El mágico prodigioso Jornada 1: 5

Pág. 5 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Luego, si ése fue uno solo,
               ése tiene más ventaja
               a los otros; y si son
               iguales, puesto que hallas
               que se pueden oponer
               --ésta no puedes negarla--
               en algo, al hacer el hombre,
               cuando el uno lo intentara,
               pudiera decir el otro,
               "No quiero yo que se haga."
               Luego, si Dios todo es manos,
               cuando el uno le criara,
               el otro le deshiciera,
               pues eran manos entrambas
               iguales en el poder,
               desiguales en la instancia.
               ¿Quién venciera de estos dos?

DEMONIO:

               Sobre imposibles y falsas
               proposiciones no hay
               argumento. Di, ¿qué sacas
               de eso?

CIPRIANO:

               Pensar que hay un Dios,
               suma bondad, suma gracia,
               todo vista, todo manos,
               infalible, que no engaña,
               superior, que no compite,
               Dios a quien ninguno iguala,
               un principio sin principio,
               una esencia, una sustancia,
               un poder y un querer solo;
               y cuando como éste haya
               una, dos o más personas,
               una deidad soberana
               ha de ser sola en esencia,
               causa de todas las causas.

DEMONIO:

               ¿Cómo te puedo negar
               una evidencia tan clara?

Levántase

CIPRIANO:

               ¿Tanto lo sentís?

DEMONIO:

               ¿Quién deja
               de sentir que otro le haga
               competencia en el ingenio?
               Y aunque responder no falta,
               dejo de hacerlo, porqué
               gente en este monte anda,
               y es hora de que prosiga
               a la ciudad mi jornada.

CIPRIANO:

               Id en paz.

DEMONIO:

               Quedad en paz.
               (Pues tanto tu estudio alcanza, (Aparte)
               yo haré que el estudio olvides,
               suspendido en una rara
               beldad. Pues tengo licencia
               de perseguir con mi rabia
               a Justina, sacaré
               de un efeto dos venganzas.)

Vase el DEMONIO

CIPRIANO:

               No vi hombre tan notable.
               Mas pues mis criados tardan,
               volver a repasar quiero
               de tanta duda la causa.


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera