El purgatorio de San Patricio Jornada 2 Cuadro 1: 4

Pág. 4 de 5
El purgatorio de San Patricio Jornada 2 Cuadro 1 Pedro Calderón de la Barca


Polonia.

  ([Ap.] Yo vengo determinada.)
Ludovico, en las forzosas
ocasiones, el amor
ha de dar muestras heroicas.
Tu vida está en gran peligro;
mi padre airado se enoja
contra ti, y de su furor
huir el peligro importa.
Las guardas que están contigo,
liberalmente soborna
mi mano, y al son del oro
yacen sus orejas sordas.
Escápate, porque veas
cómo una mujer se arroja,
cómo su honor atropella,
cómo su respeto postra.
Contigo iré, pues ya es fuerza
que contigo me disponga
ya a vivir, o ya a morir;
que fuera mi vida poca
sin ti, que en mi pecho vives.
Yo llevo dinero y joyas
bastantes para ponernos
en las Indias más remotas,
donde el sol yela y abrasa,
ya con rayos, ya con sombras.
Dos caballos a la puerta
esperan, diré dos onzas,
hijas del viento, aunque más
del pensamiento se nombran.
Son tan veloces que, aunque
huidos vamos agora,
nos parecerá que vamos
seguros en ellos. Toma
resolución. ¿Qué imaginas?
¿Qué te suspendes? Acorta
los discursos. Y porque
fortuna, que siempre estorba
al amor, no desbarate
finezas tan generosas,
yo iré delante de ti.
Sal, en tanto que, ingeniosa,
divierto guardas y doy
espaldas a tu persona.
Aun el sol nos favorece,
que, despeñado en las ondas,
para templar su fatiga
los crespos cabellos moja.

                   Vase.


El purgatorio de San Patricio

Jornada primera: Cuadro 1 - Cuadro 2
Jornada segunda: Cuadro 1 - Cuadro 2 Cuadro 3
Jornada tercera Cuadro 1 - Cuadro 2 - Cuadro 3 - Cuadro 4