Diferencia entre revisiones de «El Discreto:Realce 12»

sin resumen de edición
¡Qué adorado, o de la esperanza o del temor, entra un valimiento, si él mismo no se desmintiera a la mitad de la dicción dividida!,<ref>Juega con la figura de la falsa etimología de la palabra «valimiento» (vale y miento), cuya segunda mitad desmiente el "valor" de la primera.</ref> que, aunque se varíe en privanza, no puede escapar al principio o al fin de una pronosticada infelicidad. Todos los fines son desvíos, y todos los cargos paran en cargos<ref>En el sentido de imputaciones de la justicia, de las acusaciones de murmuradores.</ref>, si no de la justicia, de la vengada murmuración. Transfórmase el contento del comenzar en muchos descontentos al acabar. Aunque no haya otro azar más que el ponerse, que aun en un sol es caer, ocasiona desvíos: oscurécese el esplendor y resfríase el afecto. Pocas veces acompaña la felicidad a los que salen, ni dura la aclamación hasta los fines; lo que se muestra de cumplida con los que vienen, de descortés con los que van.
 
Hasta las amistades se traban con el gusto y se pierden con la quiebra. Súbese volando al favor y bájase de él rodando;<ref>Hace referencia al emblema de Alciato que mostragamuestra a la Fortuna alada y sobre su rueda.</ref> y comúnmente en todos los empleos y aun estados, se suele entrar por la puerta del Contento y de la Dicha, y se sale por la del Disgusto y de la Desdicha.
 
Gala viste de extremos la Fortuna, y hace gala de igualar; los pechos cubre de blanco, y de negro las espaldas, que el no esperarlas es dar en el blanco.<ref>Significa que no hay que esperar a que la fortuna nos de la espalda, pues es mujer de dos caras que cuando viene de frente pinta de blanco y da la negra fortuna de espaldas. ''Dar en el blanco'' es estar en lo cierto.</ref> ¡Oh, gran extremo de la prudencia la atención a los extremos, al acabar bien, poniendo más la mira en la felicidad de la salida que en el aplauso de la entrada! Que no gobierna el despierto Palinuro<ref>Palinuro es en la ''Eneida'', II y VI, el piloto de la nave de Eneas.</ref> su bajel por la proa, sino por la popa; allí asiste al gobernalle<ref>''gobernalle:'' el timón.</ref> en el viaje de la vida.
2425

ediciones