Diferencia entre revisiones de «Los sobrinos del Capitán Grant»

30 719 bytes añadidos ,  hace 10 años
edicion
(edicion)
 
(edicion)
 
(Leyendo los papeles como si deletreara.)
 
Sin… esp… arroj…
 
Est… doc… al ma…
 
Tres siete y…
 
Once… min… lat…
 
El siete jun…
 
gantín veló…
 
Sant… zozo… en…
 
Cost… de la gon…
 
El hemisfe…
 
Tral… tres mari…
 
Capitán G…
 
Abord… conti…
 
Donde celand…
 
ser pri… de los…
 
cruel indi…
 
si no… ge… os.
 
Qui… mos… halla…
 
un tes… menso.
 
Repart… con el…
 
que ven… sal… nos.
 
 
Mochila
 
Ni uno solo entiende,
 
y eso se comprende,
 
lo que esas palabras
 
quieren expresar.
 
Yo las he juntado,
 
las he completado,
 
y hasta lo borrado
 
pude adivinar.
 
Yo lo he traducido
 
y sé su sentido,
 
me costó trabajo
 
pero lo logré.
 
Tengo gran talento
 
y ese documento,
 
dentro de un momento,
 
yo os explicaré.
 
 
'''Hablado'''
 
 
Mochila
 
¿No lo han comprendido ustedes?
 
 
Vecino 1.º
 
Ni jota.
 
 
Vecino 2.º
 
Ni una palabra.
 
 
Mochila
 
Pues bien, repito lo dicho: al que por medio
duro quiera ser accionista de mi negocio, le
explicaré el contenido de ese misterioso documento.
 
 
Vecina 1.ª
 
¿Medio duro, eh?
 
 
Vecina 2.ª
 
¿Nada más que medio duro?
 
 
Vecino 1.º
 
Él será loco, pero tonto no es.
 
 
Vecina 1.ª
 
Bonita manera de sacar diez reales a cada
quisque.
 
 
Vecino 1.º
 
¡El demonio del loco!
 
 
Mochila
 
¿Quién ha dicho que estoy loco? Al que lo
piense siquiera le pego un sablazo.
 
(Sacando la espada.)
 
 
Mujeres
 
¡Ay!
 
(Echan a correr.)
 
 
Vecino 1.º
 
¡Se pone furioso! Lo mejor es dejarle.
 
(Los HOMBRES se retiran también.)
 
 
Portera
 
¡Cuando yo decía que estaba chiflao!
 
(Se mete en la portería.)
 
 
''Escena IX''
 
 
(MOCHILA y SOLEDAD, que se ha quedado atemorizada
junto a la puerta de la izquierda.)
 
 
Soledad
 
¡Pobre hombre!
 
 
Mochila
 
(Paseando muy agitado.)
 
¡Truenos y centellas!Toda lo gente cree que estoy loco. Esto es
cosa para volverse de remate.
 
 
Soledad
 
(¡Me da lástima! Voy a darle medio duro a ver
si se calma un poco.) ¡Caballero!
 
 
Mochila
 
¿Qué hay?
 
 
Soledad
 
Hágame usted el favor de tomar estos diez
reales; yo quiero ser accionista de ese negocio.
 
 
Mochila
 
¡Usted!
 
 
Soledad
 
Sí, señor.
 
 
Mochila
 
Gracias a Dios que encuentro una persona
con sentido común.
 
(Yendo a abrazarla. Ella retrocede.)
 
 
Soledad
 
Tome usted.
 
 
Mochila
 
No, señora; no los tomo. Yo no pienso coger
el dinero hasta reunir el número suficiente de
accionistas. Dos mil nada más.
 
 
Soledad
 
¡Es una friolera!
 
 
Mochila
 
Pero ya que usted se fía de mí, y no sospecha
como esa gente que estoy loco, voy a explicarle
el caso en breves palabras.
 
 
Soledad
 
Ya le oigo a usted.
 
 
Mochila
 
Este canuto encontrado por mí tan casualmente
en el vientre del besugo...
 
 
Soledad
 
(¡Pobrecito!)
 
 
Mochila
 
Fue sin duda alguna arrojado al mar por unos
náufragos, como se comprende por la traducción
del documento, que me ha costado cuatro
meses de ímprobo trabajo.
 
 
Soledad
 
¡Ya lo creo!
 
 
Mochila
 
He completado las palabras borradas en el
papel por la humedad, y estoy segurísimo de
que el documento decía lo siguiente... Vaya
usted completando las medias palabras que he
copiado en estos papeles.
 
(Por el que SOLEDAD tiene en la mano. SOLEDAD
escucha con atención mirando el papel, como si
completase las palabras.)
 
«Sin esperanza arrojamos este documento al
mar, a los treinta y siete grados y once minutos
de latitud. El siete de Junio, el bergantín
El Veloz “de Santander” zozobró en las costas
de la Patagonia, en el Hemisferio Austral.»
¿Se va usted enterando?
 
 
Soledad
 
Sí, señor, sí.
 
 
Mochila
 
«Tres marineros y el Capitán G... abordaron
el continente donde recelan ser prisioneros
de los crueles indios, si no los protege Dios.»
¡Me parece que está bien claro!
 
 
Soledad
 
¡Vaya si lo está!
 
 
Mochila
 
Ahora viene lo gordo.
«Aquí hemos hallado un tesoro inmenso, que
repartiremos con el que venga a salvarnos.»
 
 
Soledad
 
¡Un tesoro!
 
 
Mochila
 
Inmenso. Y que no hay duda, fíjese usted bien.
«Qui… mos halla… », aquí hemos hallado,
«Un tes… menso», un tesoro inmenso, «Repart…
con… el… », y repartiremos con
el, «que ven… », que venga, «sal… nos», a
salvarnos.¿Eh? ¿Qué tal, estoy loco?
 
 
Soledad
(Rematado el pobrecito.) ¡Ca! No señor.
 
 
Mochila
Pues bien, así que tuve la seguridad de que la
traducción del documento era exacta, averigüé
que en la matrícula de Santander había
efectivamente un bergantín llamado El Veloz,
que salió del Callao el treinta de mayo último,
y que ocho días después debió perderse en las
costas de la Patagonia, puesto que no se ha
vuelto a tener noticias suyas.
 
 
Soledad
 
¡De veras!
 
 
Mochila
 
Como usted lo oye. Supe el nombre de su capitán,
el Capitán Grant.
 
 
Soledad
 
¿El Capitán Grant?
 
 
Mochila
 
El mismo.
 
 
Soledad
 
(¡Querrá decir el Gran Capitán! El infeliz
trastorna las palabras.)
 
 
Mochila
 
¿Le conoce usted acaso?
 
 
Soledad
 
¡Pues ya lo creo! (¡Le seguiré la manía!)
 
 
Mochila
 
¡Es posible! ¿Es acaso pariente de usted?
 
 
Soledad
 
Tío.
 
 
Mochila
 
¡Tío! ¡Es usted su sobrina!
 
 
Soledad
 
Naturalmente.
 
 
Mochila
 
¿E ignoraba que había naufragado?
 
 
Soledad
 
Sí, señor.
 
 
Mochila
 
¿Y los demás parientes dónde andan, quiénes
son?
 
 
Soledad
 
No tengo ninguno.
 
 
Mochila
 
Ahora comprendo por qué no se ha presentado
nadie. ¿De modo que es usted sola en el
mundo?
 
 
Soledad
 
Sola.
 
 
Mochila
 
¿Y no tenía usted más amparo que su tío?
 
 
Soledad
 
No tenía otro amparo.
 
 
Mochila
 
Pues bien, ya que, gracias a mí, sabemos su
paradero, unamos nuestros esfuerzos para ir
en su busca.
 
 
Soledad
 
¿A dónde?
 
 
Mochila
 
¡A la Patagonia!
 
 
Soledad
 
(¡Uy! ¡Cómo se extravía!)
 
 
Mochila
 
Ahora sepa usted los sacrificios que llevo hechos
para salvar a esos desgraciados náufragos.
Yo me he empeñado más de lo que estaba, poniendo en todos los periódicos este anuncio:
 
(Sacando un periódico.)
 
«Las personas interesadas en saber el paradero
del bergantín El Veloz, de Santander, mandado
por el Capitán Grant, pueden dirigirse
a don Marcial Mochila, Tabernillas, setenta y
cuatro, principal interior, Madrid». A pesar
de esto, no se ha presentado nadie.
 
 
Soledad
 
(Lo comprendo.)
 
 
Mochila
 
En vista de lo cual, dije: este hombre no tiene
parientes; según el documento, es dueño de
un inmenso tesoro, que repartirá con el que
vaya a buscarle... Pues yo seré quien vaya.
 
 
Soledad
 
Muy bien pensado, debe usted ir.
 
''Escena X''
 
 
(Dichos, la PORTERA, que viene apresuradamente.)
 
 
Portera
 
¡Señor Mochila!
 
 
Mochila
 
¿Qué hay?
 
 
Portera
 
Un caballero que parece inglés, se empeña en
verle a usted sin remedio.
 
 
Mochila
 
¡Un inglés! ¡Si pasa lo divido!...
 
(Sacando el sable.)
 
 
Portera
 
Éste es inglés de Inglaterra.
 
 
Mochila
 
¡Ah! (Allí no tengo ninguno).
 
 
Portera
 
Pero como usted me dio esa orden para todos...
 
 
Mochila
 
Que pase.
 
 
Portera
 
(Yendo al foro.)
 
Caballero, pase usted. Aquí
está el señor de Mochila.
 
 
''Escena XI''
 
 
(Dichos, SIR CLYRON y MISS KETTY. SIR
CLYRON, desde que entra en el patio, y durante
toda la escena, olfatea de vez en cuando marcadamente.)
 
 
Mochila
 
¡Un extranjero!
 
 
Sir Clyron
 
¡Mi general!
 
(Saludándole.)
 
 
Mochila
 
Gracias. ¿Qué deseaba usted?
 
 
Sir Clyron
 
¿Osté ser la personamienta que dice este
anuncio?
 
(Presentándole el periódico.)
 
 
Mochila
 
¡El mío! Sí, señor.
 
 
Soledad
 
(¿Qué será esto?)
 
(Deteniéndose cuando se va a marchar.)
 
 
Sir Clyron
 
¡E osted saber la paradera del Capitán Grant!
 
 
Soledad
 
¿Eh?
 
 
Mochila
 
Sí, señor, sé su paradero a punto fijo. ¿Usted
conoce al Capitán?
 
 
Sir Clyron
 
Ser moy amigo.
 
Soledad
 
(¡Caramba! ¿Si no estará loco este hombre?)
 
 
Mochila
 
¡Muy amigo!
 
 
Sir Clyron
 
Mí deberle la vida. El salvarnos a mí e a mi
sobrina (Señalando a MISS KETTY.) en un naufragio.
 
 
Soledad
 
(¿Será posible?...)
 
 
Miss Ketty
 
¡Oh!
 
 
Sir Clyron
 
Él sacarnos del mar a costillas. ¿Dónde estar
él ahora?
 
 
Mochila
 
Naufragó el siete de junio con su bergantín El
Veloz en las costas de la Pata... (Tapándose boca.)
(Ya metí la pata. Si se lo digo pueden ir solos
y quedarme yo como estaba.) Sé dónde está,
pero no lo digo mientras no se me asegure
que he de ser yo quien vaya a buscarle.
 
 
Sir Clyron
 
¡Oh filántropo! Vendrá conmigo. Mí ser Sir
Eduardo Clyron, e mí tener un buque de mi
propiedad para ir donde quiera, un gran buque,
un yacht que se llama El Escocia.
 
 
Soledad
 
(¡Como el bacalao!)
 
 
Mochila
 
¿Y será usted capaz de llevarme?
 
 
Sir Clyron
 
Mí llevar a todo quien se interese por el Capitán
Grant. Sos amigos serlo míos, también;
mí querer boscarle, mí venir sólo a esto de
Málaga.
 
 
Mochila
 
(Volviéndose a SOLEDAD.)
 
¡Somos felices! Esta señorita es sobrina del
Capitán.
 
 
Sir Clyron
 
¡Oh! Sobrina de nuestro salvador.
 
 
Miss Ketty
 
¡Oh!
 
(Se acerca a ella y la besa en la frente.)
 
 
Soledad
 
(Pues, señor, ruede la bola.)
 
 
Sir Clyron
 
(Dándole la mano.)
 
Señorita sobrina, osté disponer de todo lo mío.
 
 
Soledad
 
Muchas gracias.
 
 
Mochila
 
(¡Está hecho el gran negocio!) Entremos caballero,
entremos en mi habitación y le explicaré
cómo he averiguado el paradero
del Capitán.
 
 
Sir Clyron
 
Esperar un instante. ¡Portera!
 
 
Mochila
 
¿Qué quiere usted?
 
 
Portera
 
¿Quién me llama?
 
 
Sir Clyron
 
¿Haber por aquí una tabernamienta?
 
 
Portera
 
¿Una taberna? Sí, señor, en esta misma casa.
 
 
Sir Clyron
 
¡Oh, mí no engañarme nunca. Desde mi llegada
percibir el aroma de Valdepeñas. Osté
traerme dos botellas a la habitación de este
caballero, con su permiso.
 
(Dándola una moneda.)
 
 
Mochila
 
Lo que usted quiera. (¡Estoy loco de alegría!)
 
 
Sir Clyron
 
Cuando osté gostar. Señorita sobrina...
 
 
Soledad
 
Entre usted que yo vuelvo al instante.
 
 
Miss Ketty
 
Portera, chis, chis.
 
 
Soledad
 
Mande usted.
 
 
Miss Ketty
 
Traiga también una botella del pardillo.
 
 
Soledad
 
Ella ha hablado poco, pero bueno.
 
(SIR CLYRON, MISS KETTY y MOCHILA entran
en la habitación de éste.)
 
 
''Escena XII''
 
 
(SOLEDAD. La PORTERA pasa luego a la habitación
de MOCHILA llevando las botellas.)
 
 
Soledad
 
Pues, señor, me he metido en un belén por
seguirle la manía a ese buen señor. Y ahora
resulta que no está loco, que ese capitán existe...
¿Por qué no ha de ser verdad también
lo del tesoro? Nada, yo no me vuelvo atrás;
sigo siendo su sobrina, y si me quieren llevar
con ellos, me voy. Gano cuatro pesetas diarias
por bailar desesperada todas las noches...
Mi porvenir es triste; y si un día doy un mal
paso y me tuerzo un pie, la bucólica está comprometida...
Veamos si por otro camino hago
fortuna. Soy libre como el aire. ¡No tengo nadie
que se interese por mí! Miento, ese joven
amable que me ha escrito esta carta tan expresiva,
y que volverá por la contestación...
¡Ah! ya está ahí.
 
(Viendo a ESCOLÁSTICO que entra por el foro.)
 
 
''Escena XIII''
 
 
(SOLEDAD y ESCOLÁSTICO. Éste se para al verla.)
 
 
Escolástico
 
¡Ella! Señorita...
 
 
Soledad
 
Caballero...
 
 
Escolástico
 
Usted dispensará mi atrevimiento.
 
 
Soledad
 
No; no hay de qué.
 
 
Escolástico
 
Vengo... Vengo... Ya sabe usted a lo que vengo.
 
 
Soledad
 
Si, señor, lo sé. Su carta de usted me ha conmovido.
 
 
Escolástico
 
¿De veras? ¿Y qué contesta usted?
 
 
Soledad
 
¿Qué he de contestar? ¡Yo soy muy franca,
contesto que sí!
 
 
Escolástico
 
¡Soy feliz! ¡Permítame usted que en prueba
de amor deposite en su mano un ósculo!
 
 
Soledad
 
¡Un ósculo! (¡Será una sortija!)
 
 
(Volviendo la cabeza se deja coger la mano que besa
ESCOLÁSTICO.)
 
 
Escolástico
 
¡Ay!
 
 
Soledad
 
¡Caballerito! ¡Usted va pasando a mayores!
 
 
Escolástico
 
¡A mayores! ¡A esto lo llama mayores, inocente!
 
 
Soledad
 
Hablemos con toda franqueza.
 
 
Escolástico
 
Eso quiero yo.
 
 
Soledad
 
¿Usted es un caballero completo?
 
 
Escolástico
 
Creo que sí.
 
 
Soledad
 
Enamorarse de mí, ocultármelo y obsequiarme
gastándose hasta el último céntimo...
 
 
Escolástico
 
Hasta el último.
 
 
Soledad
 
Y decirme luego: «te amo, y si no me correspondes
me mato», eso es muy de agradecer.
 
 
Escolástico
 
Bendita sea esa boca.
 
 
Soledad
 
¡Prudencia, joven! Dice usted en su carta que
no posee más que un corazón ardiente.
 
 
Escolástico
 
Nada más, pero muy ardiente.
 
 
Soledad
 
Y que por mí está usted decidido a todo.
 
 
Escolástico
 
A todo.
 
 
Soledad
 
Pues bien, se nos presenta la ocasión de ser
felices, de hacer acaso un capital.
 
 
Escolástico
 
¡Un capital!
 
 
Soledad
 
Para eso es necesario, primero: que me diga
usted si está decidido a ser mi esposo.
 
 
Escolástico
 
Con toda mi alma.
 
 
Soledad
 
Segundo. Si está usted dispuesto a seguirme
hasta la Patagonia.
 
 
Escolástico
 
Hasta el fin del mundo.
 
 
Soledad
 
Y tercero: si quiere usted pasar por sobrino
del Capitán Grant.
 
 
Escolástico
 
Por sobrino del demonio.
 
 
Soledad
 
En ese caso será usted primo mío por parte
de padre.
 
 
Escolástico
 
Por la parte que usted quiera.
 
 
Soledad
 
¿Lo jura usted?
 
 
Escolástico
 
¡Lo juro!
 
 
Soledad
 
Pues acostumbrémonos desde este momento
a tutearnos. A mí me dará vergüenza, pero en
fin, te tutearé.
 
 
Escolástico
 
Y yo a ti, ti, ti.
 
 
Soledad
 
Basta, el tiempo urge. La fortuna nos aguarda
detrás de aquella puerta.
 
(Señalándole la del cuarto de MOCHILA.)
 
 
Escolástico
 
¿De aquélla?
 
 
Soledad
 
Sí. Entremos.
 
 
Escolástico
 
Entremos. ¿Pero quieres al menos explicarme?...
 
 
Soledad
 
Ya lo sabrás todo. Ven conmigo y di a todo que sí.
 
 
Escolástico
 
Andando, y digo a todo que sí.
(Entran.)
 
 
''Escena XIV''
 
 
(El DOCTOR MIRABEL, que sale con bata, sombrero
de copa y bastón. Viene por el foro.)
 
Doctor Mirabel
 
¿Qué era lo primero que tenía yo que hacer?
¡Ah!, sí, ya recuerdo, alquilar un coche para
las visitas de despedida. Eso es. Aquí tengo
la lista de las personas de quienes tengo que
despedirme. Exactamente. Hoy creo que no
se me ha olvidado nada. Ea, voy a buscar un
coche. Toma, ¿pues no me he venido al patio
en lugar de salir a la calle? ¡Qué cabeza la mía!
¡Ah! ¡Ya se me olvidaba hablar a la Portera!
¡Portera!
 
 
Portera
 
¿Qué quiere usted, señor Doctor? ¿A dónde
va usted?
 
 
Doctor Mirabel
 
A hacer visitas.
 
 
Portera
 
¿Con ese traje?
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Toma! Pues es verdad que me he salido en
bata. Tendré que volver a subir la escalera. Soy
un desdichado.
 
 
Portera
 
Yo le bajaré a usted el gabán, y se mudará en
la portería si no quiere molestarse.
 
 
Doctor Mirabel
 
Tiene usted razón.
 
 
Portera
 
Voy por él.
 
 
Doctor Mirabel
 
Espere usted un momento. Yo tenía que decirle
a usted no sé qué cosa. ¿Qué tenía yo que
decirla? ¿Usted no se acuerda?
 
 
Portera
 
¡Yo! Como usted no me lo diga...
 
 
Doctor Mirabel
 
Bueno, cuando me baje usted la capa se lo diré.
 
 
Portera
 
¿La capa o el gabán?
 
(Vase la PORTERA.)
 
 
Doctor Mirabel
 
El gabán, eso es, el gabán.
 
 
''Escena XV''
 
 
El DOCTOR MIRABEL, solo.
 
 
Doctor Mirabel
 
Estas distracciones han de darme muchos disgustos.
Y eso que ahora ya me he corregido
algo. Porque antes... antes era horrible. Un
día entero me pasé pensando si me llamaba
Benito o Roque, y luego resultó que me
llamaba Saturnino. Yo, doctor en Ciencias y
hombre de gran entendimiento, según dicen
por ahí, tengo la peor de las memorias.
Empecé mi carrera dedicándome a la medicina.
Un día tuve que cortar una pierna a
un enfermo, me distraje y le corté la sana. Y
lo más extraño es que el enfermo se curó...
pero yo no y abandoné la medicina. El año
pasado me llevé un susto atroz. Llego una noche
a mi casa, me abre el sereno la puerta de
la calle, abro la de mi habitación, y al entrar
en ella me encuentro con que no hay un sólo
mueble, ni uno. ¡Hasta las alfombras se habían
llevado! ¡Ladrones! Empiezo a gritar: ¡Socorro!
Se arma el gran escándalo, se alborotan
los vecinos, sube la portera y me dice: «Pero,
caballero, si se ha mudado usted esta mañana
a la calle de las Tabernillas»; y era verdad, se
me había olvidado la mudanza y entregar la
llave del cuarto. Desde entonces vivo aquí en
este barrio extremo y tranquilo, entregado a
la Botánica, mi ciencia favorita.
 
 
Portera
 
(Desde cerca de la portería.)
 
¡Aquí está el gabán!
 
 
Doctor Mirabel
 
¿Qué gabán? ¡Ah! ¡Sí!
 
(Se quita la bata.)
 
 
Portera
 
No se desnude usted ahí, que va a coger una
pulmonía.
 
(Viniendo apresuradamente. Le pone el gabán.)
 
 
Doctor Mirabel
 
No; está esto muy abrigado. Traiga usted la
bata. A mí me gusta dejar todas las cosas en
su sitio.
 
(Hace como que la cuelga de un clavo y se cae la
bata al suelo.)
 
 
Portera
 
Se la subiré a su cuarto.
 
(Recogiéndola.)
 
¿No ha recordado usted todavía lo que tenía
que decirme?
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Ah! ¡Sí! Si no me habla usted de ello, no le
digo una palabra. Me marcho esta noche.
 
 
Portera
 
¿Fuera de Madrid?
 
 
Doctor Mirabel
 
Sí.
 
 
Portera
 
¿A dónde?
 
 
Doctor Mirabel
 
¿A dónde? ¡Ah! Sí, a Filipinas.
 
 
Portera
 
Es una friolera.
 
 
Doctor Mirabel
 
Voy comisionado por la Academia de Ciencias
Naturales para estudiar la flora y la fauna de
las regiones oceánicas.
 
 
Portera
 
¿Y deja usted el cuarto?
 
 
Doctor Mirabel
 
No, usted cuidará de él en mi ausencia, y dejará
visitar mi biblioteca y colección de curiosidades
científicas a cuantas personas traigan
una tarjeta mía.
 
 
Portera
 
Está bien. ¿Y se va usted esta noche?
 
 
Doctor Mirabel
 
Sí; voy a Málaga, donde me embarcaré. Vaya,
 
 
hasta luego.
 
(Da la mano a la PORTERA.)
 
Beso a usted la mano, señora portera.
 
 
Portera
 
Este señor acabará en Leganés.
 
(Vase.)
 
 
''Escena XVI''
 
(SIR CLYRON, MISS KETTY, MOCHILA, ESCOLÁSTICO
y SOLEDAD.)
 
 
Sir Clyron
 
No hay que hablar más. La explicación del
documento no inspirar la duda de menor tamaño.
 
 
Mochila
 
¿Y dice usted que por su parte renuncia a lo
que le pudiera tocar del tesoro?
 
 
Sir Clyron
 
Mí ser inmensamente rico. Mí poseer un capital
de veinte y cinco millones de libras.
 
 
Mochila
 
(Este inglés debe ser andaluz.)
 
 
Soledad
 
(A ESCOLÁSTICO.)
 
(¿Cuánto son veinte y cinco millones de libras?)
 
 
Escolástico
 
(Un millón de arrobas.)
 
 
Soledad
 
(¡Qué barbaridad!)
 
 
Sir Clyron
 
E mí tener toda la fortuna en brillantes. Ser
un capricho especial. Mí aborrecer las letras
de cambio, e caminar por todo el mundo con
una caja llena de piedras preciosas. Necesitar
dinero, vender una piedra. Eso tener valor en
todas partes.
 
 
Mochila
 
¡Ya lo creo!
 
 
Sir Clyron
 
Mí poseer varios brillantes gordos como castañas.
Soledad
 
(¡Si nos dará la castaña este caballero!)
 
 
Mochila
 
Pues es capricho tener una fortuna empleada
en piedras. Bien dicen, que los ingleses son
ustedes estrambóticos.
 
 
Sir Clyron
 
¡Oh, caballero! Mí no ser inglés.
 
 
Mochila
 
¿No?
 
 
Sir Clyron
 
Mí ser escocés.
 
 
Mochila
 
Me alegro; aborrezco a los ingleses. Ya me es
usted más simpático.
 
 
Sir Clyron
 
Por supuesto, que ustedes no aceptarán viajar
a mi costa sin pagarme de algún modo. Ustedes
son personas delicadas.
 
 
Mochila
 
(¡No se me había ocurrido!)
 
 
Escolástico
 
(Ni a mí.)
 
 
Soledad
 
(Ni a mí.)
 
 
Sir Clyron
 
Para evitar estos escrúpulos naturales, mí
pensar darles una ocupación propia.
 
 
Escolástico
 
Usted dirá.
 
 
Sir Clyron
 
(A SOLEDAD.)
 
Osté ser desde hoy la compañera de mi sobrina.
 
 
Soledad
 
Con mucho gusto.
 
 
Sir Clyron
 
(A MOCHILA.)
 
 
Osté ser mi secretario.
 
 
Mochila
 
¡Tanto honor!
 
 
Sir Clyron
 
Mí amar estos caracteres brutos...
 
 
Mochila
 
¿Cómo?
 
 
Sir Clyron
 
No sé si me explico...
 
 
Mochila
 
Y bien claro.
 
 
Sir Clyron
 
(A ESCOLÁSTICO.)
 
E osté, joven aplicable y estudioso, enseñarle
la lengua a mi sobrina.
 
 
Escolástico
 
¿Eh?
 
 
Sir Clyron
 
Ella ama la lengua española e tener gran facilidad,
para el aprendimiento de ella.
 
 
Escolástico
 
Aceptado.
 
 
Sir Clyron
 
Esta tarde a las seis, mí esperar a ustedes en el
Hotel de Rusia para comer juntos. Preparad los
equipajes. Esta noche al ferrocarril, mañana
en Málaga, e inmediatamente a bordo sin más
impedimento. ¿Estás conforme, Ketty?
 
 
Miss Ketty
 
Yes.
 
 
Soledad
 
Esta señorita no se perderá por hablar mucho.
 
 
Sir Clyron
 
(A SOLEDAD.)
 
Señorita sobrina. Señorito sobrino... Señor.
Hasta luego.
 
 
Mochila
 
Hasta después, caballero.
 
 
Soledad
 
Adiós, Milord.
 
(Va a despedirle hasta la puerta del foro. Allí MOCHILA
coge a SOLEDAD y ESCOLÁSTICO por las
manos, y los tres van hasta el proscenio.)
 
 
''Escena XVII''
 
 
(Dichos, menos SIR CLYRON y MISS KETTY.)
 
'''Música (N.º 5)'''
 
'''Terceto de Mochila,
Escolástico y Soledad'''
 
 
Mochila
 
Vuestro tío se ha salvado,
 
el negocio está logrado,
 
nos haremos poderosos,
 
no tenemos más que hablar:
 
preparad vuestro equipaje
 
y emprendamos el viaje
 
esta noche por la tierra
 
y mañana por la mar.
 
 
Soledad
 
Ven conmigo sin cuidado,
 
la fortuna hemos logrado,
 
libres somos como el viento
 
y podemos escapar;
 
tú prepara el equipaje,
 
porque al fin de este viaje
 
no podemos perder nada
 
y es muy fácil el ganar.
 
 
Escolástico
 
Yo me encuentro atortolado.
 
Yo no sé lo que ha pasado,
 
me parece todo un sueño,
 
pero un sueño singular;
 
mas preparo el equipaje,
 
y me lanzo a ese viaje,
 
pues feliz seré contigo
 
por la tierra y por el mar.
 
 
Mochila
 
Para ir luego a la fonda
 
en busca del inglés,
 
en este mismo sitio
 
juntémonos los tres.
 
 
Soledad
 
¡Eso es!
 
 
Escolástico
 
¡Eso es!
 
 
Mochila
 
¡Hasta después!
 
(Abrazándolo, entra en su cuarto.)
 
 
Soledad y Escolástico
 
(Abrazándose.)
 
Hasta después
 
 
(Vanse ESCOLÁSTICO por el foro y SOLEDAD a
su habitación.)
 
 
Mutación
 
 
 
''Cuadro Segundo''
''«A bordo de El Escocia»''
 
Sobre cubierta de "El Escocia", el yate de Sir Clyron, una escotilla practicable en el suelo. Es de noche.
 
 
(Unos acostados, apoyados otros
sobre las bordas, están todos los MARINEROS y
GRUMETES. La escena solamente alumbrada por
los faroles del buque.)
 
 
''Escena XVIII''
 
 
(Una ronda de MARINEROS da la vuelta sobre cubierta
y baja por la escotilla. MARINEROS y GRUMETES
tendidos junto a las bordas.)
 
 
'''Música (N.º 6)
Barcarola'''
 
 
Coro
 
Así, escuchando de la mar
 
el melancólico rumor,
 
entre la luz crepuscular
 
bogando vamos sin temor.
 
No hay mayor placer
 
que el de navegar;
 
nunca en tierra se gozó
 
este dulce bienestar.
 
Del horizonte el denso tul
 
muy pronto el alba romperá;
 
del ancho espacio el claro azul
 
color de rosa se tornará
 
cuando conmigo
 
mi dulce bien
 
cruza las ondas
 
del verde mar,
 
como es el agua
 
nuestro sostén
 
no tengo miedo de naufragar
 
(Los MARINEROS y GRUMETES se retiran al foro.)
 
 
''Escena XIX''
 
(SIR CLYRON, SOLEDAD y MISS KETTY, que salen
por la escotilla; luego ESCOLÁSTICO y MOCHILA.)
 
 
'''Hablado'''
 
 
Soledad
 
¡Uf! ¡Yo necesito respirar el aire libre! ¡Qué
demonio de barco!
 
 
Sir Clyron
 
¿Osté no haber navegado nunca?
 
 
Soledad
 
Sí señor, he hecho varias veces la travesía del
estanque del Retiro.
 
 
Sir Clyron
 
Mí gozar mucho en la navegamienta. Venid a
contemplar el levantamiento del sol.
 
(Vase hacia el foro.)
 
 
Escolástico
 
(Apareciendo por la escotilla; tras él MOCHILA.)
¿Por dónde anda Soledad? Yo estoy cada vez
más atontado.
 
 
Mochila
 
¡Bombas y rayos! ¡Qué mareo tan horrible!
Allí creo que está.
 
(Vase en busca de los otros a quienes se une con
MOCHILA.)
 
 
''Escena XX''
 
 
(MARINEROS, el DOCTOR MIRABEL y el CAPITÁN
JOHN. Se abre la puerta del camarote de la
derecha y sale el DOCTOR MIRABEL, que mira el
reloj a la luz del farolillo.)
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Las cuatro! he dormido seis horas. Éste es
gran sistema para no marearse. Se mete uno
en el barco, se acuesta y se queda dormido. Ni
siquiera sentí que echábamos a andar. Ya debemos
estar cerca de Alicante. ¡Calle! ¿Qué faro
es aquel que se divisa entre la oscuridad?¡Eh!
¡Marinero (A uno.) ¿Qué es aquello que se
ve allí?
 
 
Marinero 1.º
 
El faro de Tarifa.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Tarifa! Este hombre está borracho. ¡Eh! (A
otro.) ¿Qué es aquello?
 
 
Marinero 2.º
 
El faro de Tarifa.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Caracoles! ¿Si será tan distraído como yo el
capitán de este barco, y en lugar de tirar a la
izquierda habrá tirado a la derecha? Es cosa de
averiguar, esto. ¿Dónde está el capitán?
 
 
Marinero 1.º
 
¡Allí está! ¡Mi capitán!
 
 
Capitán John
 
¿Qué hay?
 
 
Marinero 1.º
 
Este caballero pregunta por usted.
 
 
Doctor Mirabel
 
Servidor. Usted dispense que anoche no tuviera
el gusto de saludarle; pero deseando
evitar el mareo, me metí en el camarote y me
acosté. Ahora me levanto y esta gente dice
que aquella luz es el faro de Tarifa.
 
 
Capitán John
 
Y lo es en efecto.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Cómo! ¿Hemos pasado el Estrecho?
 
 
Capitán John
 
Naturalmente.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Entonces este buque va por el Cabo! Esto es
un engaño; a mí me dijeron que iba por el
Istmo, y por eso tomé pasaje.
 
 
Capitán John
 
¿Pasaje para dónde?
 
 
Doctor Mirabel
 
Para Filipinas.
 
 
Capitán John
 
Caballero, este buque va a Chile.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡A Chile!
 
 
Capitán John
 
Es propiedad de Sir Clyron y no sé con qué
derecho se ha metido usted en él.
 
 
Doctor Mirabel
 
¡Dios mío! ¿Cómo se llama este buque?
 
 
Capitán John
 
¡El Escocia!
 
 
Doctor Mirabel
 
¡El Escocia!
¡Horror! ¡Yo debía ir en El Irlanda! He confundido
las Islas Británicas.
 
 
Capitán John
 
El Irlanda salió de Málaga antes que nosotros.
 
 
Doctor Mirabel
 
¿Y qué hago yo ahora, capitán?
 
 
Capitán John
 
Enteraré a Sir Clyron de lo que sucede.
 
(Se acerca al grupo que forman los otros con SIR
CLYRON.)
 
 
Doctor Mirabel
 
¡No hay ser más desdichado que yo! ¡Encontrarme
camino de América debiendo ir a
Oceanía! ¡Esto es horrible! ¿Qué dirá la Academia
de Ciencias Naturales cuando lo sepa?
¡Yo pierdo la cabeza! ¡Yo me pongo malo!
 
(Cae desmayado. SIR CLYRON, MOCHILA y ESCOLÁSTICO
se ríen.)
 
 
Soledad
 
¡Tiene mucha gracia!
 
 
Sir Clyron
 
(Acercándose al DOCTOR MIRABEL.)
Caballero...
 
 
Escolástico
 
¡Se ha puesto malo sin duda!
 
 
Mochila
 
La cosa no es para menos. ¡Valiente chasco!
¡Y yo conozco la cara de ese hombre!
 
 
Soledad
 
Yo también. Es un señor que vivía en nuestra
casa, en el principal exterior: el Doctor
Mirabel.
 
 
Sir Clyron
 
¡El Doctor Mirabel! ¡El célebre naturalista!
Es un sabio muy respetado en toda Europa.
 
 
Soledad
 
¡Un sabio y no lo sabíamos!
 
 
Mochila
 
Eso nos pasa siempre a los españoles.
 
 
Sir Clyron
 
Llevadle al camarote. Avisad al médico.
 
(Se llevan al DOCTOR MIRABEL los dos MARINEROS.)
 
 
Capitán John
 
¡Gente arriba! ¡Barco a proa! Es el Almirante
de la escuadra inglesa.
 
 
Sir Clyron
 
¡Ya sale el sol! Saludemos al pabellón de Inglaterra
que ondea sobre el buque Almirante.
 
(Suena el pito del CONTRAMAESTRE.)
 
 
'''Música (N.º 7)
Final del Primer Acto'''
 
 
(Los MARINEROS y GRUMETES trepan por los
flechetes, coronando toda la parte que se ve de la
arboladura del buque.)
 
 
Coro
 
Al pabellón britano
 
debemos saludar,
 
que ondea en el cercano
 
Peñón de Gibraltar.
 
Al pabellón britano
 
debemos saludar.
 
¡¡Hurra, hurra, hurra!!
 
 
(Empavesan el buque e izan la bandera inglesa, saludando
a todos los MARINEROS que suben a la
arboladura. Cañonazo.)
 
 
Todos
 
¡Hurra! ¡Hurra! ¡Hurra!
 
 
Fin del Primer Acto
 
 
== Segundo Acto ==
 
 
''Cuadro Tercero''
''«¡Viva Chile!»''
 
 
Una plaza de Talcahuano Chile, HOMBRES Y
MUJERES DEL PUEBLO pasean en ella vestidos
con los trajes característicos del país.
 
 
''Escena I''
 
 
'''Música (N.º 8)'''
 
'''Introducción
y Coro de Fumadoras'''
 
 
Coro
 
Hoy celebra Chile
 
con magnificencia
 
el aniversario
 
de su independencia
 
Todo es regocijo
 
y óyense doquier
 
gritos de alegría,
 
cantos de placer.
 
Hasta las mocitas
 
lucen sus encantos
 
que recatan siempre
 
con los negros mantos.
 
Todo es regocijo
 
y óyense doquier
 
gritos de alegría,
 
cantos de placer.
 
(Varias MUJERES fumando.)
 
 
Fumadoras
 
Si es en el hombre un vicio
 
el de fumar,
 
en la mujer es gracia
 
particular,
 
y con un cigarrito
 
¡Válgame Dios!
 
Cada mujer chilena
 
vale por dos.
 
Cuando a los aires
 
el humo sube,
 
parece hermosa
 
flotante nube.
 
Y si el tabaco
 
tiene poder,
 
se siente un mareíto
 
que da placer.
 
Entre dos que se quieren
 
¡qué gusto da,
 
un cigarrito a medias
 
poder fumar!
 
mas sucedió mil veces
 
que a lo mejor
 
se consumió el cigarro
 
y el fumador.
 
Cuando en la calle
 
cualquier mocito
 
con su cigarro
 
me da fueguito,
 
yo tardo aposta
 
en encender,
 
y el dejarle sin candela
 
me da placer.
 
 
Coro
 
Oigan las guitarras,
 
vienen hacia acá
 
tocando la chilena
 
vamos a bailar
 
 
(Entra en escena la BAILARINA precedida de una
gran banda de guitarras.)
 
 
Vaya una coplilla
 
de la alegre cueca,
 
de la sanguaraña
 
o la zamacueca
 
hagan todos corro
 
echen hacia allá.
 
El bonito baile
 
dé principio ya.
 
 
(Una JOVEN baila la zamacueca con el paso del
pañuelo, y en tanto el coro canta la copla y estribillo.)
 
 
¡Mi corazón a tus pies!
 
Lo ves y no lo levantas;
 
¡pobrecito corazón,
 
samba que le da,
 
qué de desprecios aguantas!
 
¿Qué es esto de mamá Chunga
 
que viene con su matraca,
 
que si ella me dice triqui
 
yo le digo triqui-traca?
 
¡Tondero, ja, ja!
 
¡Tondero, ja, ja!
 
Dale aire a tu cuerpo,
 
y acércate acá.
 
¡Samba que le da!
 
¡Que le da, que le da, que le da!
 
 
'''Hablado'''
 
 
Uno
 
¡Viva Chile!
 
 
Todos
 
¿Y cómo no? ¿Y cómo no? ¿Y cómo no?
 
'''Música'''
 
 
Coro
 
Bulle alegre el libre
 
pueblo soberano;
 
en amor y fiestas
 
arde Talcahuano.
 
Todo es regocijo
 
y óyense doquier
 
gritos de alegría,
 
cantos de placer.
 
(Vanse.)
 
 
''Escena II''
 
 
(SIR CLYRON, SOLEDAD y ESCOLÁSTICO; MISS
KETTY que sale con ellos, se queda copiando una
casa en el álbum que lleva siempre consigo.)
 
 
'''Hablado'''
 
 
Escolástico
 
Ésta es la plaza donde debemos esperar a
nuestros compañeros.
 
 
Sir Clyron
 
Mí gostar mocho este país. Mojeres bonitas.
 
 
Soledad
 
¡Y que fuman como un cabo de gastadores!
¡Qué manera de echar humo! ¿Te gustan a ti
también, primo?
 
 
Escolástico
 
(Aparte.)
 
¡A mí no me gusta nadie mas que tú!
 
 
Soledad
 
Y la escocesa; ya te compondré yo.
 
 
Escolástico
 
¡Soledad!
 
 
Soledad
 
(A SIR CLYRON.)
 
¿Y usted sabe a qué viene todo
este jaleo y estos bailes?
 
 
Sir Clyron
 
Solemnizar así la fiesta de su santo patrono
este país, que pertenecer a España en otro
tiempo.
 
 
Soledad
 
¿Sí?
 
 
Sir Clyron
 
Y ellos declararse independientes.
 
 
Soledad
 
¡Habráse visto los muy... mamarrachos, por
no decir otra cosa!
 
 
Sir Clyron
 
En la penitencia llevar ellos el pecado. Ostedes
no tener buenos gobiernos, pero ellos
tenerlos peores.
 
 
Soledad
 
¡Peores! ¡Parece imposible! Y Miss, ¿dónde se
ha quedado?
 
 
Sir Clyron
Allí tomando apuntes en el álbum. Ella ser
ante todo artista de corazón. Ketty, Ketty, enséñanos
lo que has dibujado. ¡Oh! Estar perfectamente.
 
 
(MISS KETTY se acerca a ellos.)
 
 
Soledad
Es verdad. Mira, Escolástico, mira qué mono.
 
 
Sir Clyron
 
No es mono, es un perro.
 
 
Soledad
 
Ya, pero es un perro muy mono.
Usuario anónimo