Enciclopedia Chilena/Historia/Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia

ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu
Para ver el documento original completo, haga clic en la imagen.

Primera Presidencia de Arturo Alessandri Palma
Artículo de la Enciclopedia Chilena

Flag of Chile.svg

Este artículo es parte de la Enciclopedia Chilena, un proyecto realizado por la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile entre 1948 y 1971.
Código identificatorio: ECH-1826/1
Título: Primera Presidencia de Arturo Alessandri Palma
Categoría: Historia


Bien puede afirmarse que don Arturo Alessandri Palma ocupa parte preponderante de la Historia de Chile en la primera mitad del siglo XX.

Su nombre comienza a figurar en la prensa y en los círculos políticos a partir de las elecciones presidenciales de 1896 en que le cupo ser uno de los principales líderes de la campaña presidencial de don Federico Errázuriz Echaurren quien, en forma sorpresiva, triunfara, por estrecho margen, sobre su contendor don Vicente Reyes.

El Presidente Errázuriz pidió al Sr. Alessandri que postulara como Diputado por Curicó en las elecciones generales de 1897, en las cuales, gracias a sus condiciones de tribuno y a sus ideales sinceros de avanzada social, obtuvo una mayoría asombrosa que significó la cuota más alta de la nación. Ocupó un sillón en la Cámara, ininterrumpidamente, hasta 1915 época en que fué elegido Senador de la República.

En abril de l898 asumió la Cartera de Obras Públicas, durante el Gobierno de Errázuriz Echaurren, en el Ministerio presidido por don Carlos Walker Martínez. Desde ella se dedicó con tenacidad a impulsar o a finiquitar trabajos de trascendencia iniciados por sus antecesores. Recorrió el país de Norte a Sur informándose de las necesidades y dejando, al cabo de cinco meses de intensa labor, la huella indeleble de sus realizaciones.

En la Administración de don Ramón Barros Luco fue nombrado Ministro de Hacienda, en el Gabinete que presidía don Manuel Rivas Vicuña, desde los meses de junio a noviembre de 1913. Luchó, en aquel entonces, por muchos de los proyectos que más tarde convirtió en realidad como Jefe del Estado, entre ellos, el impuesto directo a la renta y el Banco Central.

También asumió, durante la Presidencia de don Juan Luis Sanfuentes, el cargo de Jefe del Gabinete, desempeñándose como Ministro del Interior desde abril a septiembre de 1918.

En el año 1915 sus parciales le encomendaron la difícil tarea de competir con don Arturo del Río en la Provincia de Tarapacá postulando a un sillón en el Senado de la República, Las incidencias de esta heroica lucha política, que le valieron el apodo de "León de Tarapacá", se narran en el artículo analítico de asta Enciclopedia intitulado "Campaña Senatorial de Alessandri Palma en Tarapacá".

A raíz del triunfo obtenido en el Norte y de la actuación como Senador, especialmente en la discusión de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria, se pensó que sería el ciudadano más idóneo para representar a las corrientes políticas liberales, democráticas y de izquierda, que en aquel entonces nacían, en las elecciones presidenciales de 1920.

Los pormenores de dicha contienda política contra las fuerzas de la Unión Nacional que apoyaban a don Luis Barros Borgoño, posiblemente la más enconada que se recuerda, están narrados en los siguientes artículos analíticos de ésta Enciclopedia: "Alessandri Palma, Arturo, Campaña presidencial 1920"; "Movilización Militar de 1920"; "Federación de Estudiantes, Asalto a la, 1920"; "Subversivos, Proceso de los, 1920"; y "Tribunal de Honor, 1920".

Es interesante destacar el discurso político-social que pronunciara el Sr. Alessandri el 25 de abril de 1920, destinado a agradecer su designación como candidato con que le honrara la Convención Liberal de Santiago celebrada en aquella fecha. Fué una brillante improvisación que resumía todos sus anhelos de transformación política económica y social los cuales, como podrá observarse en la síntesis de sus dos administraciones, los convirtió en realidad como Jefe del Estado. Reproduciremos algunos párrafos de dicho discurso cuya versión taquigráfica se publicó, íntegramente, en la prensa de la época:

"...No puedo leeros un programa, porque no he tenido tiempo para redactarlo, ni mucho menos para meditarlo, pues, lo declaro con sinceridad, esta honrosa designación me ha tomado de sorpresa. No creí jamás que ésta solemne e imponente asamblea me iba a discernir, con tanta rapidez, tan grande honor..." (Los detalles de la gestación y desarrollo de la Asamblea se citan en el artículo: "Alessandri Palma, Arturo, Campaña Presidencial" (v).

"...Vivimos desde hace años en medio de la anarquía y del desgobierno. Toda clase de angustias y de dificultades obstaculizan la marcha próspera de las actividades de ésta patria, tan cara a todos nosotros. El país desea, exige, un Gobierno sólido y fuerte, con rumbos definidos, orientados sobre la base de una política netamente nacional. Sólo aquellas combinaciones de partidos que tienen por bandera una enseña de vastos ideales de bien público, son capaces de satisfacer la noble y generosa aspiración que siente y exige el país en los momentos actuales. Las combinaciones personales o de círculo, los que no tienen bandera ni principios, aquellas que no reconocen ideales, sirven sólo para fomentar el desgobierno que el país abomina y detesta como enemigo del orden y generador de la anarquía..."

"...Todos los pueblos han luchado por sus libertades, y ante todo por la libertad de conciencia... Sancionemos de una vez, en la Ley, lo que ya felizmente ha sido consagrado en el hecho, estableciendo en forma definitiva la constitución civil de la familia chilena y propendamos con todas nuestras energías a alejar de las luchas candentes de la política las banderas o credos religiosos, cualesquiera que ellos sean, evitando que se mezclen, en el terreno temporal, cuestiones de orden meramente espiritual que son del fuero interno y cuyo violento choque no cuadra ya con las exigencias marcadas por las necesidades nacionales del momento histórico en que vivimos..."

"...El centralismo exagerado de la Constitución de 1833 no es ya posible ni conveniente, es simplemente absurdo. Nuestra Carta FunPágina:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/4 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/5 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/6 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/7 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/8 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/9 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/10 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/11 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/12 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/13 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/14 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/15 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/16 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/17 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/18 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/19 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/20 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/21 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/22 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/23 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/24 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/25 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/26 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/27 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/28 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/29 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/30 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/31 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/32 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/33 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/34 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/35 venir difícil que le esperaba al Gobierno del Sr. Alessandri. "...La mayoría del Senado, -decía-, vuelve a sus tiendas porque cree que su dignidad no le permite seguir cooperando en el Gobierno. El cam­po queda, pues, despelado para que la mayoría de la Cámara de Dipu­tados, encabezada por el partido radical, asuma con valentía y pa­triotismo la solución de los graves problemas que afectan nuestra vida política, internacional y financiera..."

Presentado el nuevo Ministerio al Congreso, el Premier Sr. Garcés Gana expuso un programa sumarísimo que decía relación, princi­palmente, con el despacho de la ley de Presupuesto; con las leyes tributarias que estaban pendientes en el Senado; con la defensa de los derechos chilenos en el Protocolo de Washington; y con la preparación de la Conferencia Panamericana que debería celebrarse en Santiago. Recibió el respaldo de la Alianza Liberal, por intermedio del H. Senador don José Pedro Alessandri, pero, la Unión Nacional guar­dé el más absoluto silencio. En la Cámara de Diputados, tanto los radicales como liberales aliancistas, demócratas y nacionales expresaron su complacencia por la nueva organización ministerial. Sin embargo, el H. Diputado don Ismael Edwards, a nombre de los "unionis­tas", manifestó que ejercerían una fiscalización acuciosa, serena y sostenida".

Dos meses después volvió a tener censura el Gabinete, como era fácil de prever, ya que la rivalidad entre Gobierno y Oposición ha­bía quedado planteada en un campo de abierta beligerancia.

El 16 de marzo se organizó el siguiente Ministerio: Interior, don Cornelio Saavedra, liberal; Relaciones Exteriores don Luis Iz­quierdo, liberal; Hacienda, don Víctor Celis Maturana, radical; Justicia e Instrucción Pública, don Luis Salas Romo, radical; Guerra y Marina, don Jorge Andrés Guerra, nacional; e Industria y Obras Públicas, don Vicente Adrián, demócrata.

Fué este el noveno Ministerio de la Primera Administración Alessandri. Se le calificó como un Gabinete de guerra el cual, no obs­tante haber presentado un programa tranquilizador, se esmeró en obtener, a costa de cualquier sacrificio, la ley de Presupuesto.

Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/37 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/38 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/39 integrado como sigue:

Interior, don Carlos Alberto Ruiz, radical; Relaciones Exteriores, don Pedro Rivas Vicuña, radical; Hacienda, don Agustín Correa Bravo, balmacedista; Justicia e Instrucción Pública, don Marcial Martínez de Ferrari, liberal; Guerra y Marina, el General don Luis Altamirano; e Industria y Obras Públicas, don Juan Vargas Márquez, demócrata.

La reacción del Senado fue extremadamente airada. Apenas cono- cida la nómina de los Ministros, se presentó un proyecto de acuerdo, firmado por los Honorables Senadores Errázuriz Lazcano, Letelier Silva y Concha Subercaseaux, el cual decías "El Ministerio no cuenta con la confianza del Senado". La votación del proyecto fué de 18 votos a favor y 8 en contra, a pesar que en la Cámara de Diputados el Gabinete recibió un voto de confianza por 47 votos contra 25.

La solución de la crisis fué larga y laboriosa. Las tentativas de formar un equipo ministerial con "aliancistas" y "unionistas" fracasaron después de barajar nombres y posiciones ideológicas dentro de cada partido. No quedó otra alternativa que llegar a un Gabinete de Administración compuesto por personas alejadas de la política activa y que dieran garantías de libertad electoral.

Así nació el Ministerio "Amunátegui-Bello Codesido" que juró el 2 de julio y que fué el undécimo en dos años y medio de Gobierno. Lo integraron: en Interior, don Domingo Amunátegui Solar; Relaciones Exteriores, don Emilio Bello Codesido; Hacienda, don Guillermo Subercaseaux; Justicia e Instrucción Pública, don Alcibíades Roldan; Guerra y Marina el General don Luis Altamirano; e Industria y Obras Públicas don Francisco Mardones.

Los meses que transcurrieron hasta finalizar el año 1923 estuvieron preñados de incidencias políticas derivadas de las campañas electorales parlamentarias que se realizaban en toda la República. Los discursos pronunciados en las giras de los candidatos de la Unión Nacional incitaban a la rebelión en contra del Gobierno. Se decía que el Presidente, con su Ministerio de Administración, pensaba ejercer una dictadura, motivo por el cual, para desvirtuar dicha suposición, el Sr. Alessandri propuso un Gabinete de conciliación con participación de "unionistas" y "aliancistas".

Las gestiones de avenimiento entre ambas corrientes fracasaron lo que dio origen a un Gabinete exclusivo de Alianza Liberal el cual juró el 3 de enero de 1924, Este duodécimo Ministerio quedó integrado: en Interior, por don Pedro Aguirre Cerda, radical; Relaciones Exteriores, don Armando Jaramillo, liberal; Hacienda, don Enrique Zañartu Prieto, balmacedista; Justicia e Instrucción Pública, don Domingo Durán, radical; Guerra y Marina, Comandante don Alfredo Ewing; e Industria y Obras Públicas, don Vicente Adrían, demócrata.

Se trató de un Ministerio de lucha franca contra la Unión Nacional el cual, como es lógico, no podía prosperar en víspera de una elección. Su vida fué breve para dar paso, antes de un mes, a un Gabinete de conciliación, como lo había propuesto anteriormente el propio Presidente Alessandri.

El 1º de febrero juró el decimotercer Ministerio que combinaba las aspiraciones "unionistas" y "aliancistas". Lo formaron: en Interior, don José Maza Fernández, liberal aliancista; Relaciones Exteriores, don Roberto Sánchez García de la Huerta, balmacedista; Hacienda, don Samuel Claro, liberal unionista; Justicia e Instrucción Pública, don Guillermo Labarca Hubertson, radical; Guerra y Marina, el General don Luis Brieba; e Industria y Obras Públicas, don Róbinson Paredes, demócrata.

Fué este el Gabinete de conciliación que debió afrontar las elecciones del 2 de marzo de 1924 sobre las cuales se ha sostenido que hubo una manifiesta intervención de parte del Ejecutivo. El propio General Luis Brieba, para esclarecer la participación de las Fuerzas Armadas en el acto electoral, dio a la publicidad un folleto desvaneciendo las Imputaciones que se le hacían, el cual entrega luces sobre la actuación del Gabinete en la culminación de dicha contienda cívica.

La Alianza Liberal triunfó en ambas ramas del Congreso. El Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/42 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/43 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/44 se a exigir, por la fuerza, la promulgación, de las leyes sociales y los proyectos pendientes de beneficio nacional.

El décimo sexto Gabinete, que satisfacía las aspiraciones de las Fuerzas Armadas fue el siguiente: Interior, el General don Luis Altamirano Talavera; Relaciones Exteriores, don Emilio Bello Codesido; Justicia e Instrucción Pública, don Gregorio Amunátegui; Hacienda, Almirante don Francisco E. Nef; Guerra y Marina, General don Juan Pablo Bennet; e Industrias y Obras Públicas, don Ángel Guarello.

El 8 de septiembre se promulgaron, con la firma del Presidente Alessandri, todas las leyes sociales y demás que se señalan en el artículo analítico sobre "Pronunciamiento Militar del 5 de septiembre de 1924" en el cual, se narran, en detalle, los variados incidentes ocurridos en aquellos días.

Como el Comité Militar que representaba a los revolucionarios no se disolviera, conforme lo había ofrecido al Sr. Alessandri, tan pronto se promulgaron las leyes, éste presentó la renuncia de su alto cargo, la que no fué aceptada y solicitó permiso constitucional para ausentarse del país por un plazo de seis meses. Declinó el mando en el Ministro del Interior, General Altamirano, quien asumió la Vicepresidencia de la República y marchó voluntariamente al exilio para que su presencia no fuera obstáculo al restablecimiento de la tranquilidad nacional amenazada.

El 11 de septiembre de 1924 se formó una Junta de Gobierno presidida por el propio General Altamirano e integrada por el Almirante Nef y el General Bennet. Sus programas y actuación se detallan en el artículo analítico correspondiente.

Otras Juntas de Gobierno, la del 23 de enero de 1925 y la del 27 del mismo mes, debidamente analizadas en esta Enciclopedia, determinaron llamar al Presidente Alessandri, que se encontraba en Europa, para que continuara administrando como Jefe del Estado.

Asumió nuevamente el 20 de marzo de 1925 después de haber establecido como condiciones, desde Roma, la reforma de la Constitución Política de 1833, el robustecimiento del régimen presidencial y el retorno de las Fuerzas Armadas a sus tareas profesionales.

Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/46 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/47 Página:ECH 1826 1 - Alessandri Palma, Arturo, Primera Presidencia.djvu/48