Diferencia entre revisiones de «La desheredada : 1-11»

53 bytes añadidos ,  hace 9 meses
m
Bot: sustitución de la plantilla: Encabezado
 
m (Bot: sustitución de la plantilla: Encabezado)
 
{{encabe
{{encabezado|título=[[La desheredada]]<br>Primera Parte<br><br>Capítulo XI<br>Insomnio n&uacute;mero cincuenta y tantos|[[Benito Pérez Galdós]]}}
|autor=[[Benito Pérez Galdós]]
|notas=}}
<div style='text-align:justify'>
 
<p>&laquo;&iexcl;Qu&eacute; hermoso palacio, Dios de mi vida! &iexcl;Cu&aacute;nto habr&aacute; costado todo aquello! &iexcl;Pensar que es m&iacute;o por la Naturaleza, por la ley, por Dios y por los hombres, y que no puedo poseerlo!... Esto me vuelve loca. Dios no quiere protegerme, o quiere atormentarme para que aprecie despu&eacute;s mejor el bien que me destina. Si as&iacute; no fuera, Dios hubiera hecho que yo me enterara de que la marquesa estaba en Madrid. El coraz&oacute;n no puede enga&ntilde;arme, el coraz&oacute;n me dice que cuando yo me presente a ella, cuando me vea... No, no quiero pleitos; quiero entrar en mi nueva, en mi verdadera familia con paz, no con guerra, recibiendo un beso de mi abuela y sintiendo que la cara se me moja con sus l&aacute;grimas. &iexcl;Es tan buena mi abuelita!... Y aquel Alonso cojo, &iexcl;qu&eacute; fiel y honrado parece!... Siempre, siempre seguir&aacute; en la casa, con su pata de palo, que va tocando marcha por las escaleras... Mis papeles est&aacute;n en regla. Debo tomar el tren y marcharme a C&oacute;rdoba. &iquest;Y con qu&eacute; dinero, Virgen Sant&iacute;sima? Vaya, que mi t&iacute;o se porta... Tantas promesas y tan poca substancia. &iexcl;Ah! &iexcl;Se&ntilde;or Can&oacute;nigo, c&oacute;mo se conoce la avaricia! Temo presentarme a mi abuela con esta facha innoble. Ya mis botas no est&aacute;n decentes, ya mi vestido est&aacute; muy <i>cesante</i>, como dice <i>la Sanguijuelera</i>. Tanta verg&uuml;enza tengo de m&iacute;, que quisiera no hubiese espejos en el mundo... Siento llegar a ese lindo ganso de Melchor: es la una. Yo deber&iacute;a dormirme. &iexcl;Si Dios quisiera darme un poquito de sue&ntilde;o!... Me volver&eacute; de este otro lado.</p>
113 864

ediciones