día:
Ahí lo tiene, prendalé.
 
-¿Sabe que este giñebrón
No es para beberlo solo?
Si alvierto, traigo un chicholo
O un cacho de salchichón.
 
-Vaya―Vaya, no le ande aflojando,
Dele trago y domeló,
Que a reiz de las carnes yo
Me lo estoy acomodando.
 
-¿Qué tuavía no ha almorzao?
-Ando―Ando en ayunas, don Pollo:
Porque, ¿a qué contar un bollo
Y un cimarrón aguachao?
De ir a la fonda de un gringo
Después de bañar el pingo.
-Pues―Pues vámonos del tirón.
 
-Aunque―Aunque ando medio delgao
Don Pollo, no le permito
Que me merme ni un chiquito
Del cuento que ha comenzao.
 
-Pues―Pues entonces allá va:
Otra vez el lienzo alzaron
Y hasta mis ojos dudaron
 
¡Qué quinta! ¡Virgen bendita!
¡Viera, amigasoamigazo, el jardín!
Allí se vía el jazmín,
El clavel, la margarita,
 
Elel toronjil, la retama,
Yy hasta estuatas, compañero,.
Al lao de ésaesa, era un chiquero
Lala quinta de don Lezama.
 
Entre tanta maravilla
Queque allí había y medio a un lao
Habíanhabían edificao
Unauna preciosa casilla.
 
Allí la rubia vivía
Entreentre las flores como ella,
Allíallí brillaba esa estrella
Queque el pobre Dotordotor seguía.
 
Y digo pobre Dotor,
Porqueporque pienso, Dondon Laguna,
Queque no hay desgracia ninguna
Comocomo un desdichao amor.
 
-Puede―Puede ser; pero, amigasoamigazo,
Yoyo en las cuartas no me enriedo,
Yy en un lance en que no puedo,
Hagohago de mi alma un cedasocedazo.
 
Por hembras yo no me pierdo:
Lala que me empaca su amor
Pasapasa por el cernidor
Yy... si te vi, no me acuerdo.
 
Lo demás, es calentarse
Elel mate al divino ñudo...
-¡Feliz quien tenga ese escudo
Concon qué poder rejuardarse!
 
Pero usté habla, don Laguna,
Comocomo un hombre que ha vivido
Sinsin haber nunca querido
Concon alma y vida a ninguna.
 
Cuando un verdadero amor
Sese estrella en un alma ingrata,
Másmás vale el fierro que mata,
Queque el fuego devorador,.
 
Siempre ese amor lo persigue
 
Si usté en su rancho se queda,
Oo si sale para un viageviaje,
Eses de balde: no hay parageparaje
Andeande olvidarla usté pueda.
 
Cuando duerme todo el mundo,
Ustéusté, sobre su recao,
Sese da güelta, desvelao,
Pensandopensando en su amor projundo.
 
Y si el viento hace sonar
Susu pobre techo de paja,
Creecree usté que es ella que baja
Sussus lágrimas a secar.
 
Y si en alguna lomada
Tienetiene que dormir al raso,
Pensandopensando en ella, amigasoamigazo,
Lolo hallará la madrugada.
 
Allí acostao sobre abrojos,
Yy entre cardos, Dondon Laguna,
Veráverá su cara en la luna,
Yy en las estrellas sus ojos.
 
¿Qué habrá que no le recuerde
Alal bien de su alma querido,
Sisi hasta cree ver su vestido
Enen la nube que se pierde?
 
Asina sufre en la ausiencia
Quienquien sin ser querido quiere:
Auraaura verá cómo muere
Dede su prenda en la presencia.
 
Si en frente de esa deidad
Enen alguna parte se halla,
Eses otra nueva batalla
Queque el pobre corazón da.
 
Si con la luz de sus ojos
Lele alumbra la triste frente,
Ustéusté, Dondon Laguna, siente
Elel corazón entre abrojos.
 
Su sangre comienza alzarse
Aa la cabeza en tropel,
Yy cree que quiere esa cruel
Enen su amargura gozarse.
 
Y si la ingrata le niega
Esaesa ligera mirada,
Quedaqueda su alma abandonada
Entreentre el dolor que la aniega.
 
Y usté, firme en su pasión...
Yy van los tiempos pasando.
Unun hondo surco dejando
Enen su infeliz corazón.
 
-Güeno―Güeno, amigo, así será,
Peropero me ha sentao el cuento.
-¡Qué quiere! Es un sentimiento...
Tienetiene razón, allá va:
 
Pues, señor, con gran misterio,
Traindotraindo en la mano una cinta,
Sese apareció entre la quinta
Elel sonsozonzo de don Silverio.
 
Sin duda alguna saltó
Laslas dos zanjas de la güerta,
Puespues esa noche su puerta
Lala mesma rubia cerró.
 
Rastriándolo se vinieron
Elel Demonio y el Doctor
Y tras dos árbol mayor
Aa aguaitarlo se escondieron.
 
Con las flores de la güerta
Yy la cinta, un ramo armó
Dondon Silverio, y lo dejó
Sobresobre el umbral de la puerta.
 
-¡Que no cairle una centella!
-¿A quién? ¿Al sonsozonzo?
-¡Pues digo!...
¡Venir a osequiarla, amigo,
Con las mesmas flores de ella.
 
-Ni―Ni bien acomodó el guacho
Ya rumbió...
-¡Miren qué hazaña!
Eso es ser más que lagaña
Y hasta da rabia, caracho!
 
-El―El Diablo entonces salió
Con el Dotor y le dijo
"Esta vez priende de fijo
Al ramo del abombao.
 
-No―No me hable de ese mulita:
¡Que apunte para una banca!
¿ A que era mágica blanca
Lo que trujo en la cajita?
 
-Era―Era algo más eficaz
Para las hembras, cuñao,
Verá si las ha calao
Enderezó a la cajita,
Y sacó... ¡Virgen bendita!
¡ Viera qué cosa, amigasoamigazo!
 
¡Qué anillo, que prendedor!
¡Qué rosetas soberanas!
¡Qué collar! ¡Qué carabanas!
-¡Vea el Diablo tentador!
 
-¿No le dije, don Laguna?
La rubia allí se colgó
Las prendas, y aparecio
En la caja, Lucifer
Había puesto un espejo...
-¿Sabe que el Diablo, canejo,
La conoce a la mujer?
 
-Cuando―Cuando la rubia gastaba
Tanto mirarse la luna,
Se apareció, don Laguna,
En la puerta, Satanás.
 
-"¡Sin pecao! ¡Dentre, señor!"
-"¿No hay perros?" - "¡Ya los
[ataron!"
Y ya también se colaron
De la rubia se pegó.
 
-¡Vea al Diablo haciendo gancho!
-El―El caso jué que logró
Reducirla y la llevó
A que le amostrase un chancho.
 
-¿Por supuesto, el Dotorcito
Se quedó allí mano a mano?
-Dejuro―Dejuro, ya verá, hermano,
La liendre que era el mocito.
 
Asigún lo que presumo,
La rubia aflojaba laso,
Porque el Dotor, amigasoamigazo,
Se le quería ir al humo.
 
El Diablo tras de un rosal,
Sin la vieja apareció..
-¡A la cuenta la largó
Jediendo entre algún maizal!
 
-La―La rubia, en vez de acostarse
Se lo pasó en la ventana,
Y allí aguardó la mañana
Cantando los pajaritos
 
Y era, amigasoamigazo, un contento
Ver los junquillos doblarse
Y los claveles cimbrarse
Que estaba mudando pelo.
 
-¡No sea bárbaro canejo!
¡Qué comparancia tan fiera!
-No―No hay tal: pues de zaino que era
Se iba poniendo azulejo.
 
El más negro ñubarrón?
 
-Dice―Dice bien, pero su caso
Se ha hecho medio empacador...
-Aura―Aura viene lo mejor,
Pare la oreja, amigasoamigazo.
 
El Diablo dentró a retar
Al Dotor, y entre el responso,
Le dijo: "¿Sabe que es sonsozonzo?
¿Pa qué la dejó escapar?"
 
Y ella... ¡también lo abrazó!
 
-¡Oiganlé a la dura!
-En―En esto
Bajaron el cortinao:
Alcance el frasco, cuñao.
-A―A gatas le queda un resto.
</pre>
 
<div class="verse">
<pre>
-Al―Al rato el lienzo subió
Y deshecha y lagrimiando,
Contra una máquina hilando,
Dos lágrimas asomarse
 
- ¡ Qué vergüenza!
-Puede―Puede ser:
Pero, amigasoamigazo, confiese
Que a usté tamién lo enternece
El llanto de una mujer.
 
Naides de usté se despega
Porque se haiga desgraciao,
Y es muy bien agasajao
En cualquier rancho a que llega.
 
Pero sola y despreciada
En el mundo, ¿ qué ha de hacer?
¿A quién la cara volver?
¿Ande llevar la pisada?
Vea, si no, el lagrimón
Que al oirlo se me ha salido!
-¡Oirganlé!
 
-Me―Me ha redotao.
¡No guarde rencor, amigo!
-Si―Si es en broma que le digo...
-Siga―Siga su cuento, cuñao.
 
-La―La rubia se arrebozó
Con un pañuelo ceniza,
Diciendo que se iba a misa
Una iglesia apareció
En menos que canta un gallo.
-¡Vea si dentra a caballo!
-¡Me larga, creameló!
 
Creo que estaban alzando
Al rato el Diablo dentró
Con don Fausto muy del brazo
Y una guitarra, amigasoamigazo,
Ahí mesmo desenvainó.
 
-¿Qué me dice, amigo Pollo?
-Como―Como lo oye, compañero;
El Diablo es tan guitarrero
Como el paisano más criollo.
De tan bien templao sonó.
 
-Tal―Tal vez lo traiba templao
Por echarla de baquiano...
-Todo―Todo puede ser, hermano,
Pero ¡oyese al condenao!
 
Se apareció en el umbral.
 
-Pues―Pues yo en campaña lo hacía...
-Daba―Daba la casualidá
Que llegaba a la ciudá
En comisión, ese día.
 
-Por―Por supuesto, hubo fandango...
-La―La lata ahí no más peló
Y al infierno le aventó
De un cintarazo el changango.
 
-¡Lindo el mozo!
-¡Pobrecito!
-¿Lo mataron?
-Ya―Ya verá:
Peló un corbo el Dotorcito
Y el Diablo... ¡barbaridá!
Y allí no más ya cayó
El pobre...
-¡Anima bendita!
 
-A―A la trifulca y al ruido,
Enen montón la gente vino...
-¿Y el Dotor y el asesino?
-Se―Se habían escabullido.
 
La rubia tamién bajó,
Yy viera aflición, paisano,
Cuandocuando el cuerpo de su hermano
Bañaobañao en sangre miró.
 
A gatas medio alcanzaron
Aa darse una despedida,
Porqueporque en el cielo, sin vida,
Sussus dos ojos se clavaron.
 
Bajaron el cortinao,
Dede lo que yo me alegré:
-Tome―Tome el frasco, prendalé.
-Sírvase―Sírvase no más, cuñao.
</pre>
 
<div class="verse">
<pre>
-¡Pobre rubia! Vea usté
Cuántocuánto ha venido a sufrir:
Sese le podía decir:
¡Quiénquién te vido y quién te ve!
 
-Ansí―Ansí es el mundo, amigasoamigazo:
Nadanada dura, don Laguna,
Hoyhoy nos ríe la fortuna.
Mañanamañana nos da un guascaso.
 
Las hembras en mi opinión
Traintrain un destino más fiero
Yy si quiere, compañero,
Lele haré una comparación.
 
Nace una flor en el suelo,
Unauna delicia es cada hoja,
Yy hasta el rocío la moja
Comocomo un bautismo del cielo.
 
Allí está ufana la flor,
Lindalinda, fresca y olorosa:
Aa ella va la mariposa,
Aa ella vuela el picaflor.
 
Hasta el viento pasajero
Sese prenda al verla tan bella,
Yy no pasa por sobre ella
Sinsin darle un beso prinicroprimero.
 
¡Lástima causa esa flor
Alal verla tan consentida!
Cree que es tan larga su vida
Comocomo fragante su olor.
 
Nunca vio el rayo que raja
Aa la renegrida nube,
Nini ve al gusano que sube,
Nini al fuego del sol que baja.
 
Ningún temor en el seno
Dede la pobrecita cabe,
Puespues que se hamaca, no―no sabe,sabe―
Entreentre el fuego y el veneno.
 
Sus tiernas hojas despliega
Sinsin la menor desconfianza,
Yy el gusano ya la alcanza...
Yy el sol de las doce llega...
 
Se va el sol abrasador,
Pasapasa a otra planta el gusano
Yy la tarde encuentra, hermano,
Elel cadáver de la flor.
 
Piense en la rubia, cuñao,
Cuandocuando entre flores vivía
Yy diga si presumía
Destinodestino tan desgraciao.
 
Usté que es alcanzador,
Afijeséafijesé en su memoria
Yy diga: ¿es igual la historia
Dede la rubia y de la flor?
 
-Se―Se me hace tan parecida
Queque ya más no puede ser.
-Y―Y hay más: le falta que ver
Aa la rubia en la crujida
 
-¿Qué me cuenta? ¡Desdichada!
-Por―Por última vez se alzó
Elel lienzo y aparecioapareció
Enen la cárcel encerrada.
 
-¿Sabe que yo no colijo
Elel por qué de la prisión?
-Tanto―Tanto penar, la razón
Sese le jué y mató al hijo.
 
Ya la habían sentenciao
Aa muerte, a la pobrecita,
Yy en una negra camita
Dormíadormía un sueño alterao.
 
Y a redoblaba el tambor,
Yy el cuadro ajuera formaban
Cuandocuando al calabozo entraban
Elel Demoniodemonio y el Dotordotor.
 
-¡Veanló al Diablo si larga
Sus presas así no más!
¿A qué anduvo Satanás
Hasta oír sonar la descarga?
 
-Esta―Esta vez se le chingó
El cuete y ya lo verá..
-Priendalé―Priendalé al cuento, que ya
No lo vuelvo a atajar yo.
 
-Al―Al dentrar hicieron ruido
Creocreo que con los cerrojos:
Abrióabrió la rubia los ojos
Yy allí contra ella los vido.
 
La infeliz ya―ya trastornada
Aa causa de tanta herida,herida―
Sese encontraba en la crujida
Sinsin darse cuenta de nada.
 
Al ver venir al Dotor
Yaya comenzó a disvariar,
Yy hasta le quiso cantar
Unasunas décimas de amor.
 
La pobrecita soñaba
Concon sus antiguos amores,
Yy creía mirar sus flores
Enen los fierros que miraba.
 
Ella creía que como antes,
Alal dir a regar su güerta,
Sese encontraría en la puerta
Unauna caja con diamantes.
 
Sin ver que en su situación
Lala caja que la esperaba,
Eraera la que redoblaba
Antesantes de la ejecución.
 
Redepente se afijó
Enen la cara de Luzbel:
Sinsin duda al malo vio en é1él,
Porqueporque allí muerta cayó.
 
Don Fausto al ver tal desgracia
Dede rodillas cayó al suelo,
Yy dentró a pedir al cielo
Lala recibiese en su gracia.
 
Allí el hombre arrepentido
Dede tanto mal que había hecho,
Sese daba golpes de pecho
Yy lagrimeaba aflijidoafligido.
 
En dos pedazos se abrió
Lala paré de la crujida
Yy no es cosa de esta vida
Lolo que allí se apareció.
 
Y no crea que es historia:
Yoyo vi entre una nubecita,
Lala alma de la rubiecita
Queque se subía a la gloria.
 
San Miguel en la ocasión
Vinovino entre nubes bajando
Concon su escudo, y revoliando
Unun sable tirabuzón.
 
Pero el Diablo que miró
Elel sable aquel y el escudo,
Lolo mesmito que un peludo
Bajobajo la tierra ganó.
 
Cayó el lienzo finalmente
Yy ahí tiene el cuento contao...
Priesteprieste el pañuelo, cuñao:
Meme está sudando la frente.
 
-Lo―Lo que almiro es su firmeza
Alal ver esas brujerías.
-He―He andao cuatro o cinco días
Atacaoatacao de la cabeza.
 
-Ya―Ya es güeno dir ensillando...
-Tome―Tome ese último traguito
Yy eche el frasco a ese pocito
Parapara que quede boyando.
 
Cuando los dos acabaron
Dede ensillar sus parejeros,
Comocomo güenos compañeros,
Juntosjuntos al trote agarraron:
 
En una fonda se apiaron
Yy pidieron de cenar:
Cuandocuando ya iban a acabar,
Dondon Laguna sacó un rollo
Diciendodiciendo: -"El gasto del Pollo
De aquí se lo han de cobrar".
</pre>
148

ediciones