El mágico prodigioso Jornada 2: 1

Pág. 1 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


Salen CIPRIANO, MOSCÓN y CLARÍN, vestidos de galanes
CIPRIANO:

               (Altos pensamientos míos, Aparte
               ¿dónde, dónde me traéis,
               si ya por cierto tenéis
               que son locos desvaríos
               los que intentáis,
               pues, atreviéndoos al cielo,
               precipitados de un vuelo
               hasta el abismo bajáis?
               Vi a Justina... ¡A Dios pluguiera
               que nunca viera a Justina,
               ni en su perfección divina
               la luz de la cuarta esfera!
               Dos amantes la pretenden,
               uno del otro ofendido;
               y yo, a dos celos rendido,
               aun no sé los que me ofenden:
               sólo sé que mis recelos
               me despeñan con sus furias
               de un desdén a las injurias,
               de un agravio a los desvelos.
               Todo lo demás ignoro,
               y en tan abrasado empeño,
               cielos, Justina es mi dueño,
               cielos, a Justina adoro.)
               Moscón.

MOSCÓN:

               Señor.

CIPRIANO:

               Ve si está
               Lisandro en casa.

MOSCÓN:

               Es razón.

CLARÍN:

               No es; yo iré, porque Moscón
               hoy no puede entrar allá.

CIPRIANO:

               ¡Oh qué cansada porfía
               siempre la de los dos fue!
               ¿Por qué no puede? ¿Por qué?

CLARÍN:

               Porque hoy, señor, no es su día
               mío sí, y de buena gana
               a dar el recado voy;
               que yo allá puedo entrar hoy,
               y Moscón no, hasta mañana.

CIPRIANO:

               ¿Qué nueva locura es ésta,
               añadida al porfiar?
               Ni tú ni él habéis de entrar
               ya, pues su luz manifiesta
               Justina.

CLARÍN:

               De fuera viene.
               hacia su casa.

Salen LIVIA y JUSTINA, con mantos, por una puerta

JUSTINA:

               ¡Ay de mí!
               Livia, Cipriano está aquí.

CIPRIANO:

               (Disimular me conviene Aparte
               de mis celos los desvelos,
               hasta apurarlos mejor.
               Sólo la hablaré en mi amor,
               si lo permiten mis celos.)
               No en vano, señora, ha sido
               haber el traje mudado,
               para que, como Criado,
               pueda, a vuestros pies rendido,
               serviros. A mereceros
               esto lleguen mis suspiros.
               dad licencia de serviros,
               pues no la dais de quereros.

JUSTINA:

               Poco, señor, han podido
               mis desengaños con vos,
               pues no han podido...

CIPRIANO:

               ¡Ay Dios!


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera