Diferencia entre revisiones de «El Discreto:Realce 12»

90 bytes añadidos ,  hace 14 años
sin resumen de edición
 
 
<center>'''Carta al doctor don Juan Orencio de Lastanosa,<br> canónigo de la Santa Iglesia de Huesca,<br> singular amigo del autor'''<ref>Juan Orencio de Lastanosa era, hermano de Vincencio y, era doctor en Cánones, canónigo de la catedral y rector de la Universidad Sertoriana. También ocupó el cargo de diputado del Reino de Aragón.</ref></center>
 
<br>
Si yo creyera, a lo vulgar, que había Fortuna, también creyera, amigo canónigo y señor, que su casa era la casa con dos puertas, muy diferentes la una de la otra, y encontradas en todo; porque la una está fabricada de piedras blancas, dignas de la más dichosa urna en el mejor día, y la otra, su contraria, de piedras negras, que en su deslucimiento agüeran su infelicidad; majestuosamente alegre aquélla, y ésta lúgubremente humilde. Allí asisten el Contento, el Descanso, la Honra, la Hartura y las Riquezas, con todo género de Felicidad. Aquí la Tristeza, el Trabajo, la Hambre, el Desprecio y la Pobreza, con todo el linaje de la Desdicha. Por el tanto, la una se llama del Placer y la otra del Pesar. Todos los mortales frecuentan esta casa, y entran por una de estas dos puertas, pero es ley inviolable, y que con sumo rigor se observa, que el que entra por la una haya de salir por la otra, de modo que ninguno puede salir por la que entró, sino por la contraria: el que entró por el Placer sale siempre por el Pesar, y el que entró por el Pesar sale siempre por el Placer.
 
Desaire común es de afortunados tener muy felices las entradas y muy trágicas las salidas. El mismo aplauso de los principios hace más ruidoso el murmullo de los fines. No está el punto en el vulgar consentimiento de una entrada, que ésas todas las tienen plausibles, pero sí en el sentimiento<ref>''sentimiento:'' «dictamen, juicio u opinión que se hace de las cosas» (''Aut'')</ref> general de una salida, que son raros los deseados.
 
¡Oh, cuántos soles hemos visto entrambos nacer con risa del aurora y también nuestra, y sepultarse después con llanto del ocaso! Saludáronlos al amanecer las lisonjeras aves con sus cantos, al fin quiebros, y despidiéronlos, al ponerse, nocturnos pájaros con sus aúllos.
2425

ediciones