El mágico prodigioso Jornada 1: 13

Pág. 13 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

              (Apenas la escura noche Aparte
               extendió su manto negro
               cuando yo a adorar la esfera
               de aquestos umbrales vengo;
               que aunque hoy por Cipriano
               tengo suspenso el acero,
               no el afecto; que no pueden
               suspenderse los afectos.)

FLORO:

               (Aquí me ha de hallar el alba; Aparte
               que en otra parte violento
               estoy, porque, en fin, en otra
               estoy fuera de mi centro.
               ¡Quiera Amor que llegue el día
               y la respuesta que espero
               con Cipriano, tocando
               o la ventura o el riesgo!)

LELIO:

               (Ruido en aquella ventana Aparte
               he sentido.)

FLORO:

               (Ruido han hecho Aparte
               en aquel balcón.)

Sale el DEMONIO al balcón

LELIO:

               (Un bulto Aparte
               sale de ella, a lo que puedo
               distinguir.)

FLORO:

               (Gente se asoma Aparte
               a él, que entre sombras veo.)

DEMONIO:

               (Para las persecuciones Aparte
               que hacer en Justina intento
               a disfamar su virtud
               de esta manera me atrevo.)

Baja el DEMONIO por una escala

LELIO:

               (Mas ¡ay infeliz! ¡Qué miro!) Aparte

FLORO:

               (Pero ¡ay infeliz! ¡Qué veo!) Aparte

LELIO:

               (El negro bulto se arroja Aparte
               ya desde el balcón al suelo.)

FLORO:

               (Un hombre es, que de su casa Aparte
               sale. No me matéis, celos,
               hasta que sepa quién es.)

LELIO:

               (Reconocerle pretendo, Aparte
               y averiguar de una vez
               quién logra el bien que yo pierdo.)


Llegan el uno al otro con las espadas desnudas, y al llegar se hunde el DEMONIO, y quedan los dos afirmados


DEMONIO

               (No sólo he de conseguir Aparte
               hoy de Justina el desprecio,
               sino rencores y muertes.
               Ya llegan: ábrase el centro,
               dejando esta confusión
               a sus ojos.)

Húndese ahora

LELIO:

               Caballero,
               quienquiera que seáis, a mí
               me ha importado conoceros;
               y a todo trance restado
               con esta demanda vengo.
               Decid quién sois.

FLORO:

               Si os obliga
               a tan valiente despecho
               saber en quién ha caido
               vuestro amoroso secreto,
               más que el conocerme a vos
               me importa a mí el conoceros;
               que en vos es curiosidad,
               y en mí es más, porque son celos.
               ¡Vive Dios, que he de saber
               quién es de la casa dueño,
               y quién a estas horas gana,
               por ese balcón saliendo,
               lo que yo pierdo llorando
               a estas rejas!


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera