El leopardo y las monas

FÁBULA XII


EL LEOPARDO Y LAS MONAS

No á pares, á docenas encontraba
Las Monas en Tetuan, cuando cazaba,
Un Leopardo: apénas lo veían,
Á los árboles todas se subían,
Quedando del contrário tan seguras,
Que pudiera decir: No están maduras.
El cazador astuto se hace el muerto
Tan vivamente, que parece cierto;
Hasta las viejas Monas,
Alegres en el caso y juguetonas,
Empiezan á saltar: la más osada
Baja, arrímase al muerto de callada;
Mira, huele, y aun tienta,
Y grita muy contenta:
Llegad, que muerto está de todo punto,
Tanto que empieza á oler el tal difunto.
Bajan todas con bulla y algazara;
Ya le tocan la cara,
Ya le saltan encima,
Aquella se le arrima,

Y haciendo mimos á su lado queda;
Otra se finge muerta, y lo remeda.
Mas luego que las siente fatigadas
De correr, de saltar y hacer monadas,
Levántase ligero,
Y más que nunca fiero,
Pilla, mata, devora, de manera
Que parecia la sangrienta fiera,
Cubriendo con los muertos la campaña,
Al Cid matando Moros en España.

Es el peor enemigo el que aparenta
No poder causar daño; porque intenta,
Inspirando confianza,
Asegurar su golpe de venganza.

Fábulas de Samaniego (1882) (page 30 crop).jpg