Abrir menú principal

El lobo y el perro
de Esopo



Se encontró un lobo con un corpulento perro sujeto por un collar, y le preguntó:

- ¿Quién te ha encadenado y quién te ha alimentado de esa forma?

- Mi amo, el cazador --respondió el perro.

- ¡Que los dioses nos libren a los lobos de semejante destino! Prefiero morir de hambre a tener que cargar tan pesado collar.


Moraleja: Vale más el duro trabajo en libertad, que el placer en esclavitud.