Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



LXXVIEditar

EN LA MANO DE DIOSEditar



Na mao de Deus, na sua mao direita.

ANTHERO DE QUENTAL. Soneto.



Cuando, Señor, nos besas con tu beso
que nos quita el aliento, el de la muerte,
el corazón bajo el aprieto fuerte
de tu mano derecha queda opreso.

Y en tu izquierda, rendida por su peso
quedando la cabeza, á que revierte
el sueñio eterno, aun lucha por cojerte
al disiparse su angustiado seso.


Al corazón sobre tu pecho pones
y como en dulce cuna allí reposa
lejos del recio mar de las pasiones,

mientras la mente, libre de la losa
del pensamiento, fuente de ilusiones,
duerme al sol en tu mano poderosa.

S. 17 X 10.