El león enamorado

El león enamorado de Félix María Samaniego


Amaba un León a una zagala hermosa; 
Pidióla por esposa
A su padre, pastor, urbanamente.
El hombre, temeroso mas prudente,
Le respondió: «Señor, en mi conciencia, 
Que la muchacha logra conveniencia; 
Pero la pobrecita, acostumbrada
A no salir del prado y la majada, 
Entre la mansa oveja y el cordero, 
Recelará tal vez que seas fiero.
No obstante, bien podremos, si consientes,
Cortar tus uñas y limar tus dientes,
Y así verá que tiene tu grandeza 
Cosas de majestad, no de fiereza.» 
Consiente el manso León enamorado, 
Y el buen hombre lo deja desarmado; 
Da luego su silbido:
Llegan el Matalobos y Atrevido, 
Perros de su cabaña; de esta suerte 
Al indefenso León dieron la muerte.
Un cuarto apostaré a que en este instante 
Dice, hablando del León, algún amante,
Que de la misma muerte haría gala,
Con tal que se la diese la zagala. 
Deja, Fabio, el amor, déjalo luego;
Mas hablo en vano, porque, siempre ciego, 
No ves el desengaño,
Y así te entregas a tu propio daño.