Diferencia entre revisiones de «Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XV (1827-1828).djvu/98»

m
Robot: Eliminando saltos innecesarios
m (Robot: Cambios triviales)
m (Robot: Eliminando saltos innecesarios)
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 6: Línea 6:
 
El poderoso estímulo para la virtud i el trabajo, son los goces que ellos mismos proporcionan con la riqueza adquirida; de suerte que si un hombre puede recojer el fruto abundante sin la mortificacion i privaciones que necesariamente demanda una virtud i trabajo constante; lo recojerá sin duda alguna sin estos afanes, i se le habrá obligado por esa misma institucion a ser vicioso i holgazan, porque su virtud i trabajo ya no tienen objeto. Por el contrario, los segundos como nada o mui poco tienen que hacer, se ven obligados a hacer dobles esfuerzos que, sin capitales, solo producen la centésima parte que con ellos debian adquirir, i he aquí consagrado por lei el aborrecimiento i la envidia contra un hermano, oríjen de su ruina, hollando todos los derechos, i contrariando el ejemplo que nos dió el mismo Dios, en la persona de su hijo Jesu Cristo; obligándolo a sacrificarse uno por muchos, como se espresa el Evanjelio, i nunca muchos por uno.
 
El poderoso estímulo para la virtud i el trabajo, son los goces que ellos mismos proporcionan con la riqueza adquirida; de suerte que si un hombre puede recojer el fruto abundante sin la mortificacion i privaciones que necesariamente demanda una virtud i trabajo constante; lo recojerá sin duda alguna sin estos afanes, i se le habrá obligado por esa misma institucion a ser vicioso i holgazan, porque su virtud i trabajo ya no tienen objeto. Por el contrario, los segundos como nada o mui poco tienen que hacer, se ven obligados a hacer dobles esfuerzos que, sin capitales, solo producen la centésima parte que con ellos debian adquirir, i he aquí consagrado por lei el aborrecimiento i la envidia contra un hermano, oríjen de su ruina, hollando todos los derechos, i contrariando el ejemplo que nos dió el mismo Dios, en la persona de su hijo Jesu Cristo; obligándolo a sacrificarse uno por muchos, como se espresa el Evanjelio, i nunca muchos por uno.
   
 
Finalmente, los grandes lejisladores Filangieri Bemthan, los grandes ministros i juristas, Campomanes, Jovellanos i Saavedra; los primeros economistas Smith, Say, Sismondi i el conde de Tracy con otros infinitos i las Cortes españolas, han demostrado evidentemente que, para fundar la libertad, la igualdad, la riqueza nacional, o lo que es lo mismo, la felicidad de los pueblos, es necesario destruir de raiz el resto de feudalismo, en los mayorazgos existentes. I sin que nos quede la menor duda, todo el mundo palpa i vé en Europa i América que los defensores únicos que tiene i debe tener la tiranía son los mayorazgos i por lo mismo, los enemigos únicos que tiene la libertad en las nuevas Repúblicas. Como tal, creemos digno de los sentimientos, luces i patriotismo de V. E., el que tome en este particular la iniciativa de reclamar para su cumplimiento la lei mas justa i benéfica que dictó el Congreso, i que no es posible sea destruida por solo cuatro hombres interesados en hacer frente a la felicidad hoi, de sus numerosos hermanos, despues del mayor número de sus hijos, i en perjuicio de toda la Nacion. Tampoco es tolerable el estanco i amortizacion de bienes nacionales que han defraudado i quitan al Erario los derechos respectivos en su calidad de inalienables. No omitiremos el enumerar el gran mal que el poder de los mayorazgos hizo a la libertad, paralizando la marcha de un {{MarcaCL|C|Congreso Constituyente|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}Congreso Constituyente, dividiéndolo, comprometiendo tal vez su augusta dignidad, dejando a la Nacion envuelta en inmensos males i al Gobierno tal vez sin facultad de remediarlos. Por tanto pues, V. E. debe, por la Nacion i por las actitudes que lo caracterizan, reclamar el cumplimiento de una lei cuya justicia i beneficencia es notoria, i la omision demasiado criminal en un jefe ilustrado, i el primer protector de las instituciones libres i de beneficencia, etc. —''José M. Bascuñan i Ovalle —{{MarcaCL|P|José Antonio Valdés Huidobro|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:José Antonio Valdés Huidobro|José Antonio Valdés]]. —Agustin Rojas. —Martin de Larrain. —{{MarcaCL|P|Juan de Dios Correa de Saa Martínez|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:Juan de Dios Correa de Saa Martínez|Juan de Dios Correa de Saa]]. —{{MarcaCL|P|José Nicolás De la Cerda de Santiago Concha|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:José Nicolás De la Cerda de Santiago Concha|José Nicolás de la Cerda]]. —{{MarcaCL|P|Pedro José Prado Jaraquemada|OK|Contexto}}[[:bcnbio:Pedro José Prado Jaraquemada|Pedro José Prado Jaraquemada]].<section end="Solicitud de los poseedores de mayorazgos" />
Finalmente, los grandes lejisladores Filangieri Bemthan, los grandes ministros i juristas, Campomanes, Jovellanos i Saavedra; los primeros economistas Smith, Say, Sismondi i el conde de Tracy con otros infinitos i las Cortes españolas, han demostrado evidentemente que, para fundar la libertad, la igualdad, la riqueza nacional, o lo que es lo mismo, la felicidad de los pueblos, es
 
necesario destruir de raiz el resto de feudalismo, en los mayorazgos existentes. I sin que nos quede la menor duda, todo el mundo palpa i vé en Europa i América que los defensores únicos que tiene i debe tener la tiranía son los mayorazgos i por lo mismo, los enemigos únicos que tiene la libertad en las nuevas Repúblicas. Como tal, creemos digno de los sentimientos, luces i patriotismo de V. E., el que tome en este particular la iniciativa de reclamar para su cumplimiento la lei mas justa i benéfica que dictó el Congreso, i que no es posible sea destruida por solo cuatro hombres interesados en hacer frente a la felicidad hoi, de sus numerosos hermanos, despues del mayor número de sus hijos, i en perjuicio de toda la Nacion. Tampoco es tolerable el estanco i amortizacion de bienes nacionales que han defraudado i quitan al Erario los derechos respectivos en su calidad de inalienables. No omitiremos el enumerar el gran mal que el poder de los mayorazgos hizo a la libertad, paralizando la marcha de un {{MarcaCL|C|Congreso Constituyente|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}Congreso Constituyente, dividiéndolo, comprometiendo tal vez su augusta dignidad, dejando a la Nacion envuelta en inmensos males i al Gobierno tal vez sin facultad de remediarlos. Por tanto pues, V. E. debe, por la Nacion i por las actitudes que lo caracterizan, reclamar el cumplimiento de una lei cuya justicia i beneficencia es notoria, i la omision demasiado criminal en un jefe ilustrado, i el primer protector de las instituciones libres i de beneficencia, etc. —''José M. Bascuñan i Ovalle —{{MarcaCL|P|José Antonio Valdés Huidobro|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:José Antonio Valdés Huidobro|José Antonio Valdés]]. —Agustin Rojas. —Martin de Larrain. —{{MarcaCL|P|Juan de Dios Correa de Saa Martínez|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:Juan de Dios Correa de Saa Martínez|Juan de Dios Correa de Saa]]. —{{MarcaCL|P|José Nicolás De la Cerda de Santiago Concha|OK|Solicitud de los poseedores de mayorazgos}}[[:bcnbio:José Nicolás De la Cerda de Santiago Concha|José Nicolás de la Cerda]]. —{{MarcaCL|P|Pedro José Prado Jaraquemada|OK|Contexto}}[[:bcnbio:Pedro José Prado Jaraquemada|Pedro José Prado Jaraquemada]].<section end="Solicitud de los poseedores de mayorazgos" />
 
   
 
{{línea|12em}}
 
{{línea|12em}}
75 099

ediciones