Diferencia entre revisiones de «Página:Alexander von Humboldt - Cosmos - Tomo I.djvu/475»

m
Bot - cambio de formato
 
m (Bot - cambio de formato)
 
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
<ref follow=nota426>(26) Pág. 333.— Acerca de la presunta «transformacion primitiva» (.le la materia orgánica o inorgánica en plantas y en animales, Cf. Ehrcnberg, en los jinnalen de Poggendorff, t. XXIV, p. l-á8; y el mismo autor Infusionst/iierchen, p. 121 y 525; y Juan MüUer, Physiologie des Menschen (4., cd., 1844), t. I, p. 8-17. Me parece verdaderamente notable que al tratar San Ag ustin la cuestion de cómo pudieron recibirlas islas, despues del diluvio, nuevas plantas y nuevos animales, no se manifieste muy distante de admitir la idea de una generacion espontánea (generatio (equivoca, sponíanea aut primaHü). «Si los ángeles ó los cazadores de los continentes, dice este Padre de la Iglesia, no han transportado animales á estas islas apartadas, es preciso convenir en que los ha engendrado la Tierra; pero entonces, ¿á qué fin, encerrar en clarea, animales de todas las especies?» Si e tena exortce sunt (bestise) secundum originem primam, quando dixit: Producat térra animam vivaml multo clarius apparet, non tam reparandorum animaliuní causa, quam figurandarum variarum gentium (?) propter Ecclesise sacramentum in Arca fuisse omnia genera, si in insnlis, quo transiré nonpossent, multa animalia térra produxit (Augustinus, de Civitate Dei,X XVI, c. 7, t. Vil; Venet, 1732, p. 422, de la edicion de los Benedictinos).
+
{{nota|426|(26)}} Pág. 333.— Acerca de la presunta «transformacion primitiva» (.le la materia orgánica o inorgánica en plantas y en animales, Cf. Ehrcnberg, en los jinnalen de Poggendorff, t. XXIV, p. l-á8; y el mismo autor Infusionst/iierchen, p. 121 y 525; y Juan MüUer, Physiologie des Menschen (4., cd., 1844), t. I, p. 8-17. Me parece verdaderamente notable que al tratar San Ag ustin la cuestion de cómo pudieron recibirlas islas, despues del diluvio, nuevas plantas y nuevos animales, no se manifieste muy distante de admitir la idea de una generacion espontánea (generatio (equivoca, sponíanea aut primaHü). «Si los ángeles ó los cazadores de los continentes, dice este Padre de la Iglesia, no han transportado animales á estas islas apartadas, es preciso convenir en que los ha engendrado la Tierra; pero entonces, ¿á qué fin, encerrar en clarea, animales de todas las especies?» Si e tena exortce sunt (bestise) secundum originem primam, quando dixit: Producat térra animam vivaml multo clarius apparet, non tam reparandorum animaliuní causa, quam figurandarum variarum gentium (?) propter Ecclesise sacramentum in Arca fuisse omnia genera, si in insnlis, quo transiré nonpossent, multa animalia térra produxit (Augustinus, de Civitate Dei,X XVI, c. 7, t. Vil; Venet, 1732, p. 422, de la edicion de los Benedictinos).
 
{{np}}
 
{{np}}
 
Dos siglos antes del obispo de Hipona hallamos ya establecida en Trogo-Pompeyo, entre el desecamiento primitivo del mundo antiguo, de la meseta asiática y la generacion espontánea, una conexion semejante á la que se observa en la teoría del gran Linneo acerca del Paraíso Terrenal, y los delirios del siglo XVIII, sobre la Atlántida fabulosa. uQuod si omnes quondam terrpe submersee profundo fuerunt, profecto editissiniam quamque partem decurrentibus aquis primum detectam; humillimo autem solo eamdem aquam diutissime immoratam, et quando prior qu? eque pars terrarum siccata sit, tanto prius animalia generare coepisse. Porro Scythiam adeo editiorem ómnibus terris esse, ut cuneta flumina ibi nata in Mseotim, lum deinde in Ponticum et ^gyptium mare decurrant»» (Justino, 1. II, c. P.
 
Dos siglos antes del obispo de Hipona hallamos ya establecida en Trogo-Pompeyo, entre el desecamiento primitivo del mundo antiguo, de la meseta asiática y la generacion espontánea, una conexion semejante á la que se observa en la teoría del gran Linneo acerca del Paraíso Terrenal, y los delirios del siglo XVIII, sobre la Atlántida fabulosa. uQuod si omnes quondam terrpe submersee profundo fuerunt, profecto editissiniam quamque partem decurrentibus aquis primum detectam; humillimo autem solo eamdem aquam diutissime immoratam, et quando prior qu? eque pars terrarum siccata sit, tanto prius animalia generare coepisse. Porro Scythiam adeo editiorem ómnibus terris esse, ut cuneta flumina ibi nata in Mseotim, lum deinde in Ponticum et ^gyptium mare decurrant»» (Justino, 1. II, c. P.
 
{{np}}
 
{{np}}
La opinion equivocada que hace de la Scitia una meseta elevada, es muy antigua; la encontramos ya claramente indicada en Hipócrates (de aere, loci et aquis, c. 6. §. 96, edic, de Coray). «La Scitia, dice, forma una llanura alta y seca que sin estar coronada de montañas, va siempre elevándose hacia el Norte.»</ref><!--
+
La opinion equivocada que hace de la Scitia una meseta elevada, es muy antigua; la encontramos ya claramente indicada en Hipócrates (de aere, loci et aquis, c. 6. §. 96, edic, de Coray). «La Scitia, dice, forma una llanura alta y seca que sin estar coronada de montañas, va siempre elevándose hacia el Norte.»
   
--><ref follow=nota427>(27) Pág. 334.—Humboldt, Apliorismi ex Physiologia chemka plantarum, en a Flora Fribergensis subterránea, 1793, p. 178.</ref><!--
+
{{nota|427|(27)}} Pág. 334.—Humboldt, Apliorismi ex Physiologia chemka plantarum, en a Flora Fribergensis subterránea, 1793, p. 178.
   
--><ref follow=nota428>(28) Pág. 334.—Acerca de la fisonomía de los vejetales, véase Humboldt, Tabkaux de la nature, t. lí, 1851, p, 1-243.</ref>
+
{{nota|428|(28)}} Pág. 334.—Acerca de la fisonomía de los vejetales, véase Humboldt, Tabkaux de la nature, t. lí, 1851, p, 1-243.
42 502

ediciones