Abrir menú principal

ACTO TERCERO
Pág. 29 de 36
El médico a palos: ACTO TERCERO Molière



ESCENA CUARTA

Don Jerónimo (sale por la izquierda), Bartolo, Lucas, Leandro



Don Jerónimo: ¡Ay, amigo don Bartolo!, que aquella pobre muchacha no se alivia. No ha querido acostarse.

Desde que ha tomado la sopa en vino está mucho peor.

Bartolo: ¡Bueno, eso es bueno! Señal de que el remedio va obrando. No hay que afligirse. Aunque la vea

usted agonizando, no hay que afligirse, que aquí estoy yo... (Llama, encarándose a la puerta del lado derecho.)
Digo, Don Casimiro, Don Casimiro.

Leandro: (Desde adentro.) Señor.
Bartolo: Don Casimiro.
Leandro: (Sale.) ¿Qué manda usted?
Don Jerónimo: ¿Y quién es este hombre?
Bartolo: Un excelente didascálico... boticario que llaman ustedes... eminente profesor... Le he mandado

venir para que disponga una cataplasma de todas flores, emolientes, astringentes, dialécticas, pirotécnicas y
narcóticas, que será necesario aplicar a la enferma.

Don Jerónimo: Mire usted qué decaída está.
Bartolo: No importa, va a sanar muy pronto.




ESCENA QUINTA

Doña Paula, Andrea, Ginés, (salen por la puerta de la izquierda.) Don Jerónimo, Bartolo, Leandro, Lucas



Bartolo: Don Casimiro, púlsela usted, obsérvela bien y luego hablaremos.
Don Jerónimo: ¿Conque en efecto es mozo de habilidad? ¿Eh? (Va Leandro, y habla en secreto con

Doña Paula, haciendo que la pulsa. Andrea tercia en la conversación. Quedan distantes a un lado Bartolo
y Don Jerónimo, y a otro Ginés y Lucas.)