Diferencia entre revisiones de «El Discreto:Preliminares»

sin resumen de edición
Por comisión del ilustre señor Jerónimo Arascués, doctor en Derechos, canónigo de esta Santa Iglesia de Huesca, oficial y vicario general del ilustrísimo y reverendísimo señor don Esteban Esmir, obispo de Huesca, del Consejo de su Majestad, vi ''El Discreto'', que publica don Vincencio Juan de Lastanosa. Costome su lectura admiración y cuidado, que ha menester tenerle el más perspicaz ingenio, para no ocupar el tiempo sin lograrle; que hay distancia de lo que percibe el oído a lo que penetra el entendimiento. Solo el título promete mucho, pero desempeña más, que en genios de remonte de águila está asegurado el acierto en la dificultad del asunto. Todos los que ha logrado este autor (otros emprenden, él logra) son singulares; no lo atribuyo a afectación, sino a fuerza del natural, que el entendimiento siempre busca proporcionado el objeto, por diferenciarle de la voluntad, que es ciega. Dio las primeras luces de su idea a la enseñanza de un príncipe en ''El Héroe'' y ''Político'', que es muy propio de sol dorar con sus primeros rayos las cumbres. Por ser tan eminente el modo de su enseñanza, dio ''Arte'' al ''Ingenio'', que mal se caminara por senda tan desconocida y nueva sin arte. Forma ahora de política general un ''Discreto'', si le halla entendido, que esta es prenda del natural y aquella del arte y la experiencia. Enseña a un hombre a ser perfecto en todo; por eso no enseña a todos. Autoriza cuerdamente su doctrina con ejemplos de insignes varones de todos siglos, que siempre han menester la virtud y magnanimidad, en nuestra flaqueza, el estímulo. El estilo es lacónico, y tan divinizado, que a fuer de lo más sacro, tiene hasta en la puntuación misterios. Mídese con la grandeza de la materia. Todo conseguirá la aprobación de los entendidos, que no acredita el aplauso de todos, cuando son tan pocos los doctos. Obra es no para ocupar las horas, sino para lograrlas, que ofrece poco a la lectura pero mucho al discurso. No contiene cosa contra la fe, antes la aviva, porque excita el entendimiento; ni contra las costumbres, pues no trata sino de enseñar a mejorarlas. Y así puede darse licencia para que se imprima. Éste es mi parecer, en Huesca, a 30 de enero de 1646.
 
:::::::::::::::::::::::''Manuel de Salinas y Lizana''
 
 
:::::::<small>Vista la Aprobación del señor canónigo Salinas, damos licencia que se imprima ''El Varón Discreto.''</small>
 
:::::::::::::::::::::::''El doctor Jerónimo Arascués,'' <br>
::::::::::::::::::::::::''Oficial y Vicario general''
<br>
Estos errores podrá enmendar quien observare las reglas del ''Varón Discreto'', porque sin la discreción será lo mismo que un diamante rudo, pues aunque tiene valor intrínseco, no le descubre hasta que el buril lo proporciona, debiendo más luces al artífice que a su oculto resplandor; y así merece darse a la estampa. Huesca, 5 de febrero, 1646.
 
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::''El Dr. Juan Francisco Andrés''<br />
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::''Imprimatur:'' <br />
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::Marta ''Marta Regens''.
 
 
2425

ediciones