Diferencia entre revisiones de «El Discreto:Realce 22»

10 bytes añadidos ,  hace 16 años
sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Vese esto más en los empleos del ingenio, que, aunque sean las cosas muy sabidas, si el modo del decirlas en el retórico y del escribirlas en el historiador fuere nuevo, las hace apetecibles.
 
Cuando las cosas son selectas no cansa el repetirlas hasta siete veces, pero, aunque no enfadan, no admiran, y es menester guisarlas<ref>''Guisar'' es término muy usado en el español medieval y del Siglo de Oro. Significa «preparar», «poner a punto», «disponer». Todavía recoge hoy el ''Diccionario de la Real Academia'' este uso: ''guisar:'' desus. <nowiki>[en desuso]</nowiki>. Cuidar, disponer, preparar. (''DRAE''). Así se define «guisado» en el ''Tesoro'': «guisado: lo adereçado, sazonado, lo que está en razón y en su punto. Desaguisado vale lo contrario.» ''(Cov.).'' </ref> de otra manera para que soliciten la atención; es lisonjera la novedad, hechiza el gusto, y con sólo variar de sainete<ref>''sainete:'' bocado exquisito, ''delicatessen''. (Véase realce 10, nota 8). Continúa Gracián con la metáfora culinaria.</ref> se renuevan los objetos, que es gran arte de agradar.
 
¡Cuántas cosas muy vulgares y ordinarias las pudo realzar a nuevas y excelentes, y las vendió a precio de gusto y de admiración! Y, al contrario, por escogidas que sean, sin este sainete no pican el gusto ni consiguen el agrado.
2425

ediciones