Diferencia entre revisiones de «La Corte de Carlos IV : 8»

m
Bot: sustitución de la plantilla: Encabezado
 
m (Bot: sustitución de la plantilla: Encabezado)
 
{{encabe
{{encabezado|[[La Corte de Carlos IV]] : 8|[[Benito Pérez Galdós]]}}
|título=[[La Corte de Carlos IV]] : 8
|autor=[[Benito Pérez Galdós]]
|notas=}}
<div style='text-align:justify'>
 
<p>Cuando regres&eacute; a la sala, la escena continuaba la misma, pero la llegada de un nuevo personaje iba a variarla por completo. O&iacute;mos ruido de alegres voces y como preludios de guitarra en el portal, y despu&eacute;s entr&oacute; un joven a quien diferentes veces hab&iacute;a yo visto en el teatro. Acompa&ntilde;&aacute;banle otros; pero se despidieron en la puerta, y &eacute;l subi&oacute; solo, mas haciendo tanto ruido, que no parec&iacute;a sino que un ej&eacute;rcito se nos met&iacute;a en la casa. Me acuerdo bien de que aquel joven vest&iacute;a el traje popular; esto es, un rico marsell&eacute;s, gorra peluda de forma semejante a la de los sombreros tripicos, pero mucho m&aacute;s peque&ntilde;a, y capa de grana con forros de felpa manchada. Al verle con esta facha, no crean Vds. que era alg&uacute;n manolo de Lavapi&eacute;s o chispero de Maravillas, pues los arreos con que le he presentado cubr&iacute;an la persona de uno de los principales caballeros de la corte; s&oacute;lo que &eacute;ste, como otros muchos de su &eacute;poca, gustaba de buscar pasatiempo entre la gente de baja estofa, y concurr&iacute;a a los salones de <i>Polonia la Aguardentera, Juliana la Naranjera</i>, y otras c&eacute;lebres majas de que se hablaba mucho entonces. En sus nocturnas correr&iacute;as usaba siempre aquel traje, que en honor de la verdad, le ca&iacute;a a las mil maravillas.</p>
113 864

ediciones