Abrir menú principal

El milano y la gaviota
de Esopo



Tragó una gaviota un pez demasiado grande y le estalló la garganta, quedando muerta a la orilla de la playa. La vio un milano y dijo:

— Tienes tu merecido, porque sabiendo de tu capacidad, abusaste de lo que te estaba permitido.


Moraleja: Sabiendo cuales son tus capacidades, nunca intentes sobrepasarlas si no te has preparado para ello.