El perro del hortelano: 09

Acto Primero
Pág. 09 de 95
El perro del hortelano Acto I Lope de Vega


Diana:

 (Con más templanza me siento, Aparte
 sabiendo que no es por mí.)
 Marcela...

Marcela:

 Señora...

Diana:

 Escucha.

Marcela:

 ¿Qué mandas? (Temblando llego.) Aparte

Diana:

 ¿Eres tú de quien fiaba
 mi honor y mis pensamientos?

Marcela:

 Pues ¿qué te han dicho de mí,
 sabiendo tú que profeso
 la lealtad que tú mereces?

Diana:

 ¿Tú, lealtad?

Marcela:

 ¿En qué te ofendo?

Diana:

 ¿No es ofensa que en mi casa,
 y dentro de mi aposento,
 entre un hombre a hablar contigo?

Marcela:

 Está Teodoro tan necio
 que donde quiera me dice
 dos docenas de requiebros.

Diana:

 ¿Dos docenas? ¡Bueno a fe!
 Bendiga el buen año el cielo,
 pues se venden por docenas.

Marcela:

 Quiero decir que, en saliendo
 o entrando, luego a la boca
 traslada sus pensamientos.

Diana:

 ¿Traslada? Término extraño.
 ¿Y qué te dice?

Marcela:

 No creo
 que se me acuerde.

Diana:

 Sí hará.

Marcela:

 Una vez dice, “Yo pierdo
 el alma por esos ojos.”
 Otra, “Yo vivo por ellos;
 esta noche no he dormido,
 desvelando mis deseos
 en tu hermosura.” Otra vez
 me pide sólo un cabello
 para atarlos, porque estén
 en su pensamiento quedos.
 Mas ¿para qué me preguntas
 niñerías?


El perro del hortelano de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III