El mágico prodigioso Jornada 2: 14


Pág. 14 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Pluma será este puñal,
               papel este lienzo blanco,
               y tinta para escribirlo
               la sangre es ya de mis brazos.

Escribe con la daga en un lienzo, habiéndose sacado sangre de un brazo

               (¡Qué hielo! ¡Qué horror! ¡Qué asombro!) Aparte
               Digo yo, el gran Cipriano,
               que daré el alma inmortal...
               (¡Qué frenesí! ¡Qué letargo!) Aparte
               ...a quien me enseñare ciencias...
               (¡Qué confusiones! ¡Qué espantos!) Aparte
               ...con que pueda atraer a mí
               a Justina, dueño ingrato;
               y lo firmé de mi nombre

DEMONIO:

               (Ya se rindió a mis engaños Aparte
               el homenaje valiente,
               donde estaban tremolando
               el discurso y la razón.)
               ¿Has escrito?

CIPRIANO:

               Sí, y firmado.

DEMONIO:

               Pues tuyo es el sol que adoras.

CIPRIANO:

               Tuya por eternos años
               es el alma que te ofrezco.

DEMONIO:

               Alma con alma te pago,
               pues por tuya te doy
               la de Justina.

CIPRIANO:

               ¿Qué tanto
               término para enseñarme
               la magia tomas?

DEMONIO:

               Un año,
               con condición...

CIPRIANO:

               Nada temas.

DEMONIO:

               ...que en una cueva encerrados,
               sin estudiar otra cosa,
               hemos de vivir entrambos,
               sirviéndonos solamente
               a los dos este Criado,

Saca a CLARÍN

               que curioso se quedó,
               pues, con nosotros llevando
               su persona, este secreto
               de esta suerte, aseguramos.

CLARÍN:

               (¡Oh nunca yo me quedara! Aparte
               ¡Que habiendo vecinos tantos
               que acechen, no haya un demonio
               que venga al punto a llevarlos!)

CIPRIANO:

               Está bien. Dos dichas juntas
               ingenio y amor lograron,
               pues Justina será mía,
               y yo vendré a ser espanto
               del mundo con nuevas ciencias.

DEMONIO:

               No salió mi intento en vano.

CLARÍN:

               El mío sí.

DEMONIO:

                Ven con nosotros
               (Ya vencí el mayor contrario.) Aparte

CIPRIANO:

               Dichosos seréis, deseos,
               si tal posesión alcanzo.

DEMONIO:

               (No ha de sosegar mi envidia Aparte
               hasta que los gane a entrambos.)
               Vamos, y de aqueste monte
               en lo oculto y lo intrincado
               oirás la primer lición
               hoy de la mágica.

CIPRIANO:

               Vamos.
               que, con tal maestro mí ingenio,
               mi amor con dueño tan alto,
               eterno será en el mundo
               el mágico Cipriano.

FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera