El mágico prodigioso Jornada 2: 13

Pág. 13 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


DEMONIO:

               Quiero darte en testimonio
               de lo que yo puedo y valgo
               algún indicio, aunque sea
               de mi poder breve rasgo.
               ¿Qué ves de esta galería?

CIPRIANO:

               Mucho cielo y mucho prado,
               un bosque, un arroyo, un monte.

DEMONIO:

               ¿Qué es lo que más te ha agradado?

CIPRIANO:

               El monte, porque es, en fin,
               de la que adoro retrato.

DEMONIO:

               Soberbio competidor
               de la estación de los años,
               que te coronas de nubes
               por bruto rey de los campos,
               deja el monte, mide el viento:
               mira que soy quien te llamo.
               Y mira tú si a una dama
               traerás, si yo a un monte traigo.

Múdase un monte de una parte a otra del tablado

CIPRIANO:

               ¡No vi más confuso asombro!
               ¡No vi prodigio más raro!

CLARÍN:

               (Con el espanto y el miedo Aparte
               estoy dos veces temblando.)

CIPRIANO:

               Pájaro que al viento vuelas,
               siendo tus plumas tus ramos;
               bajel que en el viento surcas;
               siendo jarcias tus peñascos:
               vuélvete a tu centro, y deja
               la admiración y el espanto.

DEMONIO:

               Si ésta no es prueba bastante,
               pronuncien otra mis labios.
               ¿Quieres ver esa mujer
               que adoras?

CIPRIANO:

               Sí.

DEMONIO:

               Pues rasgando
               las duras entrañas, tú,
               monstruo de elementos cuatro,
               manifiesta la hermosura
               que en tu oscuro centro guardo.

Ábrese un peñasco, y está JUSTINA durmiendo

               ¿Es aquélla la que adoras?

CIPRIANO:

               Aquélla es la que idolatro.

DEMONIO:

               Mira si dártela puedo,
               pues donde quiero la traigo.

CIPRIANO:

               Divino imposible mío,
               hoy serán centro tus brazos
               de mi amor, bebiendo al sol
               luz a luz y rayo a rayo.

Ciérrase el monte

DEMONIO:

               Detente, que hasta que firmes
               la palabra que me has dado,
               no puedes tocarla.

CIPRIANO:

               Espera,
               parda nube del más claro
               sol que amaneció a mis dichas...
               Mas con el viento me abrazo.
               Ya creo tus ciencias, ya
               confieso que soy tu esclavo.
               ¿Qué quieres que haga por ti?
               ¿Qué me pides?

DEMONIO:

               Por resguardo
               una cédula firmada
               con tu sangre y de tu mano.

CLARÍN:

               (El alma le diera yo Aparte
               por no haberme aquí quedado.)








El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera