Diferencia entre revisiones de «El signo de los cuatro: X»

sin resumen de edición
m
{{encabezado|[[El signo de los cuatro]] <br> Capítulo X - Como perecio el insular de andaman|[[Arthur Conan Doyle]]}}
 
<center>'''Capítulo X'''<br>'''Cómo pereció el insular de Andaman'''</center>
 
Fue una comida muy entretenida. Cuando quería, Holmes podía ser un magnífico conversador, y aquella noche estaba bien dispuesto. Parecía encontrarse en un estado de exaltación nerviosa. Jamás lo he visto tan brillante. Habló sobre una rápida sucesión de temas: autos sacramentales, cerámica medieval, violines Stradivarius, el budismo en Ceylán, los barcos de guerra del futuro..., tratando cada tema como si lo hubiera estudiado a fondo. Su buen humor indicaba que había superado la negra depresión de los días anteriores. Athelney Jones resultó ser un tipo muy sociable en sus horas de relajación y atacó la cena con el aire de un bon vivant. Yo, por mi parte, me sentía excitadísimo al pensar que nos acercábamos al final de nuestra empresa y se me contagió parte de la alegría de Holmes. Ninguno de los tres hizo la menor alusión durante la cena a la causa que nos había reunido.
Usuario anónimo