Diferencia entre revisiones de «El Discreto:Realce 22»

230 bytes añadidos ,  hace 16 años
sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Es también de las bellezas trascendentales a todas las acciones y empleos. Fuerte es la verdad, valiente la razón, poderosa la justicia; pero sin un buen modo todo se desluce, así como con él todo se adelanta. Cualquiera falta suple, aun las de la razón; los mismos yerros dora,<ref>Con dilogía ''hierros/yerros'' (errores): «incluso los hierros recubre de oro» y «endulza hasta los errores mismos.»</ref> las fealdades afeita,<ref>''afeita:'' «maquilla». Véase ''Covarrubias'': «afeite: el aderezo que se pone a alguna cosa para que parezca bien, y particularmente el que las mujeres se ponen en la cara, manos y pechos para parecer blancas, y rojas, aunque sean negras y descoloridas, desmintiendo a la naturaleza, y, queriendo salir con lo imposible, se pretenden mudar el pellejo.»</ref> desmiente los desaires y todo lo disimula.
 
¡Qué de materias graves e importantes se gastaron por un mal modo, y qué de ellas, ya de desahuciadas, se mejoraron y concluyeron por el bueno!
 
No basta el grande celo en un ministro, el valor en un caudillo, el saber en un docto, la potencia en un príncipe, si no lo acompaña todo esta importantísima formalidad.
 
Es político adorno de los cetros, esmalte de las coronas; antes bien, en ningún otro empleo es más urgente que en el mandar. Obliga mucho, que los superiores más recaban humanos que despóticos. Ver en un príncipe que, cediendo a la superioridad, se vale de la humanidad, obliga doblado.<ref>''doblado:'' «el doble», pero también juega con las connotaciones de «ceder», «humillarse».</ref> Primero se ha de reinar en las voluntades y después en la posibilidad. Concilia la gracia de las gentes y aun el aplauso, si no por naturaleza, por arte;, que el que lo admira no mira si es propio o si es postizo;, gózalo con aclamación.
 
Es tan útil como acepto.<ref>''acepto:'' «ser agradable y bien recibido» ''(Cov.).'' </ref> Cosas hay que valen poco por su ser y se estiman por su modo. Pudo dar novedad a lo pasado y ayudarle a volver, y aun tener vez. Si las circunstancias son a lo plático,<ref>«práctico», como es habitual. ''Cfr.'' </ref> desmienten lo cansado de lo viejo. Siempre va el gusto adelante, nunca vuelve atrás, no se ceba en lo que ya pasó, siempre pica en la novedad, pero puédesele engañar con lo flamante del modillo. Remózanse las cosas con las circunstancias y desmiéntese el asco de lo rancio y el enfado de lo repetido, que suele ser intolerable y más en imitaciones, que nunca pueden llegar ni a la sublimidad ni a la novedad del primero.
 
Vese esto más en los empleos del ingenio, que, aunque sean las cosas muy sabidas, si el modo del decirlas en el retórico y del escribirlas en el historiador fuere nuevo, las hace apetecibles.
2425

ediciones