El mágico prodigioso Jornada 2: 2

Pág. 2 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


JUSTINA:

               ... mereceros un olvido.
               ¿De qué manera queréis
               que os diga cuánto es en vano
               la asistencia, Cipriano,
               que a mis umbrales tenéis?
               Si días, si meses, si años,
               si siglos a ellos estáis,
               no esperéis que a ellos oigáis
               sino sólo desengaños,
               porque es mi rigor de suerte,
               de suerte mis males fieros,
               que es imposible quereros,
               Cipriano, hasta la muerte.

Vase JUSTINA


CIPRIANO:

               La esperanza que me dais
               ya dichoso puede hacerme.
               si en muerte habéis de quererme,
               muy corto plazo tomáis.
               Yo le acepto, y si a advertir
               llegáis cuán presto ha de ser,
               empezad vos a querer,
               que yo ya empiezo a morir.
 

CLARÍN:

               En tanto que mi señor,
               Livia, triste y discursivo,
               está de esqueleto vivo
               desengañando a su amor,
               dame los brazos.
 

LIVIA:

               Paciencia
               ten, mientras que considero
               si es tu día; que no quiero
               encargar yo mi conciencia.
               Martes sí, miércoles no
 

CLARÍN:

               ¿Qué cuentas, pues ha callado
               Moscón?
 

LIVIA:

               Puede haberse errado,
               y no quiero errarme yo;
               porque no quiero, si arguyo
               que justicia he de guardar,
               condenarme por no dar
               a cada uno lo que es suyo.
               Pero bien dices, tu día
               es hoy.
 

CLARÍN:

               Pues dame los brazos.
 

LIVIA:

               Con mil amorosos lazos.
 

MOSCÓN:

               ¿Oye usarcé, reina mía?
               Bien ve usarcé, con la gana
               que hoy aquesos lazos hace.
               Dígolo porque me abrace
               con la misma a mí mañana.
 

LIVIA:

               Excusada es la sospecha
               de que a usted no satisfaga,
               ni quiera Júpiter que haga
               yo una cosa tan mal hecha
               como usar de demasía
               con nadie. Yo abrazaré
               con mucha equidad a usté
               cuando le toque su día.

Vase LIVIA

CLARÍN:

               Por lo menos, no he de vello
               yo.
 

MOSCÓN:

               Pues eso ¿qué ha importado?
               ¿Puede a mí haberme agraviado
               jamás, si reparo en ello,
               una moza que no es mía?
 

CLARÍN:

               No.
 

MOSCÓN:

               Luego yo bien porfío
               que no ha sido en daño mío
               lo que no ha sido en mi día.
               Mas ¿qué hace nuestro amo allí
               tan suspenso?
 

CLARÍN:

               Por si a hablar
               llega algo, quiero escuchar.
 

MOSCÓN:

               Y yo también.
 

CIPRIANO:

               ¡Ay de mí!

Al irse acercando cada uno por su lado, CIPRIANO con la acción da a entrambos


               ¡Que tanto, Amor, desconfíes!
 

CLARÍN:

               ¡Ay de mí!


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera