Diferencia entre revisiones de «Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XVII (1828-1829).djvu/372»

sin resumen de edición
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
situación lamentable en que se hallará la familia de mi hermano, privada del único apoyo con que cuenta sobre la tierra, se dignan hacerse cargo de la violencia que él mismo padecerá viéndose separado de su esposa i de sus hijos, no ya por una distancia como la que entonces los alejaba, sino por el justo temor de ser arrebatado de improviso de entre sus brazos i sumerjirla en penas mas amargas aun que las que ha sufrido hasta aquí. El ha regresado al país, arrostrando todos los peligros, por el amor irresistible de la patria i los hogares: ahora, pues, lleva en él una vida errante, sin encontrar quietud ni asilo seguro. Su familia lo ve i no puede abrazarlo; sus hijos, su esposa jimen de miseria i él no puede socorrerlos. . . ¿Permitirán los ilustres Representantes del pueblo chileno que un hijo de la Revolución, un soldado impertérrito de la libertad, apure todavía mas la copa de la amargura por un delito, si puede llamarse tal, verificado sin premeditación i consumado ántes de haber previsto ninguna de sus consecuencias? El temerlo seria inferirles un agravio imperdonable, del que dista mucho quien, alentado por una confianza sin límites, implora su gracia. —''Manuel Honorato''.
+
situacion lamentable en que se hallará la familia de mi hermano, privada del único apoyo con que cuenta sobre la tierra, se dignan hacerse cargo de la violencia que él mismo padecerá viéndose separado de su esposa i de sus hijos, no ya por una distancia como la que entonces los alejaba, sino por el justo temor de ser arrebatado de improviso de entre sus brazos i sumerjirla en penas mas amargas aun que las que ha sufrido hasta aquí. El ha regresado al país, arrostrando todos los peligros, por el amor irresistible de la patria i los hogares: ahora, pues, lleva en él una vida errante, sin encontrar quietud ni asilo seguro. Su familia lo ve i no puede abrazarlo; sus hijos, su esposa jimen de miseria i él no puede socorrerlos. . . ¿Permitirán los ilustres Representantes del pueblo chileno que un hijo de la Revolucion, un soldado impertérrito de la libertad, apure todavia mas la copa de la amargura por un delito, si puede llamarse tal, verificado sin premeditacion i consumado ántes de haber previsto ninguna de sus consecuencias? El temerlo seria inferirles un agravio imperdonable, del que dista mucho quien, alentado por una confianza sin límites, implora su gracia. —''Manuel Honorato''.
3049

ediciones