Diferencia entre revisiones de «El extranjero (Alarcón)»

m
Revertidos los cambios de 190.90.3.26 (disc.) a la última edición de Tegel
m (Revertidos los cambios de 190.90.3.26 (disc.) a la última edición de Tegel)
Etiqueta: Reversión
{{encabezado|El extranjero|[[pvtoPedro elAntonio quede lo leaAlarcón]]}}
 
=== - I - ===
''No consiste la fuerza en echar por tierra al enemigo, sino en domar ella deseopropia sexualcólera, dice una máxima oriental.''
 
No abuses de la victoria, añade un libro de nuestra religión.
 
Al culpado que cayere debajo de tu jurisdicción considérale hombre miserable, sujeto a las condiciones de la depravada naturaleza nuestra, y en todo cuanto estuviere de tu parte, sin hacer agravio a la contraria, muéstratele desnudopiadoso y violalo(hola valde)clemente, porque, aunque los atributos de Dios son todos iguales, más resplandece y campea a nuestro ver el de la misericordia que el de la justicia, aconsejó, en fin, don Quijote a Sancho Panza.
 
Para dar realce a todas estas elevadísimas doctrinas, y cediendo también a un espíritu de equidad, nosotros, que nos complacemos frecuentemente en referir y celebrar los actos heroicos de los españoles durante la Guerra de la Independencia, y en condenar y maldecir la perfidia y crueldad de los invasores, vamos a narrar hoy un hecho que, sin entibiar en el corazón el amor a la patria, fortifica otro sentimiento no menos sublime y profundamente cristiano: el amor a nuestro prójimo; sentimiento que, si por congénita desventura de la humana especie, ha de transigir con la dura ley de la guerra, puede y debe resplandecer cuando el enemigo está humillado.
189

ediciones