El primer nueva corónica y buen gobierno


Nueva corónica y buen gobierno


Capítulo 1: El primer nueva corónica y buen gobierno de Guamán Poma de Ayala


PRIMER nueva crónica y buen gobierno deste rreyno. El dicho libro compuesto y entitulado por don Phelipe Guaman Poma de Ayala.

La dicha crónica es muy útil y provechoso y es bueno para emienda de vida para los cristianos y enfieles y para confesarse los dichos indios y emienda de sus vidas y herronía, ydúlatras y para sauer confesarlos a los dichos yndios los dichos sacerdotes y para la emienda de los dichos comenderos de indios y corregidores y padres y curas de las dichas dotrinas y de los dichos mineros y de los dichos caciques principales y demás indios mandoncillos, indios comunes y de otros españoles y personas.

Y es bueno para las dichas rrecidencias y becita generales de los dichos yndios tributarios y de la becita general de la santa madre yglecia y para sauer otras cosas y para enfrenar sus ánimas y consencias los dichos cristianos, como Dios nos amenaza por la deuina escritura de Dios por boca de los sanctos profretas [sic] Heremías a que entremos a penitencia y mudar la uida como cristianos, como el profeta rrey Dauid nos dize en el pezalmo, “Domine Deus salutis meae,” donde nos pone grandes miedos y desanparos de Dios y grandes castigos que nos a de enbiar cada día, como el precursor San Ju[an] Bautista traxo los amenazos, azotes y castigos de Dios para que fuésemos en[frena]dos y emendados en este mundo.

MVI S[AN]TO P[ADR]E PAPA, muy alto sancto padre, llave del cielo y llave del infierno, poder de Dios en el mundo sobre todos los emperadores y reyes, monarca selestial:

Ábrenos con la llave del cielo para la gloria y cierra con la llaue del ynfierno, enbíanos los sanctos jubeleos y perdones de la mano de vuestra Sanctidad, el glan [sic] rregalo pedimos y suplicamos deste rreyno del Pirú de las Yndias. Y le bezamos umilmente los sanctos pies y manos y nos ahumillamos a buestra sancta iglesia católica a que nos dé la lisencia del santo sacramento sazerdotal, pues que ya vuestra Santidad a conzedido en nosotros todas las demás y para su sancto serbicio de Dios estamos en las manos de vuestra Santidad.

Y juntamente con ella le cirbo con esta poquita de obrecilla yntitulado Primer crónica y bue[n] [goui]ern[o] deste reino, que es servicio de Dios y de vuestra Santidad, lo reciba y pido y suplico me eche su bendición, la cual pedimos deste reino de las indias del Perú su humilde bazallo,

Don Felipe Ayala, Autor (rúbrica).

Envíanos vuestra Santidad en bueso nombre a bueso nuncio. Re[ci]biremos muy gran regalo y merced de nuestra ánima y salud.

Carta de don Martín Guaman Mallque de Ayala, hijo y nieto de los grandes señores y rreys que fueron antiguamente y capitán general y señor del rreyno y capac apo a, ques préncipe, y señor de la prouincia de los Lucanas, Andamarcas y Circamarca y Soras y de la ciudad de Guamanga y de su juridición de Sancta Catalina de Chupas, príncipe de los Chinchay Suyos y segunda persona del Ynga deste rreyno del Pirú, a la rreal Magestad del rrey don Felipe nuestro señor el ssegundo. Dize ací:

S[acra] C[atólica] R[eal] M[agestad]: Entre las cosas questa gran prouincia destos rreynos a prosedido útiles y prouechosos al seruicio de Dios y de vuestra Magestad, me a parecido hazer estima del engenio y curiucidad por la gran auilidad del dicho mi hijo lexítimo, don Felipe Guaman Poma de Ayala, capac b, ques préncipe, y gouernador mayor de los yndios y demás caciques y prencipales y señor de ellos y administrador de todas las dichas.

CARTA DEL AVTOR: CARTA DE DON Felipe Guaman Poma de Ayala a su Magestad, al rrey Phelipo:

Muchas ueses dudé, S[acra] C[atólica] R[eal] M[agestad], azeptar esta dicha ynpresa y muchas más después de auerla comensado me quise bolber atrás, jusgando por temeraria mi entención, no hallando supgeto en mi facultad para acauarla conforme a la que se deuía a unas historias cin escriptura nenguna, no más de por los quipos [cordeles con nudos] y memorias y rrelaciones de los yndios antigos de muy biejos y biejas sabios testigos de uista, para que dé fe de ellos, y que ualga por ello qualquier sentencia jusgada.

Y ací, cologado de de [sic] uarios descursos, pasé muchos días y años yndeterminando hasta que uencido de mí y tantos años, comienso deste rreyno, acabo de tan antigo deseo, que fue cienpre buscar en la rudeza de mi engenio y ciegos ojos y poco uer y poco sauer, y no ser letrado ni dotor ni lesenciado ni latino, como el primero deste rreyno, con alguna ocación con que poder seruir a vuestra Magestad, me determiné de escriuir la historia y desendencia y los famosos hechos de los primeros rreys y señores y capitanes nuestros agüelos y des prencipales y uida de yndios y sus generaciones y desendencia desde el primero yndio llamado Uari

PRÓLOGO AL LETOR cristiano que leyere deste dicho libro, viendo la ocasión en las manos el escrito, para sacar en linpio estas dichas historias ube tanto trabajo por ser cin escrito ni letra alguna, cino no más de quipos [cordeles con nudos] y relaciones de muchas lenguaxes ajuntando con la lengua de la castellana y quichiua ynga, aymara, poquina colla, canche, cana, charca, chinchaysuyo, andesuyo , collasuyo, condesuyo, todos los bocablos de yndios, que pasé tanto trauajo por ser serbicio de Dios Nuestro Señor y de su Sacra Católica Magestad, rrey don Phelipe el terzero.

Gasté mucho tienpo y muchos años, acordándome que a de ser prouechoso a los fieles cristianos para emienda de sus pecados y malas uidas y herronías y para confesarse los dichos indios, y para que aprenda los dichos sazerdotes para confezarlos a los dichos yndios y saluación de las dichas ánimas y la dicha impresión y gozo deste dicho libro, Primer y nueua corónica y de uien uiuir de lo dichos cristianos, yntitulado de los primeros que auido coronestas y áuiles, ynprimido por auilidad de los yndios préncipes y señores del rreyno de las Yndias.

Y la dicha merced pide y suplica para cienpre de la dicha inpresión a su M[agestad], del dicho libro compuesto por el dicho autor, don Felipe Guaman Poma de Ayala, señor y capac apo, ques préncipes, pues que lo merece de la dicha auilidad y trabajo.