Diferencia entre revisiones de «Los sobrinos del Capitán Grant»

10 100 bytes añadidos ,  hace 10 años
(→‎Segundo Acto: edicion)
(→‎Segundo Acto: edicion)
 
A esta mujer todo le parece delicioso. ¡Ay,
Mochila!
(Reparando en él.)
 
 
Escolástico
Mochila!
 
(Se acerca a MOCHILA que se levanta y le da un
(Reparando en él.)
golpe.)
¡Si estará muerto! ¡Ay!
 
 
Mochila
 
¡Rayos y centellas! Debo haberme roto cincuenta
y siete costillas.
 
 
Patagón
 
Contemplad las llanuras argentinas. Hemos
descendido desde la cumbre al valle sin sentirlo.
 
 
Mochila
 
No, ¡lo que es eso de no sentirlo! ¡Ay!
 
 
Escolástico
 
¡Valiente terremoto!
 
 
Soledad
 
Ni el de Doña Martinica, que vi yo representar
en el ''Café del Sur''.
 
 
Mochila
 
¿Y el Doctor Mirabel?
 
 
Escolástico
 
Es verdad. ¿Dónde está el Doctor?
 
 
Soledad
 
¡El Doctor se ha perdido!
 
 
Todos
 
(Gritando.)
¡Doctor! ¡Doctor!
 
 
Miss Ketty
 
Lo habrá aplastado alguna peña.
 
 
Soledad
 
¡Y con qué tranquilidad lo dice!
 
 
Escolástico
 
¡Si nosotros estamos aquí de milagro!
 
 
Sir Clyron
 
Es necesario buscarlo, no podemos irnos sin él.
 
 
Mochila
 
¡Pues es claro, hombre, qué hemos de irnos!
 
 
Escolástico
 
Sepamos al menos si efectivamente ha perecido
en el descenso. Veamos por estos alrededores.
 
 
Todos
 
¡Doctor! ¡Doctor!
 
 
Soledad
 
(Mirando al cielo hacia la derecha.)
¿Qué es aquéllo?
 
 
Patagón
 
¡El cóndor! ¡el que yo persigo hace tres días!
(Se le ve cruzar por el aire.)
 
 
Mochila
 
¡Ya se ocultó detrás de las rocas!
 
 
Soledad
 
Vuelve a salir. ¿Qué es lo que lleva entre las
garras? ¡Ah!
 
 
Mochila
 
¡El cuerpo del Doctor!
 
 
Soledad
 
¡Muerto sin duda!
 
(Aparece el cóndor a la vista del público, llevando
entre las garras la contrafigura del DOCTOR MIRABEL.
Aletea saliendo.)
 
 
Patagón
 
No se llevará la presa.
 
 
(Monta el fusil, apunta y dispara. Música en la orquesta
hasta el fin del cuadro. El cóndor da vueltas
y sin soltar la presa, cae detrás de los árboles.)
 
 
'''Música (N.º 13)'''
'''Muerte del Cóndor'''
'''y Coro de Soldados'''
 
 
Todos
 
¡Ah
 
 
Mochila
 
¡Veamos dónde ha caído!
 
 
Todos
 
¡Vamos allá!
 
 
Soledad
 
Yo no tengo valor para verlo.
 
(Cuando van a salir aparece el DOCTOR MIRABEL.)
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Compañeros!
 
 
Mochila
 
¡Él!
 
 
Todos
 
¡Vivo!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Vivo y sano! Las alas de ese pajarraco me han
servido de paracaídas.
 
 
Todos
 
¡Doctor! ¡Doctor!
 
 
(Se abrazan con grandes muestras de cariño.)
 
 
Mutación
 
 
''Cuadro Séptimo''
''«¡Cuatro tiros!»''
 
 
Exterior de un fuerte militar.
 
 
''Escena XIV''
 
 
(Suena una corneta tocando llamada. Después un
tambor; luego aparecen por la izquierda los SOLDADOS
con el COMANDANTE al frente, cuatro
TAMBORES y un CORNETA de órdenes. El COMANDANTE,
Coro de SOLDADOS. Éstos visten solamente
una camisa rayada sujeta por un cinturón
de cuero, del cual pende un sable. Vienen armados
con fusiles.)
 
 
Coro
 
Marchemos de frente
 
con aire marcial
 
al son de la caja
 
llevando el compás.
 
Y así, cuando llegue,
 
verá el General,
 
habéis aprendido
 
lo más principal.
 
Con brío y soltura
 
los brazos moved,
 
mirando de frente
 
con noble altivez.
 
Marchemos con fuerza
 
fijando los pies,
 
que nuestros zapatos
 
no se han de romper.
 
 
'''Hablado'''
 
 
(Después de hacer algunos ejercicios a la voz de
mando del COMANDANTE, con la menor precisión
posible, descansan armas con toda desigualdad.)
 
 
Comandante
 
(Vamos, no ha salido tan mal como otras veces.)
Soldados; ya sabéis que nuestra amada
República se halla en guerra con el Paraguay,
y ésta es la causa de que os instruya en el
manejo de las armas con toda precipitación
desde hace tres años, por si fuera preciso defender
este fuerte contra los enemigos. Hoy
aguardamos la visita del General, que viene a
ponerse al frente del cuerpo de ejército a que
pertenecemos, y espero que en su presencia
os luciréis como lo habéis hecho en la mía. El
General es muy bruto (con perdón sea dicho
y sin ofenderle) y sería capaz de arrimar una
paliza al que se descuidara en el cumplimiento
de su deber. Conque mucho ojo, y en cuanto
aparezca, gritad todos el viva que os he enseñado.
¡Viva el General Archiparraguirreberrigorrigurrea!
¡Y vaya un viva dificultoso!
 
 
''Escena XV''
 
 
(Dichos, un SOLDADO, luego SIR CLYRON, MISS
KETTY, ESCOLÁSTICO, MOCHILA, el DOCTOR
MIRABEL y SOLEDAD.)
 
 
Soldado
 
¡Mi Comandante!
 
 
Comandante
 
¿Qué ocurre?
 
 
Soldado
 
Los centinelas avanzados acaban de sorprender
a unos extranjeros que deben ser espías
de los paraguayos, porque estaban sacando los
planos de las fortificaciones.
 
 
Comandante
 
Que me los traigan inmediatamente.
 
 
Soldado
 
Aquí los conducen con todas las precauciones
necesarias.
 
 
(Entre dos SOLDADOS entran con los ojos vendados
los personajes indicados antes, cogidos unos a otros
por los faldones o las faldas. El último el DOCTOR
MIRABEL.)
 
 
Comandante
 
¡Alto!
(Se detienen. El DOCTOR MIRABEL suelta el faldón
de MOCHILA al que viene agarrado. Todos van
a quitarse la venda.)
Al que se quite la venda le pego un tirito.
 
 
Escolástico
 
¿Qué irán a hacer con nosotros?
 
 
Soledad
 
Alguna barbaridad.
 
 
Mochila
 
¡Esto es un abuso; detener a unos viajeros pacíficos!...
 
 
Comandante
 
¡Silencio!
(Suena una corneta.)
¡EI General se acerca! Conducidlos al fuerte y
después se resolverá.
 
 
Soldado
 
¡Andando!
 
 
Mochila
 
¡Rayos y centellas! Yo protesto contra esta detención.
(Se los llevan. El DOCTOR MIRABEL se agarra a
las faldas del COMANDANTE que es quien tiene
más cerca, y cuando éste echa a andar va tras él.)
 
 
Comandante
 
¿Qué es esto? ¡Suelte usted!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Ay!, usted dispense, creí que era otro.
 
 
Comandante
 
¡Llevaos este hombre!
 
(Le coge un SOLDADO.)
 
 
Doctor Mirabel
 
Pues, señor, hasta con los ojos vendados he de
cometer torpezas.
 
(Vanse.)
 
 
''Escena XVI''
 
 
(Dichos, a poco el GENERAL, que viste casaca azul
con bordados y trae los faldones de la camisa por
fuera, faja, banda y sombrero de tres picos con plumas.)
 
 
Comandante
 
¡Batán marcha! ¡Presenten armas!
 
 
'''Música (N.º 14)'''
'''Pasodoble de los'''
'''Gauchos'''
 
 
(Aparece el GENERAL.)
 
 
Coro
 
Viva el general
 
Archiparraguirreberrigorrigurrea!
 
¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
 
¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
 
¡Viva! Bien venido sea.
 
Viva el general Archiparraguirre, etc.
 
 
'''Hablado'''
 
 
General
 
Basta, basta ya de vivas,
 
que me voy cargando yo,
 
y veamos cómo marcha
 
esta gente en la instrucción.
 
 
Comandante
 
(¡Dios nos coja confesados!)
 
 
General
 
Que maniobren a mi voz.
 
 
Comandante
 
Va a mandaros su excelencia;
 
mucho oído y atención.
 
(Marcha durante la cual los SOLDADOS, a la voz
del GENERAL que manda lo que juzgue oportuno
el director de escena, ejecutan varios movimientos,
siempre mal, y acabando a la voz de «descansen»
por descansar armas con la menor precisión posible.
El GENERAL se vuelve irritado hacia el COMANDANTE.)
 
Esta vez les ha salido
 
un poquito desigual.
 
 
General
 
¿Y es usted quien los instruye?
 
(El COMANDANTE se queda cabizbajo.)
 
¡Es usted un animal!
 
De los gauchos de mi escolta
 
pueden éstos aprender;
 
los soldados que yo instruyo
 
al momento vais a ver.
 
(Vase hacia el sitio por donde salió y grita.)
 
¡Firmes! ¡De frente!
 
¡Paso redoblado, marchen!
 
 
'''Música. (N.º 15)'''
'''Gran marcha.'''
 
 
(Salen los GAUCHOS y maniobran
con la mayor precisión y exactitud. Al último
acorde decantan armas con toda precisión.)
 
¡Al hombro, flanco derecho! ¡Marchen!
 
(Los GAUCHOS salen de escena.)
 
 
'''Hablado'''
 
 
General
 
Debíais estar muertos de vergüenza. Ahí tenéis
unos soldados, unos verdaderos soldados,
y no vosotros, adoquines. En castigo de
vuestra torpeza os condeno a veinticinco palos
por barba.
 
 
Comandante
 
Dad las gracias al General porque se contenta
con veinticinco.
 
 
Todos
 
Muchas gracias.
 
 
General
 
¿Me tenéis preparado alojamiento en el fuerte?
 
 
Comandante
 
Sí, señor.
 
 
General
 
Está bien: lo ocuparé desde mañana; tengo
que marchar inmediatamente. ¿No ocurre
por aquí ninguna novedad?
 
 
Comandante
 
Ninguna. Digo, sí, una ocurre.
 
 
General
 
¿En qué quedamos?
 
 
Comandante
 
Dispense vuecencia, quedamos en que hay
una novedad.
 
 
General
 
¿Cuál?
 
 
Comandante
 
Tengo presos a seis extranjeros que sospecho
sean espías de los paraguayos. Estaban copiando
el exterior del fuerte.
 
 
General
 
¿Y no se les ha juzgado todavía?
 
 
Comandante
 
Acababan de ser cogidos cuando llegó su excelencia.
 
 
General
 
Que se presenten al momento. A juzgarles
en el acto. Que se constituya el consejo de
guerra; yo lo presidiré. Que traigan a esos extranjeros.
 
(Sale un CABO.)
 
A ver, uno que sepa escribir para que haga de
secretario: tres pasos al frente.
 
(TODOS permanecen quietos.)
 
¿Ninguno de vosotros sabe escribir?
 
 
Todos
 
No, señor.
 
 
General
 
Valientes sinvergüenzas: en ese caso servirá
usted de secretario, señor comandante.
 
 
Comandante
 
Mi general...
 
 
General
 
¿Qué?
 
 
Comandante
 
Que no sé escribir tampoco.
 
 
General
 
¡Está bien!
 
 
Comandante
 
Yo lo siento, porque tendrá que molestarse
vuecencia.
 
 
General
 
¿Yo? Pues si yo supiera escribir, no molestaría
a nadie. De todos modos usté es el secretario
y lo apuntará todo.
 
 
Comandante
 
Está bien, lo apuntaré. (¿Cómo lo apuntaré?)
 
 
''Escena XVI''
 
 
(Dichos, SIR CLYRON, MISS KETTY, SOLEDAD,
DOCTOR MIRABEL, ESCOLÁSTICO y MOCHILA,
aún con las vendas y conducidos por cuatro
SOLDADOS.)
 
 
Soledad
 
Seguimos jugando a la gallina ciega.
 
 
Comandante
 
¡Alto!
 
 
General
 
Podéis descubriros.
 
(Se quitan la venda.)
 
 
Mochila
 
¡Rayos y truenos! Ya me iba yo cargando.
 
 
Soledad
 
¡Ay, qué soldados tan indecentes!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Tendrá que ver este ejército en un día de
viento!
 
 
Mochila
 
Conste que protestamos enérgicamente contra
esta detención injustificada y que somos
unos viajeros pacíficos.
 
 
General
 
¡Silencio!
 
 
Doctor Mirabel
 
Yo suplico a ustedes que me devuelvan los
instrumentos de que me han despojado sin
razón ni motivo.
 
 
General
 
Silencio, repito. Estáis delante del consejo de
guerra que va a juzgaros como espías enviados
por la República del Paraguay.
 
 
Soledad
 
¡Jesús!
 
 
Escolástico
 
¡Qué barbaridad!
 
 
Mochila
 
Hombre, no sé cómo me contengo.
 
 
General
 
Os mando por tercera vez que calléis.
 
 
Soledad
 
Ya nos apeó el tratamiento. ¡Qué francote es
este tío!
 
 
Comandante
 
¿Quiere interrogarlos vuecencia o lo hago yo?
Usuario anónimo