Diferencia entre revisiones de «Wikisource:Cómo se edita una página»

(Revierto vandalismo gracisísimo.)
== Ediciones menores ==
Cuando editamos una página, el usuario registrado puede marcar esa edición como "menor" (minor edit). Estas ediciones generalmente indican que se han hecho arreglos de formato, reparación de errores ortográficos o gramaticales, o reacomodamientos menores del texto. Es posible ocultar estas ediciones menores cuando miramos la página de [[Special:Recent changes|cambios recientes]]. Marcar todos los cambios como menores es considerado como un mal comportamiento, mas aún cuando involucra el borrado de textos. Si uno accidentalmente marca una edición como menor, se debe hacer otra edición (por ejemplo, agregando algún espacio), no marcar como edición menor y agregar en el sumario que la edición anterior era mayor.
“Proyecto Físico -ecológico para la Ciudad Autónoma”
 
por Manlio E. Wydler
 
Hace unos meses ciertos amigos me publicaron en Internet un proyecto para la Ciudad de Buenos Aires, que fue parte de un viejo proyecto llamado “Ideas para las costas de la Ciudad”
 
Figura en varias hemerotecas, en el Plan Estratégico, AIPPYC, etc.
 
Un compañero del Plan Estratégico, me envió esta novedad:
 
Estudian la construcción de una península ecológica
En una zona relegada de la ciudad de Buenos Aires (detrás de la Central Termoeléctrica - Costanera Sur), el equipo técnico del Ejecutivo porteño estudia un proyecto para ganar tierra al Río de la Plata (20Has), utilizando los escombros provenientes de obras que se realicen en la Ciudad.
Esta Península Ecológica también generará energía a partir de de diferentes técnicas de combustión de los residuos. Autoridades del Gobierno porteño aseguraron que se les dará cabida a los estados nacional y provincial, y a diversos centros universitarios para el desarrollo del proyecto.
Paradójicamente, días atrás la justicia porteña intimó al Gobierno de la Ciudad para que ‘informe pormenorizadamente sobre la existencia, ubicación y condiciones de los basurales a cielo abierto’, en la Costanera Norte, a propósito de un amparo presentado por una fundación.
Ing. Osvaldo Buscaya ( FECOVA)
Buenos Aires
Argentina
15-7-2008
 
El parecido de este proyecto al mío, me hizo recordar que lo llevé, la publicación del mismo a muchos despachos de legisladores.
 
He aquí el proyecto para la Ciudad Autónoma:
 
 
“Proyecto para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”
por Manlio E. Wydler
 
La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tiene problemas críticos, insolubles a corto plazo y solo viables a mediano y largo plazo si se encaran obras importantes utilizando medios propios, algunos nacionales y financiación blanda internacional a propósito de las intenciones ecológicas de los proyectos que hoy piden la U. N. y el Banco Mundial. (Respecto al resto de la Nación, tiene todavía enormes dependencias institucionales y además y lo peor dependencias físico- económicas.)
 
De los problemas físicos y económicos, consideramos los siguientes:
 
A grandes rasgos podemos delimitar estos en tres grupos críticos:
 
1) Evacuación rápida de la lluvia caída en toda la zona, captada y conducida por los arroyos entubados y pluviales desde el Ugarteche hasta el aliviador Holmberg (Próximo a inaugurarse -esperamos- y en el límite con Vicente López) especialmente con sudestada.
 
2) Déficit energético esencialmente de gas (por falta de producción suficiente en el país) y electricidad, está última por dependencia grave con el sistema interconectado, agravando el poco desarrollo de la ciudad, no solo en sus servicios dependientes, sino en la creación de medios públicos de transporte no contaminantes.
 
3) Dependencia total con el sistema de tratamiento de Residuos, y con el CEAMSE, sistema de vertidos, ecológicamente deplorable y que no podrá ser mantenido indefinidamente (nadie desea recibir basura de terceras partes).
 
Ante el diagnóstico de los problemas físicos de mayor importancia debemos crear ideas- que luego podrán transformarse en proyectos concretos- para solucionar estas debilidades estructurales.
 
Para el primer punto, hace ya unos años hicimos ingresar la idea,- en la entonces Secretaría de Obras Públicas (2001), dirigida entonces por el Ing. Abel Fatala -sobre la conveniencia de construir un lago regulador-, cuyo borde interior lo asentaríamos sobre la actual costanera y la costa hasta el límite entre la Ciudad y el Partido de Vicente López, que permitiría, al mantenerse en un nivel bajo, el escurrimiento máximo de los entubados en cuestión, que normalmente se hallan con el escurrimiento impedido por causa de las sudestadas o “alta marejada” o peor, por ambos factores a la vez unidos a lluvias torrenciales. Los mayores anegamientos coinciden con lluvias muy copiosas con sudestadas.
 
Este lago regulador tendrá una gran capacidad, permitiendo el vertido de todo ese caudal hídrico, casi sin modificar mucho su nivel; el agua se mantendrá baja, por las exclusas de vertido al Río de la Plata “en baja-mar”y de ser necesario a veces con la ayuda de bombas, si persiste durante días el alto nivel del río.
 
El ancho será de unos dos kilómetros y las exclusas y bombas verterán el agua más allá del nuevo puerto agrandado.
 
Sobre el albardón externo de este lago, se ubicará el nuevo aeropuerto Jorge Newbery, apto para vuelos de cabotaje e internacionales y la nueva costanera, la captación de agua para AySA, se hará a un kilómetro más allá del nuevo canal costero (El actual se correrá a casi tres kilómetros de su ubicación y bastante más al ir llegando a la entrada nueva portuaria). Habrá nuevas parquizaciones y medios de comunicación (públicas y privadas) con el aeropuerto y algunas partes del lago se tratarán como humedales artificiales con semejanza a la Reserva Ecológica sud.
 
Los albardones, norte, este y sur se realizarán con tablestaqueado y tierra proveniente de la construcción de todas las nuevas líneas de subterráneo y de los dragados para darle profundidad al lago, al nuevo puerto, el nuevo canal costero y a los canales de acceso.
 
 
Respecto al tercer punto crítico, desde este albardón, en el extremo este, hacia adentro del río, se continuará como istmo, a un costado del canal de acceso con el tablestaqueado y el relleno, constituyendo una carretera de doble vía hasta un primer engrosamiento que contendrá , en medio de una importante parquización, a un complejo industrial que con “filosofía francesa”, permitirá solucionar el problema actual de la basura. El proceso lo describí en un artículo (en el 2006) que titulé “Soluciones foráneas para problemas nacionales”( Informe publicado en “Agencia Comunas” como este mismo informe.)
 
El proceso consiste en la gasificación total de la incineración de los residuos, previamente cribados de materiales, filtrados diversos, elaboración de electricidad con el calor producido y tratamiento de aguas de lavado de instalaciones y camiones, antes de ser vertidos como agua limpia hacia el sudeste. De las chimeneas de esta usina solo se desprende algo de vapor de agua y gases atmosféricos elementales, sin olor ni peligro. Una planta así funciona en los poblados suburbios parisinos con total asepsia. No hay olores y gases nocivos por lo que se cumple con creces toda la normativa de salubridad de la Unión Europea, líder en normas de excelencia ecológica.
 
Los centros de trasbordo de la basura podrán desaparecer, ya que la distancia a recorrer hasta la planta está cerca de cualquier punto capitalino. Ya no dependeremos de ningún “vertedero de extra muros.” Se podrá además instrumentar la recolección domiciliaria y de barrido conjunta y dos veces diarias. No debe quedar nada en nuestras calles y veredas. Los escombros tendrán su vertedero especial y serán depósito para “futuras tierras”, al estilo de “creación” de Honk- Kong o de Montecarlo. (Debemos pensar a la Ciudad como un estado provincial real y físicamente con las ventajas de un estado, como el perfil de sus habitantes merece y muchas veces logra, con vistas-además - estas medidas para preservar al Turismo y las comunicaciones internacionales necesarias).
 
Más allá de este engrosamiento, unos dos kilómetros más encontraremos que el camino se transforma en un segundo engrosamiento y dentro de una importante forestación encontraremos la solución al segundo punto crítico.
 
Sabemos que las centrales atómicas de uranio pobre, como todas las que funcionan en la Argentina, han demostrado ser altamente confiables y ventajosas económicamente hablando, para más seguridad se la podría dotar de una recirculación extra de líquidos para accionar las turbinas y para refrigeración, para asegurarnos que nunca contaminen el estuario. El sistema de reaprovisionado seguirá siendo el empleado por las actuales en funcionamiento, se compra el uranio y se vende el plutonio generado, equilibrando el gasto, más adelante se verá de que se genere la industria de extracción y preparado en el país. La capacidad será suficiente para consumos pensados para años ha, así que el remanente, más el generado por la planta de residuos podrá mandarse al sistema interconectado, pero nos libraremos de los cortes y problemas que se generan en los largos recorridos que abarcan el resto del país y las demandas y generación estacionales en los diques. Permitiendo trabajar más desahogada a la central de Puerto Nuevo y mejorarla ecológicamente, e incluso reservarla para casos de fuerza mayor, como retiros de generación por defectos o revisiones de mantenimiento.
 
Las ventajas de tener abundante electricidad se notarán en sistemas guiados, -y porque no los trolebuses) que reemplazarán a los tóxicos auto -transportes urbanos actuales, aparte que permitirán la creación de industrias modernas y no contaminantes. Incluso, la abundancia de generación eléctrica permitirá cambiar a electricidad los consumos domiciliarios de gas y la mayoría de los automóviles ciudadanos serán híbridos o eléctricos, disminuyendo enormemente la polución aérea. Habrá más trabajo y así no existirán más los “recolectores” pordioseros que tanto dañan la limpieza urbana. Esto además se logrará con la rápida urbanización de los perímetros de las villas y no permitiendo crecer estas en altura, no dejar vivir en las calles y hacer cada vez más difícil ingresar a la Ciudad habitantes que restan, principalmente, si no se tiene lugar y trabajo, de lo contrario, no habrá presupuesto que alcance, -La ciudad no será sustentable en pocos años más-no podemos ser el “reservorio” de todos los habitantes que las provincias y naciones vecinas que ellas mismas no desean para sí.
 
Tendremos aire y aguas más limpias, más parques-no olvidar que queda libre la zona del Aeroparque Metropolitano actual-. La Ciudad Autónoma crecerá en más de un tercio en superficie, sin inundaciones periódicas, pero lo más importante liberará a la Ciudad de las dependencias totales en materia energética y del CEAMSE y los vertidos provinciales. El Puerto y sus canales de acceso se mantendrán más tiempo sin necesidad de dragarse, ya que el istmo que penetrará el río, embancará limo y arena en su parte norte liberando a la sur de de este inconveniente que diminuye el calado permitido a la navegación moderna. En definitiva, así será una Ciudad realmente más autónoma también en lo físico.
 
El puerto deberá ser - al menos - manejado por ambas jurisdicciones y aumentar su eficiencia, para recrear el terrible empuje que diera otrora este puerto a la Ciudad y al país.
Debemos ser socios también de parte de la Aduana o aumentar sensiblemente la Coparticipación o cuestionar la formación de los impuestos coparticipables.
 
La tecnología existe, como dijimos , no tenemos que hacer el improbable esfuerzo de inventarla, además por suerte, el hierro y el cemento están en el país, como la tierra, la arena y el barro que saldrá de la construcción de túneles subterráneos y del dragado; la mano de obra abunda; los ingenieros y empresas del ramo no faltan, voluntad política tampoco,( creo)…,con una cierta adecuación de los impuestos, se podrá pedir empréstitos para estas obras reproductoras de riqueza y bienestar¡ La Ciudad puede lo que no el País! así que permítanme soñar que alguna vez esto será una realidad, como espero ver villas miseria transformadas en barrios para siempre acotados ( con la ayuda financiera del Estado Nacional, que permitió la intrusión) y que los tugurios no vuelvan nunca a generarse, por los motivos que fueran. ¡Que hermosa sería así mi Buenos Aires, con buen trabajo, buenas casas y tranquilidad!
 
 
Ing. Agr. Manlio E. Wydler, Secretario de FAPLEV, Consejero del Plan Estratégico, miembro del Foro Participativo Permanente del Plan Urbano Ambiental, Ex Asesor Honorario en la Legislatura, “Vecino Solidario 2001”, ………Pensando en la Comuna y la Ciudad y el País.
 
== Enlaces internos ==
Usuario anónimo