El perro del hortelano: 12

Acto Primero
Pág. 12 de 95
El perro del hortelano Acto I Lope de Vega


Tristán:

 No y sí;
 que no conoció quién eras,
 y sospecha le quedó.

Teodoro:

 Cuando Fabio me siguió
 bajando las escaleras,
 fue milagro no matalle.

Tristán:

 ¡Qué lindamente tiré
 mi sombrero a la luz!

Teodoro:

 Fue
 detenelle y deslumbralle,
 porque si adelante pasa,
 no le dejara pasar.

Tristán:

 Dije a la luz al bajar,
 “Di que no somos de casa”;
 y respondióme: “Mentís.”
 Alcé y tiréle el sombrero;
 ¿quedé agraviado?

Teodoro:

 Hoy espero
 mi muerte.

Tristán:

 Siempre decís
 esas cosas los amantes
 cuando menos pena os dan.

Teodoro:

 Pues ¿qué puedo hacer, Tristán,
 en peligros semejantes?

Tristán:

 Dejar de amar a Marcela,
 pues la condesa es mujer
 que si lo llega a saber,
 no te ha de valer cautela
 para no perder su casa.

Teodoro:

 Y ¿no hay más sino olvidar?

Tristán:

 Liciones te quiero dar
 de cómo el amor se pasa.

Teodoro:

 ¿Ya comienzas desatinos?


El perro del hortelano de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III