Abrir menú principal

Mojiganga
Pág. 02 de 32
El pésame de la viuda Pedro Calderón de la Barca


(Sale MARÍA DE PRADO de viuda, un ESCUDERO y JERÓNIMA [e ISABELILLA].)
MARÍA PRADO:

No hay consuelo para mí
ni ha de haberle.

JERÓNIMA:

Doña Clara,
el entendimiento es
ganapán de las desgracias,
pues, llevándolas a cuestas,
carga de una en otra casa
con sus trastos cada día.