Diferencia entre revisiones de «Los sobrinos del Capitán Grant»

11 675 bytes añadidos ,  hace 10 años
(→‎Segundo Acto: edicion)
(→‎Segundo Acto: edicion)
 
¿Quiere interrogarlos vuecencia o lo hago yo?
 
 
General
 
Yo les interrogaré.
 
 
Comandante
 
Está bien, mi General.
 
 
Escolástico
 
Es un general.
 
 
Soledad
 
(¡Ay, qué general tan particular!)
 
 
General
 
Vosotros sois espías de los paraguayos.
 
 
Mochila
 
¡No es cierto!
 
 
General
 
¡Silencio, sois espías de los paraguayos enviados
para sacar los planos de nuestras fortificaciones.
Y la prueba de ello es que estábais
dibujando la vista de este fuerte.
 
 
Sir Clyron
 
Esta señorita lo copiaba para su álbum sin ninguna
mala intención.
 
 
General
 
¡Mentira!
 
 
Soledad
 
¡Qué bien educados están aquí los generales!
 
 
General
 
¿De dónde venís?
 
 
Mochila
 
De Chile.
 
 
General
 
Presentad vuestros pasaportes.
 
 
Mochila
 
Usted los tiene, Doctor.
 
 
Doctor Mirabel
 
¿Yo? ¡Ah, sí!... Pues...
(Registrando todos los bolsillos.)
(Dios mío.) Señores, siento decirlo, pero me
es imposible presentarlos.
 
 
Mochila
 
¿Cómo?
 
 
Escolástico
 
¿Por qué?
 
 
Doctor Mirabel
 
Porque no los tengo.
 
 
Mochila
 
¿Cómo es eso?
 
 
Doctor Mirabel
 
Anoche, al encender la hoguera en el camino
de Tandil, creyendo que eran papeles inútiles,
los quemé.
 
 
Mochila
 
Hombre, es usted una calamidad.
 
 
Doctor Mirabel
 
Una distracción cualquiera la tiene.
 
 
Mochila
 
Pero no cada cinco minutos.
 
 
General
 
Basta; no tienen papeles, anotadlo. Empecemos
a interrogar por las mujeres y vaya apuntando
señor secretario. ¿Su nombre?
(El COMANDANTE apunta sobre la mano izquierda
con el dedo índice de la derecha.)
 
 
Soledad
 
Soledad González.
 
 
Mochila
 
González y Grant.
 
 
Soledad
 
No, González y López.
 
 
Mochila
 
¿Pero no se apellida usted Grant?
 
 
Soledad
 
¡Ah! Sí, sí, (Ya no me acordaba.)
González y Grant y luego López.
 
 
General
 
Oculta su apellido. Anote esta
circunstancia agravante.
 
 
Soledad
 
(Me parece que lo he echado a perder.)
 
 
Mochila
 
Se ha lucido usted.
 
 
Doctor Mirabel
 
(¿Pero dónde demonios lo escribe el secretario?)
 
 
General
 
Vayan todos diciendo sus nombres, apellidos
y nacionalidades.
 
 
Miss Ketty
 
Ketty Clyron, escocesa.
 
 
Sir Clyron
 
Sir Eduardo Clyron, escocés.
 
 
Escolástico
 
Escolástico Bonete.
 
 
Soledad
 
Y Grant.
 
 
Escolástico
 
Y Grant. Natural de Ciempozuelos, provincia
de Madrid.
 
 
General
 
Basta: a ver ese otro.
(Al DOCTOR MIRABEL que está distraído.)
 
 
Mochila
 
Doctor, a usted le preguntan.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Eh! ¿A mí?
 
 
General
 
Su nombre.
 
 
Doctor Mirabel
 
Me llamo... me llamo...
 
 
General
 
Duda al contestar... Apúntelo.
 
 
Mochila
 
¿Pero hombre, es posible? ...
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Ah!, sí, Saturnino Mirabel, español.
 
 
General
 
Ya está. ¡El otro!
 
 
Doctor Mirabel
 
A usted le preguntan, señor Morral.
 
 
Mochila
 
¡Mochila!
 
 
Doctor Mirabel
 
Es verdad, hombre; usted dispense.
 
 
Mochila
 
Marcial Mochila, español y subteniente retirado.
 
 
General
 
Espere, espere un poco. El señor le ha llamado
a usted Morral.
 
 
Mochila
 
¿Y a usted qué le importa? Yo me llamo Mochila.
 
General
 
Anote que todos ocultan su apellido.
 
 
Comandante
 
Ya está.
 
 
Mochila
 
Este interrogatorio es nulo.
 
 
General
 
¡Silencio!, retirémonos a deliberar.
(Se retiran el GENERAL, el COMANDANTE y el
SARGENTO a un extremo de la escena.)
 
 
Mochila
 
(Al DOCTOR MIRABEL.)
Por culpa de ustedes vamos a tener un disgusto, nos van a tener presos aquí sabe Dios
cuánto tiempo.
 
 
Sir Clyron
 
Mí reclamar al cónsul inglés.
 
 
Escolástico
 
Y si no nos tratan mal, descansaremos de las
fatigas del viaje, que bien lo necesitamos.
 
 
Soledad
 
¡Ya lo creo!
 
 
Miss Ketty
 
Yo copiaré esta vista pintoresca.
 
 
Soledad
 
Pero, señora, después de lo que nos pasa ¿todavía
quiere usted meterse en dibujos?
 
 
General
 
Es necesario hacer un escarmiento.
 
 
Comandante
 
Son extranjeros y habrá reclamaciones.
 
 
General
 
No nos importa nada. En cuanto que yo me
marche, usted cumpla con su deber.
 
 
Comandante
 
Como guste vuecencia.
 
 
General
 
(Adelantándose hacia los prisioneros.)
El consejo de guerra, en vista de que estáis
convictos y confesos de ser espías de los paraguayos,
os condena a ser inmediatamente
pasados por las armas.
 
 
Escolástico
 
¡Qué horror!
 
 
Soledad
 
¡Dios mío!
 
 
Mochila
 
¡Qué barbaridad!
 
 
Comandante
 
(A SOLEDAD en voz baja.)
No tengáis cuidado ninguno.
 
 
Soledad
 
(A ESCOLÁSTICO.)
Que no tengamos cuidado.
 
 
Escolástico
 
(A MOCHILA.)
Que estemos sin cuidado.
 
 
Mochila
 
(A SIR CLYRON.)
Que no hay cuidado.
 
 
Sir Clyron
 
(Al DOCTOR MIRABEL.)
Que no haber cuidado.
 
 
Doctor Mirabel
 
(Al GENERAL que está su lado.)
Que no hay cuidado.
 
 
General
 
¿Eh?
 
 
Doctor Mirabel
 
Nada, hombre, nada.
 
 
General
 
Señor Comandante, que se cumpla la sentencia.
Yo presenciaré la ejecución desde aquella
altura.
 
 
(Saliendo hacia afuera.)
 
 
Comandante
 
Así será, mi General.
 
 
Soledad
 
¡Virgen de la Paloma!
 
 
Mochila
 
¡Pero hombre! Esto no puede tolerarse.
 
 
Sir Clyron
 
Esto es una barbaridad.
 
 
Comandante
 
Presenten armas.
 
 
(Baten marcha. Vase el GENERAL.)
 
 
'''Música (N.º 16)'''
'''Mutis del General'''
 
 
''Escena XVI''
 
 
(Dichos menos el GENERAL.)
 
 
Comandante
 
No tengan ustedes cuidado, señores, su excelencia
es un salvaje.
 
 
Todos
 
¡Amigo mío!
 
 
(TODOS van a dirigirse a él mostrándole reconocimiento.
Él los separa.)
 
 
Comandante
 
Alto, que puede vernos el General. Yo, en
cumplimiento de mi deber, y por precaución
además, pues él quiere presenciarlo, me encuentro
en la dura necesidad de fusilarlos a
ustedes.
 
 
Escolástico
 
¡Cómo!
 
 
Soledad
 
¿Eh?
 
 
Sir Clyron
 
¿Qué dice este hombre?
 
 
Comandante
 
Pero los fusilaré con pólvora sola.
 
 
Todos
 
¡Ah!
 
 
Mochila
 
Usted falta a su deber, señor Comandante, y
a la ordenanza y a la disciplina; un superior
se lo ha mandado, y usté debía fusilarnos de
veras.
 
 
Comandante
 
Si tiene usted gusto en ello...
 
 
Escolástico
 
¡No!
 
 
Soledad
 
¡Por Dios!
 
 
Sir Clyron
 
No le haga usted caso.
 
 
Doctor Mirabel
 
Pero hombre, ¿usted se ha vuelto loco?
 
 
Mochila
 
¡No puedo tolerar que se falte a la disciplina!
 
 
Comandante
 
(A los SOLDADOS.)
A ver, cargad los fusiles con pólvora sola.
 
 
Escolástico
 
Tenga usted cuidado, no vayan distraídos a
meter una bala y nos diviertan.
 
 
Comandante
 
No hay cuidado. En cuanto oigan ustedes el
disparo, a tierra todos.
 
 
Soledad
 
Yo no tendré que tirarme; me caeré del susto.
 
 
Comandante
 
EI General nos está mirando.
 
 
Soledad
 
¡Qué bruto!
 
 
Comandante
 
Señores, colocaos ahí enfrente.
 
(Se colocan de pie y en fila a un extremo del escenario.
Los SOLDADOS al otro.)
 
 
Soledad
 
Diga usté, ¿no sería mejor que apuntaran al
otro lado por si acaso?
 
 
(Se vuelven todos de espaldas menos MOCHILA,
que se abre la casaca presentando el pecho en actitud
bizarra.)
 
 
Comandante
 
Silencio, o los fusilo de veras. ¡Preparen,
apunten, fuego!
 
 
Soledad
 
¡Ay!
(Disparan. Caen a tierra TODOS excepto el DOCTOR
MIRABEL.)
 
 
Comandante
 
¡A tierra! ¡A tierra! ¡A tierra!
 
 
Doctor Mirabel
 
Es verdad, ya no me acordaba.
(Se echa en el suelo.)
 
 
Comandante
 
Quieto todo el mundo.
(Mira hacia donde se supone que está el GENERAL.)
El General se pone en marcha.
Ya desaparece detrás del cerro.
Podéis levantaros y marchar
inmediatamente.
 
(Se levantan.)
 
 
Todos
 
¡Gracias!
 
 
Doctor Mirabel
 
Mil gracias, amigo mío.
 
 
Comandante
 
Andando, andando pronto y tomen ustedes el
camino contrario al que lleva su excelencia.
 
 
Doctor Mirabel
 
Precisamente es el nuestro.
 
 
Comandante
 
Oigan ustedes. Si los vuelvo a ver por estos
alrededores, los fusilo.
 
 
Escolástico
 
Descuide usted, que no volveremos.
 
 
Mochila
 
Muchas gracias; pero conste que debía usted
habernos fusilarnos.
 
(Vanse.)
 
 
Comandante
 
(Al DOCTOR MIRABEL que se va en dirección contraria.)
¿A dónde va usted?
 
 
Doctor Mirabel
 
A seguir el paralelo treinta y siete.
 
 
Comandante
 
¿Dirección este u oeste?
 
 
Doctor Mirabel
 
Este.
 
 
Comandante
 
(Señalando.)
Pues éste es el Este.
 
(Entra MOCHILA.)
 
 
Mochila
 
¡Doctor!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Ah! sí, tiene usted razón. Me había distraído,
usted dispense.
 
 
(Suena un trueno.)
 
 
Mochila
 
¡Vaya, ahora se nos pone a llover…!
 
 
Doctor Mirabel
 
¿Eso? Eso son cuatro gotas pasajeras. En esta
época del año el promedio pluviométrico de
la Pampa Argentina es de medio litro por metro
cuadrado al mes.
 
 
Mochila
 
Luego me lo cuenta…
 
 
Comandante y Coro
 
¡Flanco izquierdo, paso regular, marchen!
 
 
'''Música (N.º 17)'''
'''Mutis de los Soldados'''
 
 
Comandante y Coro
 
Marchemos de frente, etc.
 
 
Mutación
 
 
''Cuadro Octavo''
''«Vida de pájaros»''
 
 
País inundado. Un ombú gigantesco en primer término.
TODOS los viajeros subidos en las ramas.
 
 
''Escena XIX''
 
(SIR CLYRON, MISS KETTY, SOLEDAD, ESCOLÁSTICO,
el DOCTOR MIRABEL y MOCHILA.)
 
 
Mochila
 
Me parece que el agua ha dejado de subir.
 
 
Soledad
 
Dichosa inundación; esto es el Diluvio.
 
 
Escolástico
 
Sin arca.
 
 
Sir Clyron
 
Y sin Noé.
 
 
Mochila
 
Gracias que nos ha sorprendido cerca de estos
árboles.
 
 
Escolástico
 
¿Y qué río será este que ha salido de madre?
 
 
Sir Clyron
 
Este haberse salido de toda la familia.
 
 
Mochila
 
Doctor, ¿qué río es este?
 
 
Doctor Mirabel
 
Déjenme ustedes, déjenme ustedes,
por Dios.
(Está leyendo un papel.)
 
 
Mochila
 
Este hombre está muy preocupado.
 
 
Escolástico
 
¿Y qué vamos a hacer si esto dura mucho?
 
 
Mochila
 
Esperar a que baje el agua.
 
 
Soledad
 
¡Sí, pues ya baja!
 
 
Escolástico
 
No te apures, haremos vida de pájaros.
 
 
Soledad
 
¡No estás tú mal pájaro!
 
 
Escolástico
 
Viviremos en un nido.
 
 
Soledad
 
Sí, y nos moriremos de hambre.
 
 
Sir Clyron
 
Y de sed.
 
 
Soledad
 
Hombre, eso no, lo que es por falta de
agua...
 
 
Sir Clyron
 
Mí morir por falta de vino.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Señores! ¡Ay!
(Bajando de la rama superior.)
 
 
Mochila
 
¿Qué es eso?
 
 
Sir Clyron
 
¿Qué pasa?
 
 
Doctor Mirabel
 
Por poco me caigo al agua. Señores, tengo
que decir a ustedes una cosa horrible.
 
 
Soledad
 
¡Dios mío!
 
 
Mochila
 
¿Qué es ello? ¡Pronto!
 
 
Doctor Mirabel
 
Que todo nuestro viaje ha sido inútil, que el
documento no está bien traducido.
 
 
Mochila
 
¡Rayos con el hombre!
 
 
Doctor Mirabel
 
El Capitán Grant no está en las Pampas, y no
estando aquí ni en la costa, no está en América.
 
 
Escolástico
 
¡Es posible!
 
 
Doctor Mirabel
 
Y el documento dice bien claro dónde está.
 
 
Mochila
 
¿Dónde?
 
 
Doctor Mirabel
 
En la Australia.
 
 
Mochila
 
¡Cómo!
 
 
Doctor Mirabel
 
Lo dice terminantemente y no lo hemos visto
hasta ahora! ¡Austral... Australia!
 
 
Mochila
 
Puede que tenga razón.
 
 
Doctor Mirabel
 
Es evidente.
 
 
Mochila
 
Iremos a buscarle donde se halle.
(Saltando a otra rama.)
 
 
Soledad
 
Me parece que como no venga
a buscarnos a nosotros.
 
 
Sir Clyron
 
Iremos.
(Trueno lejano.)
¡Un trueno!
 
 
Mochila
 
Eso me ha parecido a mí.
 
 
Doctor Mirabel
 
Pues si arrecia la tempestad, somos perdidos.
Este es el árbol más alto, y aquí vendrán a parar
todos los rayos.
 
 
Soledad
 
Valiente consuelo.
 
 
'''Música (N.º 17)'''
'''Tempestad y Final'''
'''del Segundo Acto'''
 
 
Mochila
 
¡Rayos y centellas!
 
 
Soledad
 
No nombre usted la soga en casa del ahorcado.
(Trueno.)
¡Santa Bárbara bendita!
 
 
Mochila
 
Nadie se acuerda de Santa Bárbara
hasta que truena.
 
 
Todos
 
¡Ah!
 
 
(Estampido. Se acurrucan en el centro del árbol, cae
el rayo y empieza a arder una rama del ombú.)
 
 
Miss Ketty
 
¡Fuego en el árbol!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Vamos a morir abrasados!
 
 
Escolástico
 
¡No! ¡Al agua!
 
 
(Se dispone a deslizarse, cuando aparecen los caimanes.)
 
 
Todos
 
¡Al agua!
 
 
Escolástico
 
¡Los caimanes, los caimanes!
 
 
Todos
 
¡Ah!
 
 
(Los caimanes rodean el árbol, queriendo trepar por
el tronco. TODOS los personajes, aterrados, se colocan
agrupados en el centro. En este momento el ombú vacila
y se inclina hacia el agua. Telón rápido.)
 
 
Fin del Segundo Acto
Usuario anónimo