El perro del hortelano: 18

Acto Primero
Pág. 18 de 95
El perro del hortelano Acto I Lope de Vega


Teodoro:

 Yo lo concedo;
 mas ya esos celos, señora,
 de algún principio nacieron,
 y ése fue amor; que la causa
 no nace de los efetos,
 sino los efetos de ella.

Diana:

 No sé, Teodoro: esto siento
 de esta dama, pues me dijo
 que nunca al tal caballero
 tuvo más que inclinación,
 y en viéndole amar, salieron
 al camino de su honor
 mil salteadores deseos,
 que le han desnudado el alma
 del honesto pensamiento
 con que pensaba vivir.

Teodoro:

 Muy lindo papel has hecho:
 yo no me atrevo a igualarle.

Diana:

 Entra y prueba.

Teodoro:

 No me atrevo.

Diana:

 Haz esto, por vida mía.

Teodoro:

 Vuseñoría con esto
 quiere probar mi ignorancia.

Diana:

 Aquí aguardo: vuelve luego.

Teodoro:

 Yo voy.
Vase [TEODORO]

Diana:

 Escucha, Tristán.

Tristán:

 A ver lo que mandas vuelvo,
 con vergüenza destas calzas;
 que el secretario, mi dueño,
 anda salido estos días;
 y hace mal un caballero,
 sabiendo que su lacayo
 le va sirviendo de espejo,
 de lucero y de cortina,
 en no traerle bien puesto.
 Escalera del señor,
 si va a caballo, un discreto,
 nos llamó, pues a su cara
 se sube por nuestros cuerpos.
 No debe de poder más.

Diana:

 ¿Juega?


El perro del hortelano de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III