Abrir menú principal

El homicida
de Esopo



Un hombre que había cometido un homicidio era perseguido por los familiares de la víctima.

Pero llegando a orillas de un río, tropezó con un lobo y, huyéndole, se subió a un árbol de la orilla; y cuando estaba allí subido miró una serpiente que trepaba hacia él, por lo que optó por echarse río, donde terminó en la boca de un cocodrilo.


Moraleja: La naturaleza es enemiga de los malvados.