Diferencia entre revisiones de «Don Dimas de la Tijereta»

sin resumen de edición
m (Correcciones html: reemplazo etiqueta center (obsoleta))
{{encabezado|[[Tradiciones peruanas - Primera serie]] <br>{{PAGENAME}}|[[Ricardo Palma|Ricardo Palma]]}}
 
 
 
 
ÉraseErase que se era y el mal que se vaya y el bien se nos venga, que allá por los primeros años del pasado siglo existía, en pleno portal de Escribanos de las tres veces coronada ciudad de los Reyes del Perú, un cartulario de antiparras cabalgadas sobre nariz ciceroniana, pluma de ganso u otra ave de rapiña, tintero de cuerno, gregüescos de paño azul a media pierna, jubón de tiritañataña, y capa española de color parecido a Dios en lo incomprensible, y que le había llegado por legítima herencia pasando de padres a hijos durante tres generaciones.
 
Conocíale el pueblo por tocayo del buen ladrón a quien don Jesucristo dio pasaporte para entrar en la gloria; pues nombrábase don Dimas de la Tijereta, escribano de número de la Real Audiencia y hombre que, a fuerza de dar fe, se había quedado sin pizca de fe, porque en el oficio gastó en breve la poca que trajo al mundo.
Usuario anónimo