El ingrato (Salas y Quiroga)

El ingrato (Salas y Quiroga)
de Jacinto de Salas y Quiroga



   
(Música de Romagnesi.)
  
     
 Ese ingrato que tanto quieres   
 imita al fin tu ligereza;   
 él te abandona, y tú prefieres   
 su veleidad a mi firmeza.   
 ¡Ay! El que te hace así penar 
 no merece, no, tu ternura;   
 a mí, que adoro tu hermosura,   
 vuélveme a amar, vuélveme a amar.   
 
 Amable Rosa, ¿por qué lloras?   
 Ese cruel que te entristece,  
 al ver cuan firme tú le adoras,   
 de ti se ríe y se envanece.   
 ¡Ah! Más valiera despreciar   
 al que tus penas ha causado;   
 yo nunca olvido lo pasado;   
 vuélveme a amar, vuélveme a amar. 

 Si largo tiempo en mi dolor   
 tu alevosía he repetido;   
 si fuiste ingrata con mi amor,   
 padeces ya... todo lo olvido. 
 Bella Rosa, vuelve a tomar   
 mi corazón y mi fortuna;   
 deja el rubor... amor nos una;   
 vuélveme a amar, vuélveme a amar.