Abrir menú principal

El labrador y los perros
de Esopo



Aprisionó el mal tiempo a un labrador en su cuadra.

No pudiendo salir para buscar comida, empezó por devorar a sus carneros; luego, como el mal tiempo seguía, comió tambien las cabras; y, en fin, como no paraba el temporal, acabó con sus propios bueyes.

Viendo entonces los perros lo que pasaba dijéronse entre ellos:

-Larguémonos de aquí, pues, si el amo ha sacrificado los bueyes que trabajan con él, ¿cómo nos perdonaría a nosotros?


Moraleja: Cuídate muy en especial de aquellos que no temen en maltratar a sus mejores amigos.