El mágico prodigioso Jornada 2: 12

Pág. 12 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               La hermosa cuna temprana
               del infante sol, que enjuga
               lágrimas cuando madruga,
               vestido de nieve y grana;
               la verde prisión ufana
               de la rosa cuando avisa
               que ya sus jardines pisa
               abril, y entre mansos hielos
               al alba es llanto en los cielos
               lo que es en los campos risa;
               el detenido arroyuelo,
               que el mormurar más suave
               aun entre dientes no sabe,
               porque se los prende el hielo;
               el clavel, que en breve cielo
               es estrella de coral;
               el ave, que liberal
               vestir matices presuma,
               veloz cítara de pluma,
               al órgano de cristal;
               el risco que al sol engaña,
               si a derretirle se atreve,
               pues, gastándole la nieve,
               no le gasta la montaña;
               el laurel que el pie se baña
               con la nieve que atropella,
               y, verde Narciso de ella,
               burla sin temer desmayos
               en esta parte los rayos
               y los hielos en aquélla;
               al fin, cuna, grana, nieve,
               campo, sol, arroyo o rosa,
               ave que canta amorosa,
               risa que aljófares llueve,
               clavel que cristales bebe,
               peñasco sin deshacer,
               y laurel que sale a ver
               si hay rayos que le coronen
               son las partes que componen
               a esta divina mujer.
               Estoy tan ciego y perdido,
               porque mi pena te asombre,
               que, por parecerla otro hombre,
               me engañé con el vestido.
               Mis estudios di al olvido
               como al vulgo mi opinión,
               el discurso a mi pasión,
               a mi llanto el sentimiento,
               mis esperanzas al viento,
               y al desprecio mi razón.
               Dije, y haré lo que dije,
               que ofreciera liberal
               el alma a un genio infernal
               --de aquí mi pasión colige--
               porque este amor que me aflige
               premiase con merecella;
               pero es vana mi querella,
               tanto que presumo que es
               el alma corto interés,
               pues no me la dan por ella.

DEMONIO:

               ¿Tu valor ha de seguir
               los pasos desesperados
               de amantes que se acobardan
               en los primeros asaltos?
               ¿Tan lejos ejemplos viven
               de bellezas que postraron
               su vanidad a los ruegos,
               su altivez a los halagos?
               ¿Quieres lograr tus deseos,
               siendo su prisión tus brazos?

CIPRIANO:

               ¿Eso dudas?

DEMONIO:

               Pues envía
               allá fuera esos Criados,
               y quedemos los dos solos.

CIPRIANO:

               Idos allá fuera entrambos.

MOSCÓN:

               Yo obedezco.

CLARÍN:

               Y yo también.
               (El tal huésped es el diablo.) Aparte

Escóndese CLARÍN

CIPRIANO:

               Ya se fueron.

DEMONIO:

               (Poco importa Aparte
               que Clarín se haya quedado.)

CIPRIANO:

               ¿Qué quieres ahora?

DEMONIO:

               Esa puerta
               cierra.

CIPRIANO:

               Ya solos estamos.

DEMONIO:

               ¿Por gozar a esta mujer
               aquí dijeron tus labios
               que darás el alma?

CIPRIANO:

               Sí.

DEMONIO:

               Pues yo te acepto el contrato.

CIPRIANO:

               ¿Qué dices?

DEMONIO:

               Que yo le acepto.

CIPRIANO:

               ¿Cómo?

DEMONIO:

               Como puedo tanto,
               que te enseñaré una ciencia
               con que podrás a tu mando
               traer la mujer que adoras;
               que yo, aunque tan docto y sabio,
               traerla para otro no puedo.
               Las escrituras hagamos
               ante nosotros dos mismos.

CIPRIANO:

               ¿Quieres con nuevos agravios
               dilatar las penas mías?
               Lo que ofrecí está en mi mano,
               pero lo que tú me ofreces
               no está en la tuya, pues hallo
               que sobre el libre albedrío
               ni hay conjuros ni hay encantos.

DEMONIO:

               Hazme la cédula tú
               con tal condición.

CLARÍN:

               (¡Mal año! Aparte
               Según lo que agora he visto,
               no es muy bobo aqueste diablo.
               ¡Yo darle cédula! Aunque
               se me tuvieran mis cuartos
               sin alquilar veinte siglos,
               no la hiciera.)

CIPRIANO:

               Los engaños.
               son para alegres amigos,
               no para desconfiados.


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera