En la muerte de un niño

Cantos de la tarde (1860)
En la muerte de un niño

de Clemente Zenea


En la muerte de un niño

Así como contempla el caminante
con los ojos llorosos
cual se llevan los soplos del levante
las hojas de los álamos frondosos;
así nosotros en adversa suerte,
con alma entristecida
miramos como al soplo de la muerte
se desprenden las flores de la vida.