El mágico prodigioso Jornada 1: 8

Pág. 8 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

               En parte me ha convencido
               tu razón; y aunque apurarla
               pudiera, más quiero hacerme
               de su parte, o cierta o falsa.
               Hoy la pediré a su padre.

CIPRIANO:

               Supuesto que aquesta dama
               en que los dos la sirváis
               ella no aventura nada,
               pues que confesáis los dos
               su virtud y su constancia,
               decidme quién es; que yo,
               pues que tengo mano tanta
               en la ciudad, por los dos
               quiero preferirme a hablarla,
               para que esté prevenida
               cuando a eso su padre vaya.

LELIO:

               Dices bien.

CIPRIANO:

               ¿Quién es?

FLORO:

               Justina,
               de Lisandro hija.

CIPRIANO:

               Al nombrarla
               he conocido cuán pocas
               fueron vuestras alabanzas;
               que es virtuosa y es noble.
               Luego voy a visitarla.

FLORO:

               El cielo en mi favor mueva
               su condición siempre ingrata.

Vase FLORO

LELIO:

               Corone amor, al nombrarme,
               de laurel mis esperanzas.

Vase LELIO

CIPRIANO:

               ¡Oh, quiera el cielo que estorbe
               escándalos y desgracias!

Vase CIPRIANO

MOSCÓN:

               ¿Ha oído vuesa merced
               que nuestro amo va a la casa
               de Justina?

CLARÍN:

               Sí, señor.
               ¿Qué hay, que vaya o que no vaya?

MOSCÓN:

               Hay que no tiene que hacer
               allá usarced.

CLARÍN:

               ¿Por qué causa?

MOSCÓN:

               Porque yo por Livia muero,
               que es de Justina criada,
               y no quiero que se atreva
               ni el mismo sol a mirarla.

CLARÍN:

               Basta, que no he de reñir
               en ningún tiempo por dama
               que ha de ser esposa mía.

MOSCÓN:

               Aquesa opinión me agrada,
               y así es bien que diga ella
               quién la obliga o quién la cansa.
               Vámonos allá los dos,
               y escoja.

CLARÍN:

               De buena gana,
               aunque ha de escogerte temo.

MOSCÓN:

               ¿Ya tienes de eso confianza?

CLARÍN:

               Sí, que escogen lo peor
               siempre las Livias ingratas.

Vanse MOSCÓN y CLARÍN. Salen JUSTINA y LISANDRO

JUSTINA:

               No me puedo consolar
               de haber hoy visto, señor,
               el torpe, el común error
               con que todo ese lugar
               templo consagra y altar
               a una imagen que no pudo
               ser deidad; pues que no dudo
               que al fin, si algún testimonio
               da de serlo, es el demonio,
               que da aliento a un bronce mudo.

LISANDRO:

               No fueras, bella Justina,
               quien eres, si no lloraras,
               sintieras y lamentaras
               esa tragedia, esa rüina
               que la religión divina
               de Cristo padece hoy.

JUSTINA:

               Es cierto, pues al fin soy
               hija tuya, y no lo fuera
               si llorando no estuviera
               ansias que mirando estoy.

LISANDRO:

               ¡Ay, Justina! No ha nacido
               de ser tú mi hija, no,
               que no soy tan feliz yo.
               Mas--¡ay Dios!--¿cómo he rompido
               secreto tan escondido?
               Afecto del alma fue.

JUSTINA:

               ¿Qué dices, señor?

LISANDRO:

               No sé.
               Confuso estoy y turbado.

JUSTINA:

               Muchas veces te he escuchado
               lo que ahora te escuché,
               y nunca quise, señor,
               a costa de un sufrimiento,
               apurar tu sentimiento
               ni examinar mi dolor;
               pero viendo que es error
               que de entenderte no acabe,
               aunque sea culpa grave,
               que partas, señor, te pido
               tu secreto con mi oído,
               ya que en tu pecho no cabe.

LISANDRO:

               Justina, de un gran secreto
               el efeto te callé,
               la edad que tienes, porqué
               siempre he temido el efeto;
               mas viéndote ya sujeto
               capaz de ver y advertir,
               y viéndome a mí que, al ir
               con este báculo dando
               en la tierra, voy llamando
               a las puertas del morir,
               no te tengo de dejar
               con esta ignorancia, no,
               porque no cumpliera yo
               mi obligación con callar:
               y así, atiende a mi pesar
               tu placer.

JUSTINA:

               Conmigo lucha
               un temor.

LISANDRO:

               Mi pena es mucha,
               pero esto es ley y razón.

JUSTINA:

               Señor, de esta confusión
               me rescata.


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera