Abrir menú principal

El viajero y su perro
de Esopo



Un viajero listo para salir de gira, vio a su perro en el portal de su casa estirándose y bostezando. Le preguntó con energía:

-¿ Por qué estás ahí vagabundeando?, todo está listo menos tú, así que ven conmigo al instante.

El perro, meneando su cola replicó:

- Oh patrón, yo ya estoy listo, más bien es a tí a quien yo estoy esperando.


Moraleja: El perezoso siempre culpa de los retardos a sus seres más cercanos.