El mágico prodigioso Jornada 1: 10

Pág. 10 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


Sale LIVIA
LIVIA:

               Señor,
               el mercader a quien debes
               aquel dinero a buscarte
               ahí con la justicia viene.
               Que no estás en casa dije.
               Por esotra puerta vete.

JUSTINA:

               ¡Cuánto siento que a estorbarte
               en aquesta ocasión llegue,
               que estaba a tu relación
               vida, alma y razón pendientes!
               Mas vete ahora, señor.
               la justicia no te encuentre.

LISANDRO:

               ¡Ay de mí! ¡Qué de desaires
               la necesidad padece!

Vase LISANDRO

JUSTINA:

               Sin duda entran hasta aquí,
               porque siento ahí fuera gente.

LIVIA:

               No son ellos; Cipriano
               es.

JUSTINA:

               Pues ¿qué es lo que pretende
               Cipriano aquí?

Salen CIPRIANO, CLARÍN y MOSCÓN

CIPRIANO:

               Serviros,
               oh señora, solamente.
               Viendo salir la justicia
               de vuestra casa, se atreve
               a entrar aquí mi amistad,
               por la que a Lisandro debe,
               a sólo saber...(¡Turbado Aparte
               estoy!)... si acaso... (Qué fuerte Aparte
               hielo discurre mis venas!)
               en algo serviros puede
               mi deseo. (¡Qué mal dije! Aparte
               Que no es hielo, fuego es éste.)

JUSTINA:

               Guárdeos el cielo mil años;
               que en mayores intereses
               habéis de honrar a mi padre
               con vuestros favores.

CIPRIANO:

               Siempre
               estaré para serviros.
               (¿Qué me turba y enmudece?) Aparte

JUSTINA:

               Él ahora no está en casa.

CIPRIANO:

               Luego bien, señora, puede
               mi voz decir la ocasión
               que aquí me trae claramente;
               que no es la que habéis oído
               sola la que a entrar me mueve
               a veros.

JUSTINA:

               Pues ¿qué mandáis?


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera